HISTÓRICO
En ciclismo, erupción de Atapuma
Santiago Hernández Henao | Publicado el 30 de noviembre de 2008
Cerveza, calor y ciclismo. Cuerpos recalentados sobre las bicicletas y gargantas resecas en los andenes. Tarde de calor en Cali y día de alegría para Nariño, por el triunfo de Darwin Atapuma.

Llevaba cuatro horas y 29 minutos bajo un sol de 33 grados, y lo primero que hizo no fue pedir agua o descanso. "Quiero dedicarle esto a mi tierra y a Wilmar Henao, el Reno, un gran amigo". Con esas palabras Darwin Atapuma celebró su medalla de oro en los Juegos Deportivos Nacionales.

Eso decir circuito en ciclismo hace pensar en tres vueltecitas a una cuadra, embalaje y papita pa'l loro. Qué equivocados, basta mirar el mediodía dominical caleño para saber que la dedicatoria de Atapuma necesitó de un esfuerzo descomunal.

Basta hacer cuentas, de los casi 100 pedalistas que tomaron la partida, el calor se llevó por delante a un noventa por ciento. Ahí, metidos en el grupo de retirados, estaban los cinco de Antioquia, que no tuvo respuestas al calor.

Las respuestas estaban afuera. Las cervezas, pura Poker, salían como corredores en fuga de la puerta metálica de Licores Maniatan. Eran más apetecidas que los tiempos de Israel Ochoa o Wálter Pedraza.

El sol parecía pegar más fuerte en las gargantas que en las cabezas. Las manos se llenaban de botellas de vidrio café, de etiqueta amarilla, así el paso de los ciclistas hiciera que se dejara el espacio de sombra para entrar en el pasillo del pelotón.

Los alientos eran siempre con el "ve" en el final, que recordaban que se estaba en Cali no en el Sahara, eran para el veterano Israel Ochoa, que quería coronar su segundo oro, pese a los 44 años que ya tiene encima.

Pero los aplausos terminaron siendo para Atapuma, un pelao de 21 años, menos de la mitad de su rival. De Nariño, con entrenamiento antioqueño, Atapuma venció sobre la línea de meta a Ochoa, ganador de la plata, y Wálter Pedraza (Cundinamarca) se colgó el bronce. Para Darwin, tras los agradecimientos de rigor, vino el punto de la voz quebrada.

"Estaba en la Vuelta a Higuito en Costa Rica cuando nos dimos cuenta de la noticia. Fue muy triste porque era una buena persona, muy cercana", comentó el ganador, entre los abrazos de la gente de Cali.

Para Antioquia, la ruta pasó en blanco, con más pena que gloria. Si bien es cierto no se era favorito, la delegación paisa solo se subió al podio en una de las cuatro competencias que se disputaron. En la contrarreloj, se consiguió un bronce, gracias a la producción de María Luisa Calle.

Tanto en la ruta de damas, como en ambas modalidades de los varones, la bandera antioqueña se quedó enrollada, porque los paisas se fueron en blanco.