HISTÓRICO
El plomo, entre los químicos más nocivos para la salud
Por NATALIA OSPINA VÉLEZ | Publicado el 30 de octubre de 2013
El plomo está entre las 10 sustancias químicas más nocivas, según la Organización Mundial de la Salud, OMS. Cada año, la exposición a este metal provoca en el mundo cerca de 600 mil casos de discapacidad intelectual en niños.

Se calcula que alrededor de 143 mil personas mueren al año envenenadas por plomo. Entre las principales causas se cuenta el contacto con la pintura de este metal usada en la fabricación de casas, juguetes, muebles y otros objetos.

Según Uvier Gómez, toxicólogo del Hospital Universitario San Vicente Fundación, el plomo también está presente en las baterías de carros, las armas neumáticas y las balas. Con estas últimas hay que tener especial cuidado sobre todo cuando se alojan en las articulaciones. El plomo al estar en contacto con el líquido sinovial, se disuelve ocasionando la intoxicación.

"La gran mayoría de las industrias que no son adecuadamente tecnificadas tienen problemas con el reciclaje de las baterías porque el personal no cuenta con medidas de protección.

Generalmente tenemos un paciente cada mes intoxicado con plomo. Además, existe un importante riesgo de intoxicación si no existe una buena higiene posterior a la manipulación de los objetos que contienen el químico", señala Gómez.

Los daños
La exposición a altos niveles de plomo registra mayores consecuencias en el sistema nervioso central. De acuerdo con la OMS, en los niños puede ocasionar convulsiones, inducirlos al coma e, incluso, llevarlos a la muerte.

A su vez, entre los síntomas el especialista menciona disminución de la fuerza, deficiencia en la marcha, cuadros neurológicos que van desde la depresión hasta la psicosis y cólico saturnino, "un dolor abdominal intenso y que erróneamente muchas veces se confunde con abdomen agudo", dice.

Para María Neira, directora de salud pública y medio ambiente de la OMS, el envenenamiento por plomo continúa siendo uno de los problemas de salud medioambientales que más afectan a los niños en el mundo.

"Esa situación se podría acabar si se establecen medidas para restringir la fabricación y el uso de pintura con plomo. Este tipo de pintura sigue siendo un problema incluso en los países que ya han prohibido su uso, ya que se encuentra todavía en casas construidas hace décadas y su reemplazo supone un alto costo", indica.