HISTÓRICO
La titularidad es vital para Ibarbo
Jaime Herrera Correa | Publicado el 10 de septiembre de 2010
Ese comentario de que Víctor Ibarbo se está especializando en rematar partidos, le cae bien al jugador. Lo que no le agrada es que se especule diciendo, en el medio deportivo, que no está para ser titular en Atlético Nacional.

Para que no queden dudas de su compromiso, recalcó que "el deseo y el sueño de todo jugador profesional es ser inicialista y más en un conjunto tan importante y respetado como Nacional".

Consciente de que debe ser más continuo en su fútbol y aprovechar mejor su gambeta y velocidad, este volante caleño de 20 años de edad se encuentra motivado por su repunte futbolístico y porque el técnico José Fernando Santa le está entregando responsabilidades dentro del plantel.

Una de ellas, este domingo a las 3:30 p.m., será la del cambio de ritmo y las "cabalgatas" claras, haciendo la pausa y el pase indicado cuando aprecie un compañero mejor ubicado para rematar en el arco rival.

Ibarbo, quien sería la única novedad nacionalista en el grupo principal que afrontará la novena fecha de la Liga Postobón, también siente satisfacción cuando recuerda que él contribuyó con un tanto, el 13 de mayo de 2009, para que su equipo le ganara 2-1 por última vez a su colega de patio en el estadio Atanasio Girardot.

Lamenta que en esa ocasión el triunfo no tuvo tanta importancia, porque los dos equipos se encontraban en los últimos lugares del rentado. Ahora que el verde está entre los ocho y vive un buen momento, pese a su caída 4-2 el miércoles con Junior, y a que el rojo aparece con seis fechas de invicto, desea repetir su faena.

"Qué lindo sería anotar, este fin de semana, por el fútbol que vienen practicando los dos equipos; así sea un gol feo el que se consiga, el caso es que anotemos para que Nacional alcance los tres puntos y se ratifique entre los mejores del campeonato". Así se ilusiona Ibarbo.

Volante con inteligencia
Meterle inteligencia al partido es una de las prioridades del vallecaucano para que el elenco verdolaga termine con esa racha de cinco clásicos sin conocer la victoria.

Sabe que "me va bien corriendo y manejando el balón, pero esto no se trata de velocidad pura, sino de aportarle al grupo; he aprendido que para ello hay que frenar, alzar la cabeza y hacer sociedad con el compañero mejor perfilado".

Esa acertada disposición colectiva que lo viene haciendo ver diferente en los últimos compromisos de su institución es la que piensa explotar mañana en el juego 263 ante el elenco escarlata.

Hacerle otra vez gol al Poderoso es una de sus metas y reconoce que lo dejaría alegre y tranquilo. Pero Víctor admite que "el DIM siempre juega bien, por algo hace poco fue campeón; hay que tener cuidado, en especial con los que manejan bien el balón, para conseguir la victoria que de verdad nos haría mucho bien".

La derrota del miércoles no lo preocupa de cara a un partido tan importante como el de mañana, ya que él cree que las correcciones se hicieron desde el mismo segundo tiempo frente al Junior.

"Recuperamos rápido la tranquilidad", concluye. Y asegura que para enfrentar un clásico, como el dominical, hay que estar concentrados y jugar con energía positiva. La victoria, esa que el verde no consigue hace casi año medio ante el Medellín, sería el complemento al buen momento del equipo de Santa.