Leche, carne y azúcar de Oceanía inquieta al campo colombiano

  • Colanta sostiene que un acuerdo comercial con Nueva Zelanda y Australia pone en riesgo 700 mil empleo que genera el sector. Foto: Archivo.
    Colanta sostiene que un acuerdo comercial con Nueva Zelanda y Australia pone en riesgo 700 mil empleo que genera el sector. Foto: Archivo.
  • ilustración andrea ángel
    ilustración andrea ángel
Publicado el 12 de julio de 2018
En definitiva

Los acuerdos comerciales tienen dos caras: la de aprovechar las oportunidades que se abren en nuevos mercados y la de fortalecer a los sectores que pueden salir afectados.

La próxima cumbre de la Alianza del Pacífico (Chile, Perú, México y Colombia), prevista entre el 21 y el 24 de julio, en territorio mexicano, tiene en alerta a los productores de leche, carne y azúcar del país.

El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Jorge Bedoya, explica que la posibilidad de que se cierre un acuerdo comercial entre la Alianza del Pacífico y los candidatos a estados asociados, como Nueva Zelanda y Australia, pondría en riesgo a los productores de estos alimentos ante la alta producción y baja demanda interna que tienen en esos países, situación que los hace más competitivos frente al mercado colombiano.

El dirigente se apoya en los datos que el Ministerio de Agricultura publicó en una carta enviada a su par de Comercio, en la que se afirma que la producción neozelandesa supera 3,34 veces a la colombiana, mientras la australiana es mayor en 1,5 veces.

“Cuando se negociaron los Tratados de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y la Unión Europea se fijaron unos contingentes (volumen de importación que gozan de un trato arancelario especial) y cronogramas de desgravación arancelaria por varios años. Esa es una gran presión para los productores nacionales, pero agregarle en esta negociación a Nueva Zelanda, Australia y Singapur es una gran amenaza”, añade el dirigente.

En esa línea se han expresado la Asociación Colombiana de Procesadores de la Leche (Asoleche) y la cooperativa Colanta que coinciden en que la firma de ese acuerdo es poner al sector lácteo colombiano a una competencia frente al principal jugador mundial.

Esto implicaría una cuenta regresiva para la desaparición de un sector que está presente en más de 400.000 fincas y genera más de 700.000 empleos directos, señala Sergio González, gerente de Colanta.

Otros llamados de atención

La ganadería de carne también advierte de los efectos de ese acuerdo comercial. Mediante un comunicado, José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), sostiene que la apertura del mercado a esos países, “repercutirá en forma perversa sobre el desarrollo del sector ganadero colombiano, y sobre la seguridad alimentaria del país”.

Según las cuentas del Ministerio de Agricultura, se observa que Australia produce en promedio 3,08 veces más carne de res que Colombia (2,59 millones de toneladas al año frente a 871.630 toneladas anualmente).

“Es pertinente reiterar que estos países no representan ninguna oportunidad comercial real para nuestro sector; por tanto, el lograr consolidar una tarifa arancelaria de 0 % no significa en términos prácticos, absolutamente nada, ni tiene ningún beneficio para el sector ganadero”, enfatiza.

En el caso del azúcar, la SAC señala que Australia no solo es el tercer exportador mundial de este producto, sino que además despacha alrededor de cuatro veces más que Colombia (4,2 millones de toneladas frente a 765.450 toneladas al año), siendo un fuerte competidor internacional el cual puede afectar seriamente los intereses nacionales en materia de producción.

La historia se repite

En agosto de 2013 entró en vigor el TLC con la Unión Europea y, durante los dos años y siete meses que tardó la negociación, el sector agropecuario colombiano estuvo advirtiendo de los impactos que tendría ese acuerdo.

El exdirector de Planeación Nacional, Hernando José Gómez, asegura que este tipo coyunturas demuestran que el país, lo que necesita, es diversificar su base productiva agropecuaria y fortalecer su oferta de alimentos, como ocurre con el aguacate Hass o la piña Golden.

“En la medida en que mejoremos el uso de la tierra de acuerdo a su vocación productiva, vamos a poder hacer una agricultura más sostenible y rentable”, comenta Gómez en diálogo con EL COLOMBIANO.

El exfuncionario, quien fue negociador de varios TLC, insiste en que se deben aprovechar los pactos de la Alianza del Pacífico para avanzar en programas de cooperación técnica y trasladar el conocimiento y experiencia que en competitividad tiene Oceanía al campo colombiano.

“Obviamente, para el consumidor llegarán productos más baratos, y por eso es que uno comercia: para exportar lo que produce eficientemente e importar aquello que se elabora con más eficiencia afuera”, añade.

El tiempo apremia

A su turno Guillermo Montoya Gómez, consultor de la firma de asesoría Araújo Ibarra, resalta que en esta ocasión el sector lácteo se una para invocar la exclusión del acuerdo comercial.

También llama la atención sobre el hecho de que en esta negociación se esté partiendo de los aranceles consolidados del TLC con Estados Unidos, lo que sería un punto ventajoso para los países de Oceanía (ver ¿Qué sigue?).

Entendiendo que la cumbre del 21 de julio será la última del presidente Juan Manuel Santos, la SAC teme que haya un interés del gobierno colombiano por dejar cerrado el acuerdo comercial.

Fuentes oficiales, que pidieron reserva de su nombre, afirmaron que el próximo encuentro de Puerto Vallarta, México, tendrá un carácter protocolario en el que se entregará la presidencia pro tempore de la Alianza al país anfitrión, y que la negociación y definición del convenio comercial le corresponderá al gobierno de Iván Duque.

Contexto de la Noticia

¿Qué sigue? Que se Cumpla la hoja de ruta

El consultor de Araújo Ibarra, Guillermo Montoya, recuerda que cuando se suscribió el TLC con Estados Unidos el país elaboró una agenda interna y asumieron unos compromisos para sacarle el mayor provecho a ese acuerdo comercial. “Antioquia fue el departamento más felicitado por haber trazado la agenda más juiciosa. Si se revisara esa agenda, nos encontraríamos con que la mayor parte de los propósitos planteados están sin ejecutar y ya han pasado quince años. Hay que hacer planes y ejecutarlos, lo que equivale a modernizar e innovar. Si no damos esos pasos, seguiremos igual”, concluye.

Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección