HISTÓRICO
La Vía Láctea es la brújula de un insecto
  • La Vía Láctea es la brújula de un insecto | FOTO CORTESÍA
    La Vía Láctea es la brújula de un insecto | FOTO CORTESÍA
Por RAMIRO VELÁSQUEZ GÓMEZ | Publicado el 25 de enero de 2013

Que cualquier despistado ande mirando para el cielo vaya y venga, pero que lo haga en las noches un minúsculo insecto para buscar su ruta suena a historieta.

Pero no. Ese es el milagro de un pequeño escarabajo de las planicies con pastizales del sur de África.

Científicos de Suecia (Universidad de Lund) y Sudáfrica (universidades de Witwatersrand y Pretoria) descubrieron que el escarabajo estercolero o pelotero Scarabaeus satyrus se guía con la banda blancuzca de estrellas que señala la Vía Láctea, nuestra galaxia.

Así es como logra arrastrar a su destino las pequeñas bolas de estiércol.

El estudio fue publicado en Current Biology. Es la primera vez que se documenta un animal que se oriente de esta manera, pero "es muy posible que otros lo hagan" dijo a El Colombiano Eric J. Warrant, del Departamento de Biología de Lund y uno de los autores del artículo.

¿Cómo logran orientarse? "Probablemente los escarabajos no disciernen las estrellas individuales. En contraste, la Vía Láctea es una banda brillante de luz formada por incontables millones de estrellas que ellos pueden ver y orientarse", indicó.

La especie investigada es nocturna, no usa la luz del Sol para encontrar su camino. "Sin embargo comportamientos similares de orientación se han visto en especies diurnas que sí emplean la luz del Sol".

En las noches oscuras sin Luna, "se orientan a lo largo de senderos rectos", dijo Marie Dacke, una de las autoras, en un comunicado de prensa del grupo Cell.

Para el experimento se pusieron escarabajos en un ruedo cerrado en los que fueron expuestos a diferentes ambientes celestes nocturnos, midiéndoseles la distancia recorrida en cada uno y el tiempo que tomaban.

En un ambiente más natural, solo cuando el cielo mostraba la Vía Láctea y tenían los ojos destapados o cubiertos con algo transparente, sus marcas eran mejores. Y en un segundo experimento se les tapaba el cielo o se les dejaba en total oscuridad, demoraban más.

Al trasladar el experimento al planetario de Johannesburgo, el rendimiento óptimo se lograba cuando podían ver la Vía Láctea en el domo.

Los escarabajos estercoleros son más que especiales. No solo por su novedoso sistema de navegación. Tras localizar una pila de estiércol, conforman una bola con un pedazo y la hacen rodar en línea recta, lo que les asegura que no regresarán al mismo punto donde otros escarabajos podrían robarles su bola.

Su sistema de orientación depende tanto del cielo, que ignoran otros tipos de información valiosos para orientarse, como las señales varias en el terreno.

Las noches de cielo cubierto no son sus aliadas, al reducir su capacidad para orientarse.