HISTÓRICO
Un pinchazo que protege vidas
  • Un pinchazo que protege vidas | En la actualidad, no hay un medicamento contra el VPH, lo que hay es la vacunación que es también una forma de prevenir.
    Un pinchazo que protege vidas | En la actualidad, no hay un medicamento contra el VPH, lo que hay es la vacunación que es también una forma de prevenir.
Natalia Ospina Vélez | Publicado el 23 de noviembre de 2011

Tenerlo no es sinónimo de cáncer, pero por ahí un conocido adagio popular reza que "es mejor la seguridad que la policía" y en este caso, nada más cierto. La vacuna contra el virus del papiloma humano, VPH, es una alternativa que brinda hoy la medicina para disminuir las alarmantes cifras de cáncer de cuello uterino, también conocido como cáncer de cérvix.

De acuerdo con Fredy Rojas, ginecólogo y colposcopista del Instituto de Cancerología de la Clínica Las Américas, la vacunación contra el VPH, puede empezar desde los 9 hasta los 45 años. "La mujer ideal para vacunar es la niña que aún no inicia vida sexual. Sin embargo, para las que ya lo hicieron la vacuna es una forma de ayudar a prevenir".

Sexualidad responsable

Se dice que el virus del papiloma humano es una enfermedad frecuente de transmisión sexual y según Rojas, se calcula que entre el 70 y 80 por ciento de las mujeres en el mundo, en algún momento de su vida tiene contacto con el virus.

Una vez adquirido, el VPH, puede permanecer en los órganos genitales femeninos por espacio de dos años y luego de ese tiempo desaparece en la mayoría de las mujeres. Solo en unas pocas se queda 'viviendo' en la zona del cuello uterino.

Vale la pena aclarar que contraer el virus no significa obligatoriamente tener cáncer. De acuerdo con los expertos, existen otras condiciones asociadas como pobreza, desnutrición, bajos niveles de educación, tabaquismo, malos hábitos de higiene, mayor número de compañeros sexuales, inicio temprano de actividad sexual o embarazos jóvenes.

"Las mujeres jóvenes sexualmente activas son las más propensas a infectarse con el VPH y puede quedarse en algunas de ellas hasta 10 años. En éstas el cáncer puede aparecer entre unos 10 ó 20 años más tarde", señaló Gloria Inés Sánchez, coordinadora del Grupo de Infección y Cáncer de la Universidad de Antioquia.

Solo prevención

Para el VPH aún no hay tratamiento, la única forma es prevenir. Para ello, lo más efectivo es tener una vida sexual sana, evitar tener muchos compañeros sexuales y protegerse a través del uso del condón. Si bien adoptar estas medidas brinda cierto grado de seguridad, eso no quiere decir que no haya contagio.

Es por eso que la vacuna contra el VPH, es una alternativa de prevención que ya empieza a calar entre las mujeres. De acuerdo con Sánchez, esta vacuna tiene la capacidad de disminuir en un 70 por ciento los casos de cáncer de cuello uterino. Además, hoy se ofrece la prueba del virus del papiloma humano que detecta el material genético del virus y se recomienda en mujeres mayores de 30 años.

"Una vez hay presencia del virus es necesario hacer vigilancia y aplicar protocolos de seguimiento ginecológico, pues la infección con el VPH es por lo general de carácter asintomático", indicó Rojas.