HISTÓRICO
Un profe entre lo tradicional y lo moderno
  • Un profe entre lo tradicional y lo moderno |
    Un profe entre lo tradicional y lo moderno |
Por JUAN DAVID UMAÑA GALLEGO | Publicado el 26 de agosto de 2013

Ese profe que solo dictaba mientras que sus alumnos transcribían y llenaban cuadernos con fechas, frases e historias, está mandado a recoger hace mucho tiempo.

El docente de hoy, aseguran los pedagogos y los mismos maestros, debe ser una persona que encuentre un equilibrio entre lo tradicional y lo moderno.

Hay temas de antaño que un maestro debe llevar siempre consigo, como por ejemplo la pulcritud, puntualidad y su capacidad asertiva.

"Queremos que haya un híbrido de lo que es un profe de ayer con sus valores y uno que articule lo que necesitamos para el mañana", sostuvo Germán Torres, director de desarrollo organizacional del Colegio San José de las Vegas.

Esa articulación a la que se refiere Torres tiene que ver con la conexión que debe haber entre docente y estudiante, que hablen el mismo lenguaje, y cuando decimos "lenguaje" no es la jerga sino la forma en que los niños y jóvenes en este momento reciben, transmiten y comprenden lo que aprenden.

Clásico y moderno
La tecnología es un tema que no se puede ignorar. Los docentes ahora deben estar conectados, usar los equipos electrónicos que hay a su alcance para proponer clases que interesen a sus alumnos, claro está, una tecnología que sirva como mediadora y nunca como un reemplazo del maestro.

"Deben dejar de enfocarse en el objeto del conocimiento, para centrarse en el sujeto del conocimiento. No preocuparse tanto por el teorema de pitágoras, eso ya está inventado y se puede ver en internet. Lo verdaderamente valioso es la posición del chico frente a ese conocimiento, cómo llegará a ese conocimiento, cuál es su estrategia. Esa es la labor del docente en este momento", sostuvo Atanasio Roldán, coordinador académico del Colegio Fontán.

El profesor debe ser un cómplice, como lo dice Joan Carles Mélich, que no dicte clase, que no sea quien esté sobre un púlpito como el sabelotodo, sino la persona que construya conocimiento al unísono con sus alumnos. Que no le dé miedo decir que no sabe, pero busque cómo entender las cosas.

Luis Hernando Ramírez, coordinador de bachillerato del Colegio San José de la Salle concluyó "deben saber afrontar las realidades sociales, éticas, económicas y del conocimiento. Además, ser gestores de dichos cambios para que los estudiantes lean las nuevas realidades que el mundo les ofrece".