Los fracasos que llevaron a una posible vacuna contra el ébola

  • La doctora Nancy Sullivan investiga actualmente la fiabilidad de la vacuna que inventó. FOTO ap
    La doctora Nancy Sullivan investiga actualmente la fiabilidad de la vacuna que inventó. FOTO ap
Por ap | Publicado el 16 de febrero de 2015

Demoró 16 años. Una y otra vez la doctora Nancy Sullivan pensó que estaba cerca de lograr una vacuna contra el ébola, pero las pruebas fracasaban. “Ha sido un caso de reanimación múltiple”, es como lo describe la investigadora de los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Sin embargo, fueron esos fracasos los que finalmente la llevaron a una vacuna que promete lo suficiente para probarla en partes de África Occidental devastadas por el ébola. La semana pasada, voluntarios en la capital liberiana comenzaron a prepararse para las primeras pruebas a gran escala de dos vacunas potenciales contra el ébola, la desarrollada por Sullivan en el NIH y otra similar creada por el gobierno de Canadá.

Sullivan espera que la vacuna sea efectiva. El ébola ha dejado un saldo de casi 9.000 vidas en África Occidental en los últimos 12 meses, aunque la cantidad de casos nuevos ha bajado en meses recientes. También es demasiado pronto para declarar victoria. La semana pasada los nuevos casos aumentaron ligeramente por primera vez este año y funcionarios de salud temen que haya más si no controlan completamente la enfermedad antes del comienzo de la temporada de lluvias.

La baja en los casos dificulta decir si la vacuna funciona, pero se probará en varios lugares, “con la esperanza de conseguir información real”, dijo el doctor Bruce Aylward, de la Organización Mundial de la Salud.

“Uno no sabe ahora qué va a ser importante dentro de 15 años”, dijo Sullivan, bióloga celular que tropezó con numerosos obstáculos mientras trataba de solucionar misterios para crear una vacuna contra el ébola. “Es necesario equivocarse para saber cuáles respuestas inmunes no son apropiadas”, dijo.

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES Desde el inicio buscó una vacuna

Todo comenzó a finales de los años 1990, cuando Sullivan, que acababa de graduarse de su doctorado en la Universidad de Harvard, comenzó a trabajar en la Universidad de Michigan. Quería estudiar cómo el ébola infectaba las células, pero su jefe, la doctora Gary Nabel, le dio una asignación importante: desarrollar una vacuna que protegiera a los monos. Identificado en 1976, el virus se hacía sentir cada pocos años en partes remotas de África, donde mataba a entre decenas y cientos de personas con horripilante rapidez. “Entonces se pensaba que el virus era muy agresivo, que no era posible crear una respuesta inmune con suficiente tiempo”, recordó Sullivan, quien siguió a Nabel a los NIH y ahora dirige las investigaciones de vacunas allí.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección