De cómo la inversión social se vuelve estratégica en Colombia

  • FOTO cortesía grupo sura
    FOTO cortesía grupo sura
  • FOTO cortesía grupo nutresa
    FOTO cortesía grupo nutresa
  • FOTO cortesía grupo argos
    FOTO cortesía grupo argos
  • FOTO cortesía grupo éxito
    FOTO cortesía grupo éxito
  • FOTO cortesía postobón
    FOTO cortesía postobón
Por JUAN FELIPE SIERRA SUÁREZ | Publicado el 26 de junio de 2016
17

Objetivos de Desarrollo Sostenible se tienen definidos para alcanzar al 2030.

800

millones de personas viven en el mundo en situación de pobreza, según la ONU.

en definitiva

El crecimiento sostenible de las empresas se fundamenta en aumentar su inversión social de forma inteligente, en aras de preservar el entorno y generando un retribución estratégica.

Las grandes compañías cuando hacen inversiones sociales y medioambientales inteligentes, no solo contribuyen al desarrollo sostenible de su entorno, sino que, al final del día, terminan afianzando las estrategias de su propio negocio.

Los conglomerados de origen antioqueño Sura, Nutresa, Argos, Éxito y Postobón, son cinco ejemplos de apuestas de inversión social con impacto favorable para distintos segmentos de la población, así como para el medio ambiente y, también la permanencia en sus respectivos mercados.

EL COLOMBIANO consultó a cada una de estas organizaciones, no para saber sus resultados económicos, sino acerca de sus más recientes inversiones “responsables” y sus objetivos para 2016.

Se destaca el compromiso con el desarrollo integral en lugares donde hacen presencia con proyectos en educación de calidad, promoción de cultura, vida saