Kenia frustró su intento electoral

  • En los distritos de mayoría opositora cientos de manifestantes lanzaron fuego y obstáculos contra las autoridades electorales y la policía que intentaban instalar mesas de votación. FOTO efe
    En los distritos de mayoría opositora cientos de manifestantes lanzaron fuego y obstáculos contra las autoridades electorales y la policía que intentaban instalar mesas de votación. FOTO efe
Por mariana escobar roldán | Publicado el 27 de octubre de 2017
en definitiva

Pese a las expectativas de la comunidad internacional para que la democracia de Kenia fuera restablecida luego de años de conflicto político quedó frustrada por acciones de oposición y policías.

La ONU, Europa, Estados Unidos y los kenianos lo predijeron. Ayer, fecha en que se repetían sus elecciones presidenciales, por presuntas irregularidades en un primer intento de agosto pasado, los desórdenes y la violencia convirtieron la jornada en una fiesta de sangre.

Al menos cuatro muertos dejaron los enfrentamientos entre la policía y miembros de la oposición, cuyo máximo líder, Raila Odinga, les pidió boicotear la elección “quedándose en casa”, estimando que las condiciones para una consulta transparente y justa no estaban dadas.

Además, en varios bastiones opositores los manifestantes bloquearon los accesos a los centros de votación, levantaron barricadas y el material electoral tardó o no llegó por falta de condiciones de seguridad. De hecho, la Comisión Electoral de Kenia decidió posponer las elecciones presidenciales hasta mañana en algunas zonas donde no pudieron abrir los colegios electorales.

Así las cosas, el país africano continúa al mando del presidente Uhuru Kenyatta, con un ambiente de tensión política y una difícil salida al conflicto de antaño entre dos etnias: el actual presidente, de la etnia mayoritaria Kikuyu, sigue enfrentado a Odinga, del grupo étnico Luo Odinga, el segundo más grande y con fuertes críticas a su supuesta marginación del poder.

Sin cambio a la democracia
No obstante, Florent Frasson-Quenoz, investigador de la línea África de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad Externado, cree que el problema inicial de este episodio es que con los dirigentes actuales de los partidos en disputa, que están en la política desde hace décadas, difícilmente pueda cambiarse una tradición de violencia e irregularidades en los comicios presidenciales.

“Para mí era ilusorio pensar que se iba a renovar la democracia en Kenia. Se esperaba que se desarrollaran unas elecciones sin violencia, sin fraudes, pero eso no funcionó”, sugiere el internacionalista, y añade que los problemas comunes de las naciones africanas también impiden una verdadera transición en Kenia.

Entre los factores están prácticas con las que los políticos usan su posición para “vaciar a las instituciones de su sentido, haciendo que el espíritu de éstas desaparezca”. Sucede también, alega Frasson-Quenoz, que aunque los representantes no sean necesariamente líderes autoritarios, sí representan a unas élites económicas y culturales de larga data, viciadas por viejas prácticas que no favorecen la transición.

En ese sentido, concluye, un proceso electoral no es un motor del cambio. Más bien, la solución es renovar poco a poco a esas élites para que, a largo plazo, reconfiguren la práctica social y económica de ese país.

A falta de un acuerdo entre Kenyatta y Odinga, John Campbell, investigador del Estudios Políticos Africanos en el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), afirma que el escenario parece estar listo para un gran enfrentamiento. “Ya existen numerosas razones para afirmar que las elecciones del 26 de octubre no son creíbles, sin importar el resultado. Una confrontación violenta entre los manifestantes de oposición y los servicios de seguridad siempre estuvo clara”, expresó.

Contexto de la Noticia

DICEN DE... el primer intento de comicios

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de Kenia (KNCHR) reportó que después de un primer intento de elecciones el 10 de agosto pasado, en ese país revivió el conflicto étnico. Según la organización, 40 kenianos perdieron la vida y 126 quedaron heridos a manos de fuerzas del Estado durante los disturbios derivados de la inconformidad con los resultados. Los miembros de fuerzas estatales reprimieron las manifestaciones con balines y porras, y que incluso entraron a los hogares de ciudadanos y les propinaron lesiones graves.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección