Independentismo: vuelve y juega

  • El expresidente de la generalitat de Cataluña, Carles Piugdemont, y su equipo siguieron las elecciones desde Bruselas, ya que lo persigue la justicia en España. FOTO EFE
    El expresidente de la generalitat de Cataluña, Carles Piugdemont, y su equipo siguieron las elecciones desde Bruselas, ya que lo persigue la justicia en España. FOTO EFE
Por David Ortiz CastañoColaboración desde Barcelona | Publicado el 22 de diciembre de 2017
en definitiva

Cataluña volvió a votar por la independencia al escoger, por mayoría absoluta, a los partidos que quieren salir de España. Ganadores piden liberación de presos políticos y restitución del gobierno.

En las elecciones catalanas del “21-D” ganó la incertidumbre. La mayoría absoluta en el Parlament de Cataluña se podrá configurar por los partidos independentistas, que lograron 70 de los 135 puestos en el legislativo. Sin embargo, en votos, la victoria se la llevaron los partidos constitucionalistas, con más del 52 % del total. La regla electoral divide la región autonómica.

La primera fuerza política de Cataluña será Ciutadans, el partido de derechas y del bloque constitucionalista tendrá 37 escaños en el Parlament y logró la mayoría en votos, pero no le alcanza para tener mayoría.

Entre tanto, el partido de Carles Puigdemont, Junts per Cataluña, queda segundo en escaños y el del encarcelado Oriol Junqueras se ubica tercero. Juntos suman 66 de los 135 puestos, pero si se le suman los cuatro del partido CUP, se alcanzaría la mayoría absoluta.

El Partido Socialista de Cataluña se queda en 17 escaños, Comú Podem con ocho y el Partido Popular (Gobierno) enmarca la derrota con solo tres.

“El Estado español ha sido derrotado, Rajoy y sus aliados han perdido. Exigimos la restitución del gobierno legítimo y la liberación de los encarcelados. Lo digo como presidente de Cataluña, España tiene que tomar nota y si no lo hacen, cambiaremos de país antes de lo pensado”, aseguró desde Bruselas, Puigdemont, tras la consolidación de los resultados electorales.

Para el consultor político Antoni Gutiérrez-Rubí, el escenario más complejo se da en términos de gobernabilidad, pues a pesar de los resultados obtenidos, la polarización entre los bloques no da pie a ninguna formación sólida a futuro, incluso asegura que “no se debe descartar que se tenga que convocar a unas nuevas elecciones”.

Este escenario es posible si llegado el 6 de febrero aún no se solidificado una mayoría absoluta en el Parlament que elija una cabeza en el Govern, en ese caso volverían a las urnas en mayo de 2018.

¿Y ahora qué?

Si la coalición independentista lograra consolidar un gobierno, la figura principal sería, en teoría, Puigdemont, quien se encuentra en Bélgica eludiendo a la justicia española que le imputa cargos tras la declaración de independencia en octubre.

Lo anterior tendría fuertes implicaciones dentro del bloque independentista, pues desde Esquerra Republicana, se abandonó durante la campaña la pretensión de declarar unilateralmente la república catalana, por lo cual no estarían nada claros los términos de la alianza de gobierno. Sobre todo porque necesitarán más que nunca los votos de la CUP, que opina que Cataluña se independice sin mediación.

Desde la Asociación Nacional Catalana, su vicepresidente Agustí Alcoberro, aseguró que “los resultados de las elecciones deben ratificar la república y demuestra la victoria del independentismo”. Al tiempo que pidió la libertad para los políticos encarcelados.

A su vez, Inés Arrimadas, secretaria general de Ciutadans, dijo que “somos los ganadores de las elecciones de Cataluña, los partidos nacionalistas no pueden hablar en nombre de todos los catalanes, porque somos diversos y somos diferentes. El procés no tiene futuro y no nos representa”.

Como quedan las cargas, el gobierno de Mariano Rajoy “deberá negociar con grupos políticos que tienen a sus líderes o en la cárcel o evadiendo la justicia. Esto además ratifica que Cataluña seguirá siendo el principal problema en la actualidad española y que el independentismo mantiene su fuerza”, aseguró el Arnau Galcerán, jurista y magíster en derecho internacional de Esade en Barcelona.

Una jornada histórica

El proceso electoral, como consecuencia de la aplicación del Artículo 155 de la Constitución Española con el que se disolvió el Parlamento de Cataluña y se cesó al Govern, fue histórico, pues tuvo un promedio de participación del 80%. Pero dentro de esa gran cifra, la disparidad reina en la comunidad catalana.

Para Josep Font, votante en Lleida y quien se identifica con el Partido Popular, la victoria en escaños se la llevaría Esquerra Republicana, tras la decepción que dejó Puigdemont a sus electores. En contraparte, Mercé Torrentó, votante de Esquerra Republicana, aseguró que el sobre que depositó en la urna era “en contra de Rajoy y para la liberación de los presos políticos”.

Los sentimientos que definieron esta elección dejan un futuro fragmentado para Cataluña, que pasa no solo por los partidos políticos, también se vive en la economía y en la esfera social.

Gutiérrez-Rubí señaló, antes de conocer los resultados, que la mayoría de los partidos independentistas estará sustentada solo por dos escaños y esa debilidad configura un estado de incertidumbre.

Meritxell Fernández está de acuerdo, ya que cree que con esto “no se pueden poner esperanzas en ningún bando, pues Puigdemont ha decepcionado con sus castillos en el aire y el Gobierno español con una violencia desmedida. Espero que se abra un diálogo para que se establezca un federalismo y Cataluña pueda autogestionarse de manera más amplia”.

Desde hoy 22 de diciembre España entra de nuevo en el conflicto político y social, con un independentismo que se renueva y que tendrá músculo para negociar con el gobierno. Lo que parecía una salida al problema se convirtió en una puerta giratoria que lleva a todo el país de nuevo a volcarse y preocuparse por Cataluña.

Contexto de la Noticia

informe Las Claves después del 21D

· 3.124. empresas cambiaron su sede de Cataluña a otras partes de España.

· Si Carles Puigdemont regresa a España enfrentará a la justicia.

· Entre octubre y noviembre, Cataluña fue la región española donde menos empleos se crearon.

David Ortiz Castaño

Escribo sobre economía y negocios. Periodista y estudiante de Ciencia Política.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección