Los niños utilizados para el crimen en las favelas

  • ilustración Elena ospina
    ilustración Elena ospina
Por juliana gil gutiérrez | Publicado el 04 de agosto de 2018
261

personas participaron en la investigación de la ONG Observatorio de Favelas.

en definitiva

Los menores de edad caen en el crimen organizado y el narcotráfico. El incremento de los niños vinculados a estas actividades demuestra la magnitud del problema en Río de Janeiro.

Tan solo tenían entre 10 y 12 años cuando ingresaron al narcotráfico y al crimen organizado que operan en las favelas de Río de Janeiro, Brasil. Se trata de menores de edad que fueron convocados por grupos al margen de la ley para participar de actividades delictivas y, aunque no es algo nuevo en esta área de la ciudad, en la que las playas y construcciones lujosas contrastan con la pobreza, según un estudio publicado esta semana por el Observatorio de Favelas de ese país, de 2006 a 2017 el número de niños en esas actividades se duplicó.

Para llegar a estas conclusiones, el Observatorio de Favelas de Río de Janeiro entrevistó a 150 jóvenes vinculados con redes de narcotráfico y 111 adolescentes recluidos en reformatorios del Departamento General de Acciones Socioeducativas de esa localidad, desde mayo de 2017 hasta abril de 2018. Es decir, una muestra de 261 personas que estuvieron relacionadas con actividades ilegales. El hecho es que casi la mitad aseguró que las personas comienzan a deliquir cuando aún son niños. Este resultado alarmó a los investigadores.

De acuerdo con los datos recopilados por esa ONG, hace doce años tan solo el 6,5 % de los niños vinculados a actividades delictivas en Río tenían menos de doce años. Además, otras personas habrían ingresado al comercio ilegal cuando tenían entre 13 y 15 años. Algunos buscarían este tipo de ocupación como una alternativa a la pobreza, decisión que crea un problema más: la creciente deserción escolar de los menores de edad.

Crimen y pobreza

Iván Godoy, periodista de Radio Senado de Brasilia, le explicó a EL COLOMBIANO que el contraste social que tiene Río de Janeiro debido a la presencia de barrios ricos como Copacabana, cerca de las favelas, aumentó la violencia, algo que en otras ciudades no ocurre. Comenta que, “antes había crimen en Río, pero no era organizado, sino que tenía pandillas o carteles”, pero ahora esos pequeños grupos tomaron más fuerza y se les sumó un problema, el narcotráfico, porque “Brasil es un punto de paso de droga”.

Pero más allá de la situación de orden público, las realidades sociales son las que los impulsan a terminar envueltos en actividades delictivas. De acuerdo con la investigación, “ayudar a la familia y ganar mucho dinero fueron las principales motivaciones para ingresar en la red del tráfico de drogas” y es que participar en el comercio de sustancias psicoactivas significa tener un ingreso que no podrían alcanzar, ni siquiera, en el mercado laboral.

Sin embargo, un porcentaje menor encuentra otros dos motivos: las influencias de los amigos y la posibilidad de sentir “la adrenalina derivada de la actividad”. Además, estas serían las mismas razones por las que los menores de edad deciden quedarse allí.

¿Y sus derechos?

José Luis Marín Fuentes, profesor de la facultad de Derecho de la Universidad de Medellín, comenta que el uso de menores para edad en actividades delictivas “es un fenómeno en el ámbito global” y que sus derechos son violados “en la medida en que se les constriñe de forma involuntaria para participar en hechos delictivos”. Marín agrega que fenómenos similares se utilizan en países como Colombia, México e India donde los niños se relacionan con delincuentes.

Un estudio realizado por el doctor en Sociología brasileño Jailson de Souza e Silva reseñó que quienes viven en las favelas y periferias son las personas más afectadas por diversas formas de violencia. Entonces, estos menores de edad viven en un constante riesgo de vulneración de sus derechos.

Una solución a este problema, según el Observatorio de Favelas, estaría en estudiar la legalización, la descriminalización y despenalización de los consumidores, algo que aún es un interrogante para diferentes países latinoamericanos afectados por el narcotráfico.

Contexto de la Noticia

¿Cómo funciona? Un “oficio” de todos los días

De acuerdo con el estudio del Observatorio de Favelas, de los 261 entrevistados, 143 “trabajaban” más de doce horas cuando aún eran menores de edad. Además, dedicarse a actividades delictivas era una ocupación que no distinguía entre un día normal o un fin de semana porque casi la mitad de estos estaba vinculado al crimen todos los siete días de la semana. Finalmente, por sus labores reciben en promedio 3 mil reales al mes, lo que equivale a más de tres salarios mínimos en Brasil, aunque algunos aseguraron obtener más de 5 mil reales por vincularse a grupos de crimen organizado y narcotráfico. Incluso un pequeño porcentaje (1,9 %) ganaría 15 mil reales.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista internacional, amante de los perros y orgullosa egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección