¿Cuál debe ser la estrategia económica para la vejez?

  • Régimen pensional, sistema no contributivo, Beneficios Económicos Periódicos (Beps) y una reforma sobre programas como Colombia Mayor hacen parte de la línea económica propuesta por Fedesarrollo en el documento: “Elementos para una propuesta de reforma del sistema de protección financiera para la vejez en Colombia”. Foto Colprensa
    Régimen pensional, sistema no contributivo, Beneficios Económicos Periódicos (Beps) y una reforma sobre programas como Colombia Mayor hacen parte de la línea económica propuesta por Fedesarrollo en el documento: “Elementos para una propuesta de reforma del sistema de protección financiera para la vejez en Colombia”. Foto Colprensa
Por sergio rodríguez sarmiento | Publicado el 22 de agosto de 2018
Infografía
Estrategia para la vejez, según Fedesarrollo
en definitiva

Expertos consultados coinciden que la hoja de ruta de Duque en pensiones tiene que partir de la base de hacer más eficientes tanto los planes contributivos, como no contributivos.

Colombia parece estar envejeciendo. Mientras que a inicios de esta década la población colombiana mayor a los 65 años representaba el 5 %, las estimaciones para 2035 dan cuenta de que ese porcentaje se incrementaría unos 10 puntos porcentuales; es decir, se establecería en un 15 %. El diagnóstico lo hace la Misión Colombia Envejece, una iniciativa que surge entre la Fundación Saldarriaga Concha y la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo (Fedesarrollo).

Y en medio de esa realidad, es vital afrontar el hecho de que en algunos años la población más vieja de Colombia necesitará políticas económicas que le aseguren un futuro promisorio, en donde aparecen planes que buscan equilibrar esa necesidad económica, pero mitigando el impacto fiscal del Estado (ver Glosario).

Régimen pensional, sistema no contributivo, Beneficios Económicos Periódicos (Beps) y una reforma sobre programas como Colombia Mayor hacen parte de la línea económica propuesta por Fedesarrollo en el documento: “Elementos para una propuesta de reforma del sistema de protección financiera para la vejez en Colombia”.

Si bien el debate más fuerte sobre lo que se tenga que hacer en una política económica para le vejez contempla una reforma pensional, también hay cambios que otros programas de sustento económico deberían sufrir para ser financieramente más estables.

Tanto la propuesta de la Asociación Colombiana de los Fondos de Pensiones y Cesantías (Asofondos), así como la de algunos tanques de pensamiento, como la de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), han concertado que parte de la propuesta económica que empiece a regir para la vejez debe fortalecer los sistemas de ahorro voluntario y no contributivos (ver Glosario).

“Está bien pensar que la política monetaria para la vejez se piense de manera complementaria; es decir, no sólo se trata de llevar a cabo reformas pensionales si lo que ocurre es que existe una gran parte de la población que utiliza otros mecanismos para el ahorro que tendrá en su vejez. Que la reestructuración se haga con base en todas esas opciones será fundamental para que sea mucho más robusto”, aseguró Freddy Castro, profesor del Cesa y especialista en temas laborales.

La propuesta de Fedesarrollo gira entorno a que tanto personas incluidas en el sistema pensional, como en los mecanismos de ahorro voluntario tengan que subir el aporte que hasta ahora deben realizar.

“Un esquema multipilar generaría un impacto positivo sobre las cuentas fiscales, también es cierto que requeriría un mayor esfuerzo fiscal para la extensión del alcance de los programas Colombia Mayor y Beps. Por esto, un elemento adicional de la reforma a ser considerado es el impuesto a las pensiones altas, el cual ha sido ampliamente debatido en las recientes reformas tributarias”, se lee en el documento.

Las cifras más recientes sobre programas como Colombia Mayor, una iniciativa del Ministerio de Trabajo, dan cuenta de que el presupuesto para este año fue de 1,4 billones de pesos. La idea, como lo comentó la Ministra de Trabajo, Griselda Restrepo, es que con la inversión se beneficien por lo menos a unos 1,5 millones de personas que ya hacen parte del programa.

Pero 12 millones de personas en línea de pobreza monetaria (ingreso per cápita menor a 250 mil pesos) aún necesitarían la ayuda, esto según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

De otro lado, y a cierre de 2017, el número de ahorradores en los Beneficios Económicos Periódicos (Beps) llegó a ser de 96.500, creció 110 % con respecto a 2016. Y el número de vinculados fue de al menos 937.000.

