El comercio con TLC no avanza al ritmo que se esperaba

  • FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
    FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
Por natalia cubillos murcia | Publicado el 01 de noviembre de 2017
Infografía
El comercio con TLC no avanza al ritmo que se esperaba
8.764

empresas diferentes han exportado a Estados Unidos en cinco años de TLC.

La promesa de que los Tratados de Libre Comercio (TLC) eran la fórmula para el crecimiento no es del todo cierta. Los acuerdos con un ingreso preferencial de los productos nacionales que iban a redundar en mayor internacionalización de la industria colombiana aún no llegan al punto esperado.

Hay avances con la mira puesta en frutas exóticas, productos agroindustriales, manufacturas y diseño, que abren el camino para que empresarios que se animen a insertarse en el comercio global.

Los TLC son una buena oportunidad para trabajar en alianzas empresariales, reconoció Mauricio Escobar, experto en comercio y gerente de Escobar Salas Consultores. Por ejemplo, con la Alianza del Pacífico, se pueden generar “las cadenas globales de valor, encadenamientos productivos y aprovechar esto para ingresar a los mercados”. Esto quiere decir que las empresas pueden producir un solo bien desde diferentes lugares del mundo.

Camilo Montes, gerente seccional de Bogotá, Cundinamarca, Boyacá de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), aseguró que es fundamental “identificar las oportunidades para Colombia en cadenas específicas; reconocer en qué eslabón podemos entrar o ampliar la participación de acuerdo a las capacidades”, en el marco de los Diálogos de Política Empresarial.

Colombia hoy cuenta con 15 acuerdos comerciales en vigencia, y un número significativo de ellos son tradicionales que vienen desde los años 90 y casi en desuso—como los sostenidos con la Comunidad Andina de Naciones (CAN), y sus países miembros Bolivia, Ecuador y Perú; Mercosur; Caricom; Cuba y Venezuela—.

No obstante, la realidad comercial pone la mira en los compromisos recientes con países como Canadá, Estados Unidos, Corea del Sur, Costa Rica, y grupos consolidados como la Unión Europea, la Alianza del Pacífico, Asociación Europea de Libre Comercio (Efta, por sus siglas en inglés) y Triángulo Norte.

Estos TLC prometen el acceso a consumidores globales, exigentes en calidad y dispuestos a pagar un precio alto por buenos productos.

El análisis “resulta poco justo para las exportaciones totales. Entre 2006 y 2016 las ventas al exterior crecieron 2,6 % promedio anual; entre enero y agosto de 2017, frente al mismo periodo 2016, han tenido un mejor desempeño”, afirmó Saúl Pineda, director del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (Cepec) de la Universidad del Rosario.

La conclusión de Pineda advierte que las ventas minero-energéticas han crecido en la última década a un ritmo de 4 % anual y las no pertenecientes a este grupo han variado en 1,1 % año a año.

ProColombia tiene entre sus banderas lo sucedido con Estados Unidos, el principal socio comercial, con el que, en cinco años, 8.764 empresas diferentes han exportado a ese mercado. De ellas, 6.469 por primera vez, la mayoría con productos no minero-energéticos.

La Unión Europea es otro caso para mostrar pues se encontró que 606 empresas están exportando, 113 más que en el 2013, cuando entró en vigencia el TLC, y se han vendido 123 productos nuevos entre agosto de 2013 y mayo de 2017 por US$ 93,8 millones.

Tras 27 años de abrir las fronteras al comercio, se dio paso a los TLC, con mayores beneficios, pero aún los empresarios no los aprovechan al máximo. Al 80 % de la producción del nacional que está en las mipyme los costos país (falta de infraestructura, precio de transporte y trámites engorrosos) pasan la cuenta de cobro.

Sin duda, hay oportunidades que llegan con la disminución arancelaria, pero son los empresarios los que se deben alistar para quitarse las anteojeras del proteccionismo y “lograr una cultura exportadora no por tasa de cambio o excedentes; el reto está en cómo lograr ser un país exportador”, aseguró María Claudia Lacouture, presidenta de la Cámara de Comercio Colombo-Americana (Amcham) y exministra de Comercio, Industria y Turismo. EL COLOMBIANO le presenta el panorama hoy.

Contexto de la Noticia

Canadá, un destino enigma

De los Tratados de Libre Comercio más recientes, el que no convence es el de Canadá. Al cumplir, en 2017, seis años de su entrada en vigencia, los vendedores colombianos no han sabido insertarse en este mercado. En este periodo las ventas totales completan 3.237 millones de dólares e importaciones, 8.984 millones de dólares. De hecho, las cifras del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas de la Universidad del Rosario (Cepec) muestran que las ventas han caído 8,8 % en promedio al año hacia ese mercado en la última década. Las minero-energéticas tienen un comportamiento similar en -19,5 %, y las no mineras de -0,9%. “Lo que crece es el café, las flores...y lo más tradicional. Hay una mediana participación en abonos minerales, puertas y ventanas. Sigue siendo un mercado por explorar, con crecimientos bastante atípicos y difíciles”, afirmó Saúl Pineda, director del Cepec.

La expectativa estaba puesta en este país con un mercado de 34 millones de consumidores de alto poder adquisitivo. Para José Miguel Carrillo, uno de los autores del libro El TLC Colombia-Canadá, nuevo escenario para el comercio y la inversión, durante su lanzamiento, que entre los factores más importantes para abordar el mercado están la planeación, la confianza y la asociatividad.

Ee. Uu. es el más importante

Estados Unidos es el principal socio comercial de Colombia, representa 29 % de las ventas externas. Los datos del Cepec muestran que si bien las exportaciones han caído en promedio anual (-17 %) entre 2012 y 2016, las minero-energéticas han disminuido 24 % en promedio anual, mientras las que no pertenecen a este sector han crecido solo 2,9 % en el mismo periodo. Giovanni Gómez y Edinson Fonseca, de la dirección de Asuntos Económicos de Analdex, señalaron que hay evidencia de que los flujos comerciales hacia EE.UU. dependen en gran medida de lo que pase con el dólar. “No obstante, la disminución de las exportaciones en valor, las ventas no minero-energéticas con destino a los Estados Unidos pasaron de 19 % en 2011 a 43,2 % en 2016, y minero-energéticas pasaron de 81 % en 2011 a 56,8 % en 2016”. Para María Claudia Lacouture, presidente de la Cámara y Comercio Colombo Americana (Amcham), se disminuye el déficit y asegura: “la importación se ha dado para lograr más competitividad en la producción nacional ya que se ha logrado conseguir mejores precios y nuevas tecnologías.

aprender con la Unión Europea

Saúl Pineda, director del Cepec, señaló que hay aspectos importantes qué aprender de la relación con la Unión Europea. Pese a que en las ventas totales se percibe una disminución de 18,8 %, entre 2013 y 2016, hay un comportamiento interesante en las no minero-energéticas, crecieron a una tasa de 6,3 % anual y, en lo corrido del año a agosto, ese comportamiento se ha replicado a 11,9 %. “Se está vendiendo aguacate, aceite de palma, plátanos frescos, café sin tostar, tamarindo, camarones, langostinos y flores. Crecen relativamente productos tradicionales, pero llama mucho la atención que se están aprovechando oportunidades en productos nuevos del sector agrícola”, dijo Pineda. Giovanni Gómez y Edinson Fonseca, de la dirección de Asuntos Económicos de Analdex, reseñan que las exportaciones minero-energéticas pasaron de significar 77 % a 55 %. Además, “la mayoría de productos exportados incrementaron su valor desde la firma del TLC. Los bienes con las variaciones positivas más significativas fueron frutas, café, grasas y aceites animales o vegetales y las flores”.

a cuidar relación con triángulo norte

“El Tratado de Libre Comercio Guatemala, Honduras y El Salvador incluyó una cláusula de revisión que permite ampliarlo o modificarlo, que no se ha sabido convocar”, esto es lo que más lamenta Camilo Acevedo, presidente de la Cámara de Comercio Colombo Centroamericana y de El Caribe. Y no porque busque limitarlo más, como piden los detractores de estos acuerdos, sino porque ve en esta disposición una oportunidad de profundizar la relación comercial. Sobre el comportamiento hacia estos países, “la estadística no es concluyente”, afirmó Saúl Pineda, director del Cepec. Según el investigador, hay indicios de que “los exiguos resultados en términos comerciales puedan deberse a que fábricas se han relocalizado en estos territorios de Centroamérica”. Los productos que más crecieron, entre 2010 y 2016, en envíos fueron: refrigeradores, medicamentos y, en menor proporción, preparaciones alimenticias.

Asociación europea de libre comercio

“Hacia el mundo hay que competir con clústers, mayor producción a escala y valor agregado, lo que implica desarrollar estrategias de competitividad y productividad in house”, aseguró Raúl Ávila, docente de la Universidad Nacional. ¿Pero cómo hacerlo con Suiza, Islandia, Noruega y Liechtenstein (Efta, por sus siglas en inglés)? En sus 6 años de vigencia, su impulso está dado por productos tradicionales, el banano principalmente. En este acuerdo, se tuvo una consideración especial, el establececimiento de reglas de juego claras para el comercio de bienes agrícolas. La expectativa del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo estaba dada en la inversión y el alto poder adquisitivo de sus ciudadanos.

Costa Rica

Entró a jugar en los acuerdos comerciales con Colombia por su intención de ingresar a la Alianza del Pacífico. Negociar el TLC con el país era su oportunidad de hacer más fácil la desgravación del 92 % del universo arancelario que ya tiene con Chile, Perú y México. Aún, está muy joven para mostrar resultados pues a penas cumple un año de su entrada en vigencia a Colombia.

Corea del sur

Es un país al que muchos le temían por su capacidad de exportar productos de línea blanca (electrodomésticos). Desde ambos lados la reacción en el comercio no ha sido significativa en el valor de las importaciones, entre 2016 y lo corrido de 2017 a agosto, sumó a penas 15,4 millones de dólares y las ventas a ese destino a penas alcanzaron los 345.699 dólares. La expectativa está puesta en el agro.

Los pumas del pacífico

En 2014, Samuel George, gerente de Proyectos de la Fundación Bertelsmann, nombró al grupo conformado por Chile, México, Perú y Colombia “Los Pumas del Pacífico”. El éxito del grupo no solo lo adjudican a la voluntad política, sino a un esquema de integración sin aparataje institucional y flexible. La relación de Colombia con estos países venía por paquetes separados Perú, con la CAN; México proveniente del fallido G3 que era con Venezuela, y Chile, con un acuerdo bilateral histórico. Aún falta fortalecer las Cadenas Globales de Valor con miras al Pacífico, pero va en camino. De hecho, la Organización Mundial del Comercio, sostuvo en su último informe que la relación del grupo con ese destino privilegia productos extractivos y algunos manufacturados, pero no los agropecuarios que tienen gran oportunidad en ese mercado. El Cepec concluye que los productos minero-energéticos crecen anualmente a una tasa de 10,7 %, mientras los demás lo hacen a 4,8 %.

Natalia Cubillos Murcia

Editora de Economía de El Colombiano. Amante de las buenas y nutridas conversaciones, la música y los viajes.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección