Tenemos la naturaleza estresada y agotada

  • Foto: Julio César Herrera Echeverry
    Foto: Julio César Herrera Echeverry
Por Ramiro Velásquez Gómez | Publicado el 24 de marzo de 2018
Infografía
Tenemos la naturaleza estresada y agotada

Aunque la naturaleza contribuye cada año con 24 billones de dólares a los americanos por beneficios de lo que ella aporta a la sociedad en alimentación, salud y economía, ya se perdió 31 % de la biodiversidad desde la llegada de los europeos. A 2050 un 40 % ya no existirá: casi 65 % de lo que queda está en deterioro, 21 % de este porcentaje de manera radical.

En Asia y Pacífico se espera que a 2048 no haya un solo pez para alimentar la población, mientras que África perderá la mitad de las especies de aves y mamíferos a 2100, situación parecida a la de Europa: 27 % de las especies que quedan se hallan amenazadas.

Son algunos datos de los informes científicos recopilados por las instituciones de biodiversidad más importantes de cada una de las regiones de la Tierra (Américas, Europa-Asia Central, Asia-Pacífico y África), que muestran un panorama apremiante aunque hay esperanzas de que las cosas cambien si se alcanza un compromiso de organizaciones internacionales, gobiernos, sectores privados, comunidades e individuos.

Fueron divulgados ayer y se convierten en el más completo informe del estado de la biodiversidad en el planeta, reporte que no se tenía desde 2005 y que es el resultado de la sexta reunión del Ipbes que finaliza hoy en Medellín.

El Ipbes es la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, que reunió durante una semana delegados de 129 países que discutieron y aprobaron los informes evaluativos.

Implicaciones

En cada región, con la excepción de cierto número de ejemplos positivos con lecciones que pueden ser aprendidas, la biodiversidad y la capacidad de la naturaleza de contribuir a las personas están siendo degradadas, reducidas y perdidas por una cantidad de presiones comunes: estrés del hábitat, sobrexplotación y uso insostenible de los recursos; contaminación del aire, el suelo y el agua; aumento del impacto de especies invasoras, y el cambio climático, entre otras.

“La biodiversidad y las contribuciones de la naturaleza a las personas les suenan a muchos algo académico y lejos de sus vidas. Nada podría estar más alejado de la verdad, son la base de nuestros alimentos, del agua limpia y de la energía”, enfatizó Robert Watson, director de esta Plataforma.

Y fue más allá: “Lo que le suceda a la raza humana dependerá de nuestras acciones sostenibles. Es ya, hay que tomar acciones. Este es un mensaje a gobiernos, sector público y privado, a los dueños de la tierra”.

El deterioro, alentado por la forma como se usa la tierra y unas políticas no sostenibles de manejo del suelo y los bosques, tiene ahora en el cambio climático una amenaza más, que será una fuerza principal hacia mediados de siglo.

En la entrega de los reportes regionales quedó en claro que es casi imposible cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que persigue todo el mundo a 2030.

“Si seguimos como vamos en el uso de energía y la producción de alimentos, no solo aumentará la pérdida de biodiversidad sino las tasas a las que se pierde”, dijo.

En América

Jake Rice, uno de los codirectores del informe sobre las Américas, resaltó que cada habitante del continente tiene tres veces más contribución de la naturaleza que cualquier persona de otra región, pero “tomamos de ella más rápido de lo que esta puede responder”.

Pese a esa riqueza, un cuarto del impacto mundial sobre el deterioro de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos lo aporta la región. “Estamos abusando de la tierra, el agua y el aire”, dijo. Hay acciones de restauración exitosas “pero no se puede degradar para luego restaurar”.

No es solo una región la que tiene problemas. Luthando Dziba, codirector del informe sobre África, reveló que 62 % de la población del continente es rural y depende de los recursos naturales para sobrevivir, pero hoy “plantas, peces, anfibios, reptiles, aves y grandes mamíferos están más amenazados que nunca por causas inducidas por los humanos y naturales”.

En esa región se han degradado 500.000 kilómetros cuadrados, dato preocupante al considerar que la actual población de 1.200 millones de habitantes se duplicará en 2050.

Las evaluaciones resaltaron que hoy existen más áreas protegidas en todo el mundo, pero no son suficientes todavía las acciones para frenar el deterioro de la naturaleza.

Mark Rounsevell, codirector del informe sobre Europa y Asia Central, precisó que es necesario separar el crecimiento económico de la degradación natural. Será esencial para proteger no solo las futuras generaciones sino, incluso, las actuales.

No habrá una segunda oportunidad.

Contexto de la Noticia

radiografía Se necesita un cambio, no hay opciones

En el Ipbes se dejó claro que hay muchas acciones que se pueden acometer para mejorar el panorama, comenzando por cada persona. Por ejemplo, si consume menos, solo lo necesario. Es pensar en que si lo que cada quien decide, favorece o no la biodiversidad

Robert Watson, director del Ipbes, señaló que hay que tener el precio correcto de los productos. Producir un kilo de ganado demanda 25 kilos de otros materiales. Eso se debe considerar. Y se deben terminar los subsidios existentes, es posible como se demostró en Nueva Zelanda.

Con los reportes se espera llamar la atención de políticos, sector privado y ciudadanos sobre la necesidad de modificar la relación con la naturaleza: no hay alternativa.

