HISTÓRICO
El tango también suena al ritmo de la pintura
  • El tango también suena al ritmo de la pintura | Manuel Saldarriaga | El artista José Javier Mejía expone su obra en solitario en la Asamblea Departamental. Son 25 frescos, dentro de los que tiene una parte de la serie sobre tango, con la que busca hacerle un homenaje a este género musical. Él es un pintor interesado en experimentar con su arte.
    El tango también suena al ritmo de la pintura | Manuel Saldarriaga | El artista José Javier Mejía expone su obra en solitario en la Asamblea Departamental. Son 25 frescos, dentro de los que tiene una parte de la serie sobre tango, con la que busca hacerle un homenaje a este género musical. Él es un pintor interesado en experimentar con su arte.
Mónica Quintero Restrepo | Publicado el 23 de junio de 2011

Los músicos podrían pasarse de un cuadro a otro. Y aunque se les ve ebrios, sólo es una apariencia. Es cuestión de la música y los colores, que se combinan en ese salón donde para el tango. Mientras tocan, ellos bailan un poco, con sus cuerpos de pintura.

Ese es uno de los cuadros con los que el pintor José Javier Mejía empezó una serie sobre el tango. Quizás inspirado en el arraigo de éste en Medellín, pero también porque "en mi casa siempre ha habido ese ambiente de música".

Arte que encaja perfecto en esta semana que está dedicada al tango en la ciudad.

En la exposición Expresiones y abstracciones, que tiene en solitario en la Asamblea Departamental, José Javier expone tres cuadros dedicados a este género.

Y en la que se inauguró ayer, en la galería del Cerro Nutibara, en la que exponen más de 30 artistas, y que viajará por Argentina y Uruguay, también tiene un aporte. Un homenaje hecho de pintura.

Es más, a estos cuadros se les hizo una reproducción que se expone en Junín, con el nombre de Arte en la calle, para que la gente esté más cerca de ellas.

Al pintor, que se interesó por el arte desde que estaba pequeño, cuando pensaba que en el colegio deberían encaminar a las personas que tenían talento a que lo desarrollaran, la música y los oficios le han interesado con constancia.

Tiene cuadros, expresionistas y abstractos, inspirados en grupos de rock ("tengo unos hermanos que tienen un grupo"), en Beethoven ("que tanto le gustaba a mi papá"), en bomberos, en reporteros y hasta en los mineros.

Lo que busca con la pintura es expresarse. Dejarse llevar por el pincel y experimentar. "Hay que desamarrar lo clásico, lo académico. Siempre me han gustado los retos, buscar, encontrar nuevos lenguajes. Lo importante es no quedarse con los mismos esquemas, sino salirse de ellos".

En la exposición de la Asamblea, en la que tiene unas 25 obras, en acrílico y óleo, algunas de ellas están dedicadas a Medellín. Una mirada desde lo expresionista y lo urbano, a esa ciudad que lo ha visto crecer.