HISTÓRICO
LOS DOS LEGADOS DE CHÁVEZ
  • LOS DOS LEGADOS DE CHÁVEZ |
    LOS DOS LEGADOS DE CHÁVEZ |
Por ANDRÉS OPPENHEIMER | Publicado el 06 de marzo de 2013

La muerte del presidente venezolano, Hugo Chávez, marcará probablemente el principio del fin de la influencia política de Venezuela en América Latina, pero es probable que su influencia dentro de Venezuela se mantenga durante décadas.

Contrario a la suposición generalizada en los medios internacionales de que Chávez fue el heredero político de Fidel Castro, es muy posible que el difunto presidente venezolano pase a la historia como un fenómeno político más cercano al del hombre fuerte argentino, Juan D. Perón.

Lo mismo que Perón, Chávez fue un oficial de las fuerzas armadas y un maquinador de golpes de Estado que coqueteó primero con el fascismo, luego se inclinó a la izquierda, y una vez en el poder dio millones a los pobres gracias a un boom mundial de los precios de las materias primas, lo cual lo distinguió de presidentes venezolanos anteriores que solamente habían hecho promesas vacías a las masas empobrecidas del país.

Y, lo mismo que Perón, Chávez era un narcisista -en una ocasión usó 489 veces la palabra "yo" en un mismo discurso, el 15 de enero del 2011- quien creó a su alrededor un culto a la personalidad y que impulsivamente regaló miles de millones de dólares en su país y en el extranjero sin rendición de cuentas alguna, a expensas de destruir las instituciones de su país y gran parte de su economía.

La influencia de Chávez en Latinoamérica durante sus 14 años en el poder creció en una forma directamente proporcional a los precios del petróleo.

Cuando subió al poder en 1999, los precios del petróleo rondaban los U$9 por galón. Cuando los precios del petróleo empezaron a subir gradualmente a más de U$80 el barril durante los años siguientes, Chávez empezó a financiar a políticos leales a su causa en Bolivia, Nicaragua, Ecuador y otros países latinoamericanos, y acabó creando su bloque de aliados en el continente, ALBA, que siguieron su modelo narcisista-leninista, que él llamó Socialismo del siglo XXI.

Hacia 2006, Chávez estaba regalando hasta U$3.700 millones al año en América Latina -en comparación con los U$1.200 millones de la administración de Bush- para comprar influencia política mientras buscaba respaldo a su fracasado intento de hacer entrar a Venezuela en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Pero la influencia de Chávez en el extranjero empezó a menguar después de que los precios del petróleo alcanzaron una cifra récord de U$146 el barril en 2008. Desde entonces, y especialmente después de que a Chávez le fuera diagnosticado un cáncer a mediados de 2011 y los precios del petróleo bajaron, los petrodólares de Chávez se han confinado a Cuba, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y el Caribe.

Y, sin importar quién gobierne Venezuela en el futuro, los días de la megalomanía populista financiada con el petróleo probablemente han terminado, debido a las tendencias globales en la industria energética.

No obstante, dentro de Venezuela, el "chavismo" sobrevivirá probablemente como la mayor fuerza política durante las próximas generaciones.

Mi opinión: Los ciclos políticos de América Latina tienden a cambiar cada 12 años, y es probable que la muerte de Chávez -combinada con los precios estancados de las materias primas- acelere la decadencia de la "revolución bolivariana" en Latinoamérica. De la misma manera que tuvimos dictaduras militares en los años 1970, socialdemocracias en los 1980, gobiernos neoliberales en los 1990 y "chavismo" en la primera década del siglo XXI, es posible que estemos entrando a una nueva década de algo diferente, que ojalá sea de pragmatismo democrático.