La reducción del gasto fiscal urge, según Fedesarrollo. Los esquemas de ahorro voluntario, donde el Estado es subsidiario, se convertirían en un dolor de cabeza en caso de que más personas ingresaran. El informe dice que este tipo de planes tendrían un impacto fiscal del 0,2 % en el PIB, para 2050 sería de 0,5 %.

Contrario a lo que recomendó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), entidad que pidió a sus estados miembros reducir el gasto, reformando los mecanismos pensionales vigentes: tarea por hacer en el país.

Contexto de la Noticia

GLOSARIO -

CONTRIBUTIVO
Las personas tienen vinculación laboral y una capacidad de pago lo suficientemente fuerte para garantizar una estabilidad económica sin subsidio.

NO CONTRIBUTIVO
Se trata del sistema por medio del cual el aportante no tiene la capacidad de ahorrar lo suficiente para la vejez, es en parte subsidiado por el Estado.

COLOMBIA MAYOR
Programa de subsidio hacia personas (mayores a 54 años en mujeres y 59 años en hombres), pertenecientes a niveles del Sisben 1 y 2.

BEPS
Los Beneficios Económicos Periódicos están pensados para personas mayores de 18 años con ingresos que no superen un salario mínimo.

El ajuste pensional que se propone

Una de las apuestas más fuertes está en hacer un cambio estructural sobre el sistema pensional y entre ellas un incremento sobre la base de cotización de los contribuyentes. En ese punto, “proponemos un aumento adicional de 2 puntos en la cotización. En conjunto, estas medidas podrían mejorar la tasa de reemplazo del sistema de capitalización individual hasta en 37 y 46 puntos porcentuales para hombres y para mujeres, respectivamente”, se lee en el documento. En cuanto a los montos que se deben recolectar por parte tanto del sistema público de ahorro, como del privado, la entidad recomienda que “en conjunto, las pensiones otorgadas por ambos regímenes serían siempre superiores a un salario mínimo y crecientes a medida que los afiliados hayan hecho mayores contribuciones”. Teniendo estas como reformas de fondo para el cambio que debería sufrir el sistema, Fedesarrollo pudo establecer que el impacto que termine por darle Colpensiones a las arcas de la nación sería significativo. Una de las conclusiones de la investigación demuestra que estas y otras reformas menos sustanciales, terminarían por aportar un 0,64 % del Producto Interno Bruto del gobierno, lo que ayudaría a cumplir con parte de la meta propuesta por la Ocde al país tras su ingreso al organismo.

La plata en BEPS NO ES LA QUE SE NECESITA

Hay un déficit grande en la capacidad de ahorro de los aportantes a esta iniciativa. Según Fedesarrollo, preocupa que el 94 % de los ahorradores no alcancen ni siquiera el millón de pesos en sus cuentas. Pero llama aún más la atención que el 65 % de los ahorradores no llegue si quiera a los 100 mil pesos. “Esto teniendo en cuenta que, para recibir un BEP (ver Glosario) equivalente a la línea de indigencia, habría que ahorrar entre 16 y 20 millones de pesos,

dependiendo de la edad en la que se tome la renta vitalicia y del sexo (el ahorro necesario es mayor para las mujeres si se toma como referencia la edad establecida para pensión)”, agrega el informe del centro de investigación. En este punto es esencial, dice Fedesarrollo, tener en cuenta lo que pueda ocurrir con la renta vitalicia “que puede ser cambiada por recibir el ahorro en un solo pago, alternativa que de hecho ha sido la más común”. Un incentivo para que las personas ahorren más sería base para que el programa empiece a sufrir una transformación positiva. El objetivo sería entonces que aquellos aportantes que destinen más dinero a los Beps, reciban un subsidio más alto, pasando del actual 20 % a un 50 %: “la idea es emular lo que pasa en Nueva Zelanda. Se propone un subsidio fijo inicial de $3 millones”.

no a otorgar 100 % en caso de muerte

Y en esa misma línea, la de reducir el gasto tanto de empresas como del gobierno, una de los planteamientos más polémicos tienen que ver con una reformulación sobre el cómo se opera cuando se otorga la pensión al cónyuge o familiares en caso de muerte del cotizante. La investigación da cuenta entonces de la necesidad de ajustar este apartado, pues según Fedesarrollo suele convertirse en uno de los costos más importantes del sistema y sobre el cual se pueden hacer reparos a corto o mediano plazo. Bajo ese panorama, una de las recomendaciones del centro de pensamiento va encaminada a que no se otorgue el 100 % de la pensión en caso de muerte del cotizante y que esa cifra sea de 75 %. Cabe recordar que dentro de este punto hay varios requisitos a tener en cuenta para poder acceder a la “pensión de sobreviviente”. Esta sólo podrá ser reclamada por el cónyuge o compañero permanente; los hijos menores de edad, o aquellos que estén entre los 18 y 25 años pero que estudien y dependan económicamente de la persona fallecida; hijo de cualquier edad que se encuentre en situación de invalidez o incapacidad; los padres del cotizante que también dependan económicamente o aquellos hermanos que se encuentren en situación de invalidez y que dependieran del aporte.

