Así funcionan y fracasan las pirámides captadoras

  • FOTO ARCHIVO COLPRENSA
    FOTO ARCHIVO COLPRENSA
COLPRENSA | Publicado el 16 de julio de 2017

Una pirámide apareció en el país con el supuesto objetivo de “volver millonarios” a sus clientes. Con una inversión de 20 mil pesos, a los 33 días les retribuye 2 millones 560 mil pesos. ¡Wow!, ¿o no tan wow?

La respuesta en realidad la tienen los que participan al fin y al cabo, pues pese a las advertencias de los medios de comunicación, entidades reguladoras y de expertos en el tema, este tipo de apariciones tienen aún mucho apoyo. Sin embargo, es importante seguir explicándole a los colombianos cómo funcionan las pirámides.

Ronald Franco, contador y especialista en Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) explica que una pirámide es un negocio que se basa en la interacción social y el perfil sicológico de la persona.

“Bajo análisis financiero a largo plazo, se da cuenta rápidamente de la pérdida que se va a tener en el futuro, debido al sistema que se maneja en el recaudo de las inversiones”, dice.

“Pero si estas pirámides no tuvieran un alto nivel sicológico, no tendrían tanto éxito como lo han hecho desde el 2007 cuando se desenmascaró a DMG, de las mayores pirámides que influenciaron en el país. Se juega con la intención de quien quiere dinero a corto plazo de manera fácil, en un periodo inmediato y sin realizar ningún esfuerzo. Jugando con esas variables, se logra obtener el éxito”.

¿En qué consiste una pirámide?

De acuerdo con el especialista, en este negocio existe un capital invertido inicialmente, para satisfacer o para enriquecer a las personas que capitalizan en la cima de la pirámide.

¿Por qué se llama pirámide?, porque el modelo comienza con un inversor que se expande en vertical, hacia abajo con nuevos inversionistas. Entonces, con el dinero que se recibe de los que llegan de último, se pagan los intereses de los primeros que pusieron el dinero; es decir, los de arriba en la pirámide.

Un ejemplo. “A una persona, por invertir 10 millones en la cúspide, se le va a pagar el 20 por ciento de esa inversión en muy corto tiempo, pero la plata no sale de un movimiento normal de un negocio sino de las inversiones de abajo. Si cuatro personas dan 500 mil pesos, esas personas le van a dar los 2 millones de los intereses (ese 20%) que el de arriba va a recibir. ¿Qué pasa? Se sigue expandiendo hasta que llega hasta su máximo punto de expansión. Es decir cuando ya esa pirámide no tiene para donde expandirse se cierra y quiebra”.

Es así como al principio, muchas personas saldrán favorecidas, pero solo los del “alto mando”. Como explica Ronald, “lo máximo que pueden hacer es meter preso al dueño de la pirámide y él preso no le va a devolver nada a las personas”.

Pero, ¿se puede saber cuándo una pirámide está a punto de caer? Esta es una pregunta que se hacen muchos de los que entran porque incluso, saben que pueden perder su dinero.

“Los directores sí tienen forma de saber porque ellos llevan el control, pero los nuevos no tienen mucha forma de saber. Los de arriba aprovechan y se retiran. Cuando tú empiezas a ver que eso está ocurriendo se puede decir que es un síntoma, sin embargo en el momento en que se entere quien está abajo ya es muy tarde”.

Así como el mago Merlín, aquí “¿la plata desaparece?”

En redes multinivel como la polémica Merlim Network, que tiene 10 defensores por detractor, se les dice a los clientes que en efecto, es un modelo de negocio ilegal en Colombia, cosa que a quienes entran no les interesa.

Esta semana sin embargo, debido al alto número de consultas que se hicieron debido a esta red, la Superintendencia de Sociedades, se tuvo que pronunciar. “Ninguna compañía de multinivel está autorizada a vender productos virtuales como criptomonedas, espacios de publicidad en internet, pago por clics o encuestas, entre otras”, dice su informe.

Además, le puso una cereza al pastel. “Quien participe, labore o coayude con un esquema de captación que después se declare ilegal en Colombia, puede hacerse responsable frene a terceros afectados y ser intervenido, de manera que el asunto es más complicado que perder sus recursos”, declaró a su vez el Superintendente de Sociedades, Francisco Reyes Villamizar.

“Es que en realidad (en Merlim) tú sí vas a trabajar porque tienes que jugar diariamente por 30 minutos, en una aplicación que te muestra publicidad y te pagan 4 dólares por esos 30 minutos que juegues,” me comenta un joven de 25 años, al que le propusieron el negocio. Tras arrugar mi nariz, no entendí esa forma de pagar tanto... ¿por ver publicidad?

Como explica Ronald, quienes empiezan estas pirámides o redes, abogan por un sentimiento colectivo: la tranquilidad de no tener deudas.

“Ellos comienzan a dar charlas motivacionales, a llamarlos emprendedores, quienes no deben estar trabajando para otro, sino tener su propia inversión (cosa que obviamente bajo estándares legales sería bueno pero en pirámides no) y por eso es que ha pasado que la gente empieza a vender su casa, sus carros y todas sus pertenencias y poder tener dinero para invertir , y así lo pierden todo”.

Seguí hablando con el joven de 25 años, el de la propuesta de Merlim Network y luego de un breve silencio finalizó: “ajá, eso se ve venir (la quiebra de la pirámide), pero es que cada quien hace con su plata lo que le plazca”.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección