Indígena cazó oso de anteojos para el sustento de su familia

  • FOTO CORTESÍA
    FOTO CORTESÍA
Colprensa | Publicado el 29 de agosto de 2018

En enero del 2016, Luis Miguel Gómez, un campesino de 45 años, mató un oso de anteojos, también conocido como oso Andino, en la vereda Córdoba del municipio de Junín, en Cundinamarca. Un año después de este suceso, este campesino se convirtió en el primer colombiano en recibir una condena por asesinar a esta especie que está en peligro de extinción.

Lea: Oso de anteojos fue descuartizado en Saravena, Arauca

Dos años después de presentarse este suceso vuelve a conocerse el caso de otro oso Andino muerto a manos de un cazador indígena U’wa en la vereda Playas del Bojabá, en inmediaciones del Parque Nacional El Cocuy en Arauca. El hombre, quien relató el suceso una vez la comunidad dio a conocer el caso a la Corporación Autónoma Regional de la Orinoquía (Corporinoquia), argumentó que lo hizo para alimento de él y su familia.

Desde ese momento voces de indignación se alzaron alrededor del caso generando un debate en el que se cuestiona si el responsable del asesinato a esta especie debe ser castigado o no debido a las raíces culturales que tiene arraigadas.

En ese sentido, las autoridades ambientales manifestaron que el caso no puede quedar impugne y que debe haber sanción penal hacia el indígena. Una de esas voces ha sido la de la directora de Parques Nacionales Naturales de Colombia, Julia Miranda, quien fue enfática en afirmar que “fue un crimen de mucha crueldad y sin razón de ser. El hombre cometió un delito y debe ser castigado”.

Miranda resaltó que en el lugar se ha realizado acompañamiento y pedagogía con los indígenas para que se vuelvan protectores de la especie del oso Andino, debido a su importancia en el ecosistema. “Entendemos que es cultura indígena pero el oso se debe proteger por todos. Es un hecho absolutamente excepcional, no había ocurrido antes, el indígena tenía conocimiento de que era una especie protegida y que no debía alimentarse de este, no hay excusas para lo que hizo”, agregó la funcionaria.

Onic responde

Pese a que las organizaciones ambientales reclaman que haya una sanción, el hombre pertenece a un cabildo indígena por lo que él se rige bajo las leyes de su comunidad y pasará a ser la gobernadora del resguardo quien defina si habrá castigo o no.

No obstante, desde la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), denunciaron que el pueblo indígena U’wa ha venido en descenso, lo que los ha llevado a “sobrevivir con las uñas”, porque dicen no contar con políticas públicas de parte del Estado que les garantice su sostenimiento y así mismo sean guardianes ambientales de los territorios que habitan.

“Se muere un oso y todo mundo brinca, pero los indígenas están una crisis de desnutrición y eso no parece importar. No estoy excusando la muerte del oso, no debió pasar, pero hay que entender que el hombre señalado no lo hizo por gusto sino por necesidad. Ellos viven en condiciones muy precarias y el Gobierno sigue ignorando esa realidad”, afirmó Felipe Rangel consejero de territorio de la ONIC.

Rangel rechazó el actuar hasta el momento de las autoridades ambientales y sostuvo que “no pueden venir a satanizar a la población indígena cuando no conocen el caso a fondo. Ellos tenían hambre y tenían que alimentarse, en su naturaleza esta cazar y para nosotros es algo cultural que ha estado por milenios, no pueden venir ahora a censurar sin conocer nuestra realidad”.

Así mismo, el representante de la ONIC señaló que no ha habido pedagogía o acompañamiento por parte de Parques Nacionales Naturales en el análisis del territorio o en la conservación para las especies y bosques.

“Es falso que Parques Nacionales venga a decir que ha habido pedagogía cuando no es así. Él no tenía conocimiento de que es una especie protegida, ellos están incomunicados. Esto va más allá y no hay garantías”, agregó Rangel y pidió a las autoridades ambientales a que enseñen políticas de protección respetando la cultura indígena.

Por su parte, el ministro de Ambiente, Ricardo Lozano, anunció que sancionará al indígena cazador responsable de la muerte del oso de anteojos en la vereda Playas del Bojabá de Arauca y calificó el hecho como algo “inadmisible y atroz”.

“Rechazo y elevo mi voz como autoridad ambiental ante el cruel delito cometido contra otro oso de anteojos en las inmediaciones de Saravena, Arauca, cuyo hábitat era el Parque Nacional El Cocuy”, expresó Lozano.

El jefe de la cartera de Ambiente instó a las Fuerzas Militares, Policía Nacional, Fiscalía General de la Nación y Ministerio de Justicia a que de manera conjunta y definitiva incrementemos las penas contra los “criminales que continúan destruyendo nuestro patrimonio público más preciado: la vida”.

Respecto a esto, Angela Parra Romero, experta en biología, sostuvo que el Ministerio de Ambiente no puede ejercer una sanción directa, argumentando que las comunidades indígenas tienen una autonomía diferente en comparación con el resto de comunidades que habitan en el país.

“No podemos venir a rechazar a un hombre que tiene un pensamiento distinto al de nosotros. La solución no está en si se castiga o no, sino en fomentar la pedagogía de protección sin censura o juzgamientos sin sentido, como los que hemos visto hasta el momento. Hay que entender su cultura e incentivarlos a que sean protectores, porque ellos no van a pasar por encima de sus creencias”, dijo Parra.

Tras el evento, una comisión conjunta entre Corporinoquía, la Gobernación de Arauca, la Alcaldía de Saravena, Parques Nacionales Naturales y la Fundación Lógico & Zoo visitaron el lugar donde fue encontrado sin vida el oso.

La directora de Corporinoquía, Martha Plazas, sostuvo que “este es un delito de gran magnitud que va en contra de la armonía con los recursos naturales”. Así mismo, la funcionaria exigió respeto, cuidado y conservación por la fauna silvestre.

Sobre la especie

El oso Andino es el único nativo de Suramérica. El animal es un dispersor de semillas y transformador del bosque, al derribar arbustos y ramas para alimentarse posibilitando los mecanismos de renovación del bosque.

El oso posee garras adaptadas para trepar a los árboles y se encuentran desde los 250 hasta los 4750 metros sobre el nivel del mar, ocupando una diversidad de hábitats que incluye los páramos.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), en el país quedan alrededor de 8000 ejemplares que transitan por áreas muy amplias, en alrededor de 61 kilómetros cuadrados se movilizan los machos y se considera una especie fundamental para los ecosistemas y su biodiversidad, pues dispersan las semillas de los alimentos que consumen en grandes extensiones de tierra, lo que permite la vitalidad y el futuro de los bosques andinos.

Esta especie se encuentra a lo largo de la cordillera de los Andes, desde Venezuela hasta Bolivia, pasando por Colombia, Ecuador y Perú.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección