El sacerdote que predica en las ruinas de la guerra

  • Así quedó Alepo tras ser arrebatado a fuerzas rebeldes en 2016. En retrato, monseñor Denys Chahda. FOTOS reuters y cortesía
    Así quedó Alepo tras ser arrebatado a fuerzas rebeldes en 2016. En retrato, monseñor Denys Chahda. FOTOS reuters y cortesía
  • Denys Antoine Chahda Arzobispo de Alepo
    Denys Antoine Chahda
    Arzobispo de Alepo
Por juan manuel flórez arias | Publicado el 12 de noviembre de 2018
Infografía
El sacerdote que predica en las ruinas de la guerra
en definitiva

La comunidad cristiana de Alepo, perseguida por el Estado Islámico durante la guerra civil, celebra lo que parece ser la victoria del presidente Al-Ásad en un conflicto con consecuencias terribles.

Cuando las tropas sirias recuperaron la ciudad de Alepo, a finales de 2016, en las pocas paredes que quedaban en pie tras los bombardeos contra los rebeldes podía leerse: “El Asad o nadie”. La consigna estaba cerca de ser real: la guerra, iniciada en 2011 tras protestas contra el régimen de Bashar al-Ásad, había dejado al menos 320.000 muertos, un tercio de ellos civiles, y 22 millones de exiliados.

Esta confrontación, aunque civil en un primer momento, terminó involucrando a grandes potencias. Por el lado de los rebeldes, una coalición liderada por estados Unidos; en favor del Al-Ásad –presidente de Siria desde el 2.000, cuando heredó el cargo de su padre– han luchado fuerzas rusas e iraníes. Además, el Estado Islámico permanece en guerra contra todos los bandos.

El escenario principal del conflicto fue Alepo, la puerta de entrada de Rusia y Turquía en Siria. Esta ciudad milenaria, que presenció la caída de los persas, los romanos y los otomanos, fue testigo en 2016 de la derrota de los rebeldes, expulsados tras una ofensiva estatal que recurrió al uso de armamento pesado en zonas civiles, dejando en el proceso decenas de muertos.

Pero la victoria de Al-Ásad tenía otra cara: la conclusión del miedo de la persecución del Estado Islámico para el arzobispo Denys Antoine Chahda y el resto de cristianos de la ciudad, una minoría con una presencia tan antigua en Alepo como los imperios desaparecidos allí. Chahda, a diferencia de muchos de sus fieles y colegas, permaneció durante los 5 años más crudos de la guerra en esa ciudad, donde aún ejerce como arzobispo. Habló con EL COLOMBIANO sobre su experiencia.

¿Por qué decidió seguir en la ciudad a pesar de la guerra?

“No salimos de la ciudad para ayudar a las familias que quedaron en la pobreza. El pastor debe permanecer entre su rebaño. Cuando se va el obispo o el sacerdote de una comunidad, la gente se pierde”.

¿Cuál ha sido el momento más difícil de estos años?

“Cuando la ciudad estaba atrancada. Los terroristas intentaron entrar y no pudieron, así que la cercaron. No había ni luz, ni agua, ni gas. Durante un mes completo no entraban ni comida ni medicamento. Muchas personas se fueron. Al inicio de la guerra la diócesis tenía 1.500 familias, ahora solo quedan 800”.

¿Cómo siguió la cotidianidad del oficio religioso?

“Nuestra iglesia fue destruida, pero ahora que el ejército liberó la ciudad, hemos convertido un salón parroquial en una capilla. Y ahí celebramos la misa diaria y dominical. Venía poca gente, ahora podrán ser más. Gracias a Dios el 9 de septiembre inauguramos nuestra catedral restaurada”.

¿Cómo conviven tantas religiones en Alepo?

“En Alepo, en general en Siria, tenemos mucha armonía con los musulmanes. Nunca tuvimos problema con ellos, con los que no son fanáticos, gracias a Dios. Tenemos la libertad de hacer nuestras misas, celebrar nuestras procesiones en la calle. Los musulmanes fanáticos quisieron derrumbar esa relación y no pudieron.

Hay errores, obviamente. Personas que no toleran ver a las mujeres cristianas andando sin velo en la calle o con un vestido más liberado. Pero yo salgo a la calle con sotana y nadie me dice una palabra. Lo que queremos cuando acabe la guerra es que esa relación la mantengamos para siempre”.

¿Qué quiere que pase con el gobierno de Siria?

“Bashar al-Ásad es el presidente más querido en Siria. Es el señor que ama a su país. Un médico abierto al mundo, muy trabajador, sereno, inteligente. Él no es como dicen las telecomunicaciones que trasmiten noticias falsas. Estamos esperando que los grandes países salgan de nuestra vida y así nuestro país será el mejor del mundo. No queremos otro, lo queremos a él”

Contexto de la Noticia

Paréntesis el patrimonio histórico, el otro blanco

Se estima que una cuarta parte de la ciudad vieja de Alepo ha sido destruida. En ella se encontraban construcciones históricas como el zoco medieval, el mercado cubierto más extenso del mundo, ahora calcinado. La Mezquita Omeya, que data del siglo XII fue usada como sitio de arsenal militar y quedó en un estado irreconocible para los fieles. Su minarete sobrevivió 1.000 años, pero no a la guerra civil.

Juan Manuel Flórez Arias

Periodista del Área Internacional, formado en la Universidad de Antioquia. Interesado en acercar con las palabras las historias lejanas en la geografía.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección