¿Y usted qué le va a regalar esta Navidad al Planeta?

  •  ilustración elena ospina
    ilustración elena ospina
Publicado el 23 de diciembre de 2017
40%

de los alimentos
terminan en la basura: GreenPeace México.

22%

se incrementa el consumo de energía en diciembre: ONG Global Footprint Network.

Para muchos la Navidad es sinónimo de compartir. No para José Esquinas, exdirectivo de la FAO (organización de la ONU para la alimentación y la agricultura) y una de las autoridades mundiales en temas de alimentación y consumo. Él asocia estas fechas con el derroche. “Son el máximo exponente de una incongruencia económica con consecuencias medioambientales y sociales: se produce y se adquiere mucho más de lo que se necesita”, repite en sus conferencias y entrevistas.

Su teoría la confirma un reciente estudio del London Cleaning System, el sistema público de Aseo en el Reino Unido: allí se genera un 30 % más de residuos de lo habitual, incluidos dos millones de pavos y seis millones de árboles de Navidad que terminan en la caneca. Además, los empaques de regalo desperdiciados podrían envolver 260.000 veces al Big Ben, ese reloj símbolo de la ciudad de 106 metros de altura.

La Navidad tiene un costo medioambiental grande, pero también hay razones financieras para hacer un alto en el camino. Según estima Juan José Caro de Kantar Worldpanel, empresa experta en el desarrollo de investigaciones sobre compras reales de los hogares, los colombianos gastarán 15 % más de su presupuesto en Nochebuena, entre alimentos, bebidas alcohólicas y regalos.

Todo parece ser sobre objetos desechables de bajo costo y fácil acceso, dosis altas de azúcar y chocolate, consumismo insostenible, tiendas abiertas 24 horas y tantas otras cosas que se alejan del espíritu navideño.

Comprar de forma compulsiva no lo hará sentirse mejor. Es una trampa, asegura Henry Castillo Parra, pscicólogo de la Universidad San Buenaventura y especialista en neuromarketing.

Una de las características de la condición humana es la sensación de estar incompletos, la misma que nos lleva a buscar la respuesta por lo que somos y en la que se funda el deseo, dice Benjamin P. Hardy, candidato a doctor en psicología organizacional de la Universidad Clemson del Sur de Carolina.

No son las cosas las que compran la felicidad. De hecho, numerosos estudios realizados en los últimos 10 años y citados por el Banco Mundial han demostrado que las experiencias de vida dan un placer más duradero que las cosas materiales. No confunda el ser con el tener, la buena vida no se debe medir en función de lo que se tiene, reitera Castillo.

Además, hágale un favor al planeta y a las generaciones futuras y modere sus consumos y acciones, sobre todo en esta época. Empiece por algo básico: no compre en diciembre para botar en enero. Según Greenpeace México, 40 % de los alimentos que se producieron en 2016 terminaron en la basura, y 12,7 millones de toneladas de plásticos fueron a parar a los océanos.Esta temporada no tendría por qué ser una carga para el medio ambiente, pero en eso se ha convertido en los últimos años.

Se puede celebrar de forma más sostenible sin que sea una tortura: “Es cuestión de vernos como un todo. El planeta, los animales, las ciudades y la naturaleza somos un mismo ser vivo”, enfatiza Andrés Sánchéz Caraballo, biólogo de la Universidad de Cartagena, al referirse a cómo nuestro comportamiento afecta a la Tierra.

Es tiempo de reflexionar sobre lo que desechamos en estos días, lo que compramos, qué comemos, cómo nos comportamos y el tipo de regalos que entregamos.

Con algo de voluntad, un poco de ingenio e imaginación se puede reducir el impacto en estas festividades. Expertos recomiendan siete consejos para vivir una Navidad más ética y sostenible

Contexto de la Noticia

sea crítico frente a lo que le venden y publicitan

No importa lo que le digan, realmente no necesita un nuevo sofá, televisor o computador portátil solo porque es Navidad. Está bien si lo requiere porque el que tiene ya está deteriorado, pero no es necesario renovar la sala cada año. Si desea manifestar aprecio y agradecimiento a sus seres queridos elija obsequios útiles, que de verdad los vayan a usar. Apoye a pequeñas empresas locales. No sucumba ante la atracción consumista de la que habla el sociólogo Zygmunt Bauman en su libro Vida de Consumo, sobre el exceso y que “apuesta a la irracionalidad de los consumidores, y no a sus decisiones bien informadas tomadas en frío; apuesta a despertar la emoción consumista, y no a cultivar la razón”.

no abuse de las luces

Opte por obtener adornos navideños de buena calidad que pueda usar en varias temporadas decembrinas en lugar de invertir poco dinero en decoración desechable que año a año terminará en el relleno sanitario.

Recuerde que en agosto de este año la humanidad consumió la totalidad de los recursos que el planeta puede renovar en un año, según cálculos de la ONG Global Footprint Network. También tenga en cuenta que según los cálculos de la firma Raddar, experta en temas de consumo, el uso de la energía se incrementa en un 22 % en diciembre. Así que si va a prender el árbol, apague el bombillo de la alcoba, y de paso desconecte los electrodomésticos que no esté usando.

no derroche alimentos. todo en su justa medida

Planifique los alimentos para que sean suficientes para los invitados. Procure comprar solo lo que va a consumir.

Si le sobra, conviértalo en otro plato en lugar de tirarlo: calentado de arroz con pollo o sopa de verduras. Hay varias posibilidades para evitar botar el exceso de comida y muchas recetas para explorar. Incluso puede congelar algunas porciones para usarlas más tarde. ¿Quién dice que no se puede comer lo que quedó de la cena navideña en el desayuno? Un tercio de los alimentos producidos en el mundo van a la basura sin ser consumidos, según Ingrid Cuestas, artista visual y gastrósofa, creadora del Laboratorio Itinerante de Cocina Creativa-Zona Autónoma Gastrosófica.

done tiempo o cosas. Tan simple como eso.

¿Recibió un regalo que no es de su gusto? ¿Le sobraron obsequios que compró por si llegaba un primo a la fiesta? ¿Abrumado por la cantidad de latas de dulces y galletas con las que terminó? Done cualquier artículo que no vaya a usar, mercados, prendas y calzado que estén en buen estado. Los Hogares San José (teléfono 511 64 95), por ejemplo, tienen cerca de 1200 niños en situación de abandono. Una de sus cuidadoras manifestó que los niños que tienen en Boston o en el municipio de Envigado viven principalmente de las donaciones de mercados, juguetes y ropa. Otra opción es donar tiempo, por ejemplo, a la Fundación Mi Sangre (fundacionmisagre.org), esta es una de las que recibe voluntarios.

conéctese con la vitamina n

La Navidad es una época para dar y dedicar tiempo a la familia. Es una buena oportunidad para crear la tradición de salir a disfrutar de la naturaleza en estas fechas. Alexis Llamas, médica cardióloga y presidenta de la Fundación Colombiana del Corazón, afirma que “estar en contacto con la naturaleza es estar en contacto con la vida. Se trata de una terapia poderosa para ayudar a que los tratamientos tradicionales sean más exitosos”. Explica que estar en el bosque, las montañas, un lago o la playa mejora el estado de ánimo, reduce el estrés y las preocupaciones, calma la agresividad, disminuye el enojo y promueve un sentimiento de alegría general, además de fortalecer el sistema inmunológico.

use papel reciclado

Busque alternativas para empacar sus regalos. Solo en Estados Unidos la mitad del papel que se consume anualmente se utiliza para envolver y decorar productos. En este país, la basura por año que proviene del papel regalo supera los 4 millones de toneladas. Si cada persona cubre sus regalos con papel reciclado, dejaría de usar una cantidad tal que podría envolver cerca de 90.000 canchas de fútbol. Tenga en cuenta que el papel metálico es más difícil de reciclar. Sea creativo, use el de afiches comerciales, calendarios o mapas antiguos, o la sección de cómics del periódico. Puede terminar de leer y usar estas dos páginas.

de regalos conscientes

Según la psicóloga clínica Omaira Giraldo Soto, usted elige si la Navidad es una época para el descanso, las vacaciones, la actividad familiar y comercial, o solo un pretexto para dar un regalo con sentido. Ella invita a preguntarse: ¿Cuáles son los recuerdos más impactantes de las navidades de su infancia?, ¿qué lecciones y valores aprendió de las experiencias pasadas?, ¿cómo quiere vivir esos aprendizajes en esta épocas? ¿Qué va hacer para que este diciembre sea realmente trascendente? Regalar experiencias y actitudes pacíficas puede ser más significativo en este fin de año que comprar cosas de poca utilidad o necesidad.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

La trampa del deseo satisfecho en la Navidad
Ricardo andrade
Psicólogo de la Universidad de Antioquia. Director de Psicología Universidad de San Buenaventura

“Originalmente lo que nos separa de los animales tiene que ver con la capacidad de significación más que con las experiencias emocionales. El hombre es un ser simbólico. ¿Cuál es el problema? La contemporaneidad va desritualizando ciertos acontecimientos como la Navidad y en lugar del ritual pone el...

Notas de la sección