A cambiar parte de Colombia mayor

La primer gran apuesta estaría en hacer mucho más reducido el ingreso a los distintos programas de protección para Colombia Mayor. La propuesta se centra en que aquellos que buscan ingresar a estos beneficios sean mayores a 65 años. “Proponemos ajustar al alza en cerca de 50 % el aporte individual que se hace a cada beneficiario del programa, de un promedio que actualmente se encuentra alrededor de 65 mil pesos mensuales hacia valores que cubran una línea de indigencia”, se sustenta como la segunda propuesta hecha por parte de Fedesarrollo. El programa Colombia Mayor ofrece un subsidio muy cercano al 27 % de la población mayor colombiana, lo cual para el centro de investigaciones es un reto grande pues ni la cobertura, ni el monto ahorrado son suficientes para dar un espaldarazo financiero a esa parte de la población colombiana.

Pero para que sea aún más sólido, este programa debería estar correlacionado con los que se ofrece en iniciativas como los Beps; esto quiere decir que: “Si no existen estos mecanismos de integración y complementariedad, se pueden generar desincentivos al ahorro, estímulos a la informalidad y dificultades para el suavizamiento del consumo”. Datos del gobierno nacional dan cuenta de que el programa Colombia Mayor apoya a unos 1,5 millones de ancianos con subsidios de 80 mil pesos.

los beps y su limitado impacto

Dentro del marco propuesto por Fedesarrollo aparece con gran protagonismo lo que vaya a ocurrir con el programa de Beneficios Económicos Periódicos (Beps). En el documento se argumenta que estos limitan fuertemente la expansión e impacto pues se basa en la voluntariedad del ahorro. El desempeño de este tipo de planes para la población menos favorecida (personas en edad de jubilación mínima —mujeres 57 años y hombres 62—, pertenecientes a los niveles 1 ó 2 del Sisben, y con ingresos menores al salario mínimo legal vigente (781.242 pesos) “termina dependiendo enteramente de la capacidad y la disposición al ahorro de la población vulnerable”. Una de los llamados de atención más urgentes que se hacen dentro de la investigación gira entorno a cómo los planes de cobertura para este no ha cumplido con las expectativas planteadas desde 2012. El Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) número 156 planteaba que la cobertura debería darse para una población potencial de 14 millones de personas; sin embargo, las miras estaría puestas para centrar esfuerzos y alcanzar a los siete millones de colombianos. Aún así, la perspectiva de afiliación para los Beps, durante el año pasado, no alcanzó ni al millón de personas, fueron 910 mil los afiliados.

unificar los programas

El Beneficio Económico Total: esa es una de las conclusiones importantes que sale del documento de Fedesarrollo. Se trata básicamente de la unificación de los planes no contributivos que existen en el país. “Este diseño garantiza que a medida que se incremente el ahorro se obtenga un mayor beneficio total, lo cual estimula el ahorro, pero al mismo tiempo se vaya reduciendo el componente del beneficio No Contributivo, lo cual reduce el costo fiscal”. La idea es robustecer los planes, hacerlos menos volátiles y sobre todo incentivar a que cada vez más colombianos se animen a tener un aporte significativo para el ahorro en la vejez. Expertos consultados por EL COLOMBIANO concordaron en que ese punto. “Una reforma económica para la vejez no de debería pensarse solamente en lo que pueda ocurrir con los regímenes contributivos. Por el contexto económico, por la proyección social y demográfica del país es fundamental mirar cuáles son las otras opciones para que aquellos con menos posibilidades de ingresar a los sistemas más tradicionales de ahorro puedan tener una estabilidad financiera para su última etapa de vida”, agregó Freddy Castro, profesor en la Universidad del Cesa. La unión de los planes para su funcionamiento deberá contar con un papel activo de Colpensiones.

Sergio Rodríguez Sarmiento

Tengo más libros de fútbol que calzoncillos y medias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

En pensiones, primero la gente
Adriana Guzmán
Presidente de Colpensiones (Para Colprensa)

Una reforma pensional debería solucionar las desigualdades que existen en el actual sistema. Hoy dos personas con igual esfuerzo de aportes a pensión obtienen beneficios diferentes dependiendo de si están afiliados a Colpensiones o a un fondo privado. Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo...

Notas de la sección