América: el impacto de los suelos y el cambio climático

Bajo un escenario de negocios como hasta hoy (business as usual), el cambio climático será el factor creciente que más impactará, negativamente, la biodiversidad de las Américas hacia 2050, llegando a ser comparable con las presiones por el cambio en los usos del suelo.

Hoy, en promedio, hay 31 % menos especies que a la llegada de los europeos y con los afectos del cambio climático la pérdida llegará a 40 % a mitad de siglo.

La evaluación mostró varios datos de interés:

- 40% de la capacidad de los ecosistemas del mundo para producir materias naturales consumidas por los humanos, está en la región.

- 200 a 300 % aumentó la huella ecológica (el daño sobre la naturaleza) en cada región de las Américas desde los 60.

- Más del 50 % de la población enfrenta problemas de seguridad del agua.

- 50 % ha disminuido la disponibilidad de agua por persona desde los años 60.

- 61 % de las lenguas y las culturas asociadas a ellas están en riesgo de desaparecer.

- 9,5 % y 25 % de la selva se ha perdido en Suramérica y Centroamérica desde los 60.

- 100 % de crecimiento del Producto Interno de la región se prevé a 2050, intensificando los factores de pérdida de biodiversidad bajo un escenario de negocios como hoy.

África tiene amenazados los grandes mamíferos

El continente es muy vulnerable a los impactos del cambio climático y esto generará consecuencias severas para las poblaciones marginadas económicamente, dice el informe, destacando acciones de los gobiernos para proteger varias de las especies más amenazadas.

El cambio climático hará que a 2100 se pueda perder más de la mitad de las aves y mamíferos y que se produzca una reducción del 20 al 30 % en la productividad de los lagos, aparte de la desaparición de un gran número de especies de plantas.

La evaluación africana se subdividió por subregiones.

- 500.000 kilómetros cuadrados de suelo se han degradado por factores como la deforestación, agricultura no sostenible, minería sin control, especies invasoras y cambio climático, derivando en erosión, salinización y contaminación, así como a la pérdida de vegetación y fertilidad.

- Más de 13.000 millones de dólares son los servicios que prestan los manglares costeros, sumadas varias subregiones.

- Más de 3 billones de dólares anuales brindan en recursos las pesquerías continentales.

- Cerca de 2 millones de kilómetros cuadrados de la superficie se encuentran protegidos, incluyendo 6 % de las biodiversas selvas y 2,5 % de los mares del continente.

Asia-Pacífico: economía que crece, pero deja huella

La biodiversidad y los servicios de los ecosistemas ayudaron al gran crecimiento económico de la región, 7,6 % entre 1990 y 2010, beneficiando más de 4.500 millones de personas de esa zona del mundo.

Un crecimiento que de acuerdo con Madhav Karki (Nepal) y Sonali Sellamuttu (Sri Lanka) ha dejado impactos. Por eso la biodiversidad enfrenta amenazas sin precedentes por los eventos climáticos extremos y el aumento del nivel del mar, las especies invasoras, la intensificación de la agricultura y el incremento de la contaminación y los desperdicios.

Aunque ha habido un declive general en la biodiversidad, se han dado casos exitosos importantes como tener mas áreas protegidas. En los últimos 25 años las áreas marinas protegidas aumentaron casi 14 % y las terrestres 0,3 %, mientras que la cobertura boscosa se incrementó 2,5 %, con los mayores aportes en el norte y el sur.

Otros datos:

-90 % o más de los corales sufrirán degradación severa a 2050, incluso bajo escenarios conservadores.

- 33.500 millones de dólares son las pérdidas anuales por las especies invasoras, solo en el sudeste asiático.

- 45 % de pérdida de hábitats y especies a 2050, entre ellas 37 % de las especies acuáticas y semiacuáticas de agua dulce.

Europa y Asia Central sufren el deterioro de hábitats

La gente de la región consume más recursos naturales que los que se producen, de acuerdo con Markus Fisher (Suiza) y Mark Rounsevell (Reino Unido) codirectores de esta evaluación. Eso hace que la huella ecológica de sus pobladores se extienda a otras partes del mundo.

Solo 7 % de las especies marinas y 9 % de esos hábitats tienen un estado de conservación favorable. Y cerca del 27 % de las especies evaluadas y 66 % de los hábitats tienen un estado de conservación desfavorable.

Otros datos del reporte son:

-73 % de los hábitats de agua dulce de interés para la conservación presentan un estado desfavorable según la evaluación.

-71 % de las poblaciones de peces presentaron declive en la última década.

-25 % de la tierra agrícola en la Unión Europea y 23 % en Asia Central están afectadas por la erosión, comprometiendo en conjunto la producción de alimentos.

-20 % aumentó el control de la erosión del suelo arable en Europa occidental y central.

-42 % de las plantas y animales terrestres de los que se tienen datos disminuyeron población en la última década.

-1,6 % de las especies de peces de las que se tiene información tuvieron un aumento de población por mejores prácticas de pesca.

Ramiro Velásquez Gómez

Los temas de la ciencia, la astronomía y el medio ambiente con énfasis en cambio climático son mis campos de acción periodística. Con vocación por el mundo de los pequeños felinos y la defensa animal.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección