HISTÓRICO
Medellín, avances con obstáculos
EL COLOMBIANO | Publicado el 01 de mayo de 2011
El reconocido politólogo estadounidense Francis Fukuyama acaba de publicar en la prestigiosa revista Foreign Policy un extenso artículo sobre Medellín, titulado Milagro a medias. El informe hace referencia a la profunda transformación social y política que ha sufrido la ciudad durante los últimos 15 años, y la pone como ejemplo para otras capitales, de México y Estados Unidos, que viven fenómenos de narcotráfico que debilitan la institucionalidad por la vía de la intimidación y la corrupción.

La publicación coincide con la entrega oficial del último "Informe de Calidad de Vida 2010", elaborado por el Programa Medellín Cómo Vamos (MCV), una iniciativa privada de la que hacen parte nueve organizaciones, entre ellas EL COLOMBIANO. Lo positivo de ambas miradas es que confluyen en el reconocimiento de los grandes avances que se vienen dando en la ciudad y los enormes retos que aún subsisten para completar el milagro del que habla Fukuyama.

Así, mientras la mayoría de los indicadores sobre calidad de vida de Medellín siguen mejorando, especialmente en educación, salud, inversión social y manejo de las finanzas públicas, persisten las dificultades en materia de seguridad y empleo y, sobre todo, se mantiene la histórica desigualdad social entre sus comunas. Algo que ha contribuido a que, pese a las millonarias inversiones en infraestructura educativa, parques biblioteca, y recuperación de espacios públicos para la recreación, todavía existen estructuras delincuenciales al servicio del narcotráfico y la delincuencia organizada.

En materia de seguridad, las estadísticas en la reducción de los homicidios en 2010 fue de 8,5 por ciento respecto de 2009 (2.187 frente a 2.083), pero con una disminución histórica del 107 por ciento en relación con 2008, con una media de 84 casos por cada 100 mil habitantes. "Medellín, increíblemente, es hoy una ciudad tan segura como Washington", dice Fukuyama en su artículo.

En 1991 en Medellín, la media era de 391 casos por cada 100 mil habitantes, el doble de lo que registró el año pasado Ciudad Juárez, epicentro de la más cruel guerra entre los carteles de la droga en México, donde en cinco años han sido asesinadas 40.000 personas.

El informe de MCV dejó en evidencia el "precio del éxito" que tiene que pagar la ciudad por sus mejores indicadores de calidad de vida. Resulta preocupante que el 40 por ciento de quienes siguen llegando a Medellín en busca de mejores oportunidades sean habitantes del resto de municipios del Área Metropolitana, lo que demuestra que pese a la conurbación de la región, no existen políticas articuladas ni consistentes con la realidad, lo que, sin duda, seguirá afectando algunos indicadores.

Dentro de los grandes retos, entre ellos los de garantizar la gobernanza a partir de la legitimidad de las instituciones, ofrecer alternativas distintas a la violencia y la ilegalidad, así como servicios sociales de calidad como el Metro, como lo advierte Fukuyama, el informe de MCV pone en el centro de las prioridades el mejoramiento en los índices de empleo y un estricto seguimiento a la calidad de la educación, incluida la capacitación de los maestros.

Vamos bien, pero el tamaño de los retos y la deuda social acumulada obligan a insistir en la necesidad de unir los esfuerzos público-privados para combatir las desigualdades. Que los beneficios económicos se traduzcan en bienestar para los más pobres. Por ahí puede estar parte de la clave para conseguir el milagro completo.