HISTÓRICO
En el mundo de la mafia hay Mar de talento
Colprensa | Publicado el 13 de septiembre de 2009
Después de consagrarse como actriz con el papel de Brigitte, la prostituta irreverente de la novela Todos quieren con Marilyn , de actuar en la película Satanás y de obtener su primer protagónico en Pura Sangre Marcela Mar enfrenta uno de los roles más candentes de su carrera: ser la amante de 'El Capo'.

¿Cómo fue pasar de ser la dulce e ingenua Florencia Lagos en Pura Sangre a Marcela Liévano, la periodista corrupta en 'El Capo'?
"Muy agradable, pues lo que busco y lo que me atrae de ser actriz es explorar y conocer otras experiencias. Esta vez me tocó interpretar a una mujer muy astuta, ambiciosa, vengativa, un poco arribista y con una doble moral, pero que también es una periodista con una ideología que defiende y que, en el ejercicio de su trabajo, termina enredándose con el mundo de la mafia".

¿El personaje de Marcela se basó en la periodista Virginia Vallejo?
"No. Pienso que Gustavo Bolívar toma puntos de referencia de otros capos, y crea 'El Capo' de la ficción. Sin embargo, cuando me empecé a preparar para el papel, observé a tres periodistas y una de ellas fue Virginia Vallejo; estudié sus gestos, ciertas respuestas y movimientos corporales que me sirvieron para construir el personaje pero no podría decir que es sólo ella".

¿Qué opina de estas novelas, que aunque no sea su fin, en parte hacen apología del narcotráfico?
"A 'El Capo' le podemos hacer dos lecturas. Podríamos decir que es una apología al narcotráfico o también pensar que es una serie que muestra lo mal que paga ser un narcotraficante. Esta doble lectura está abierta al público".

¿Así como Marcela Liévano cambia de imagen a través de cirugías estéticas, Marcela Mar se operaría para obtener un personaje?
"Más allá de un cambio de color y corte de pelo, subida o bajada de peso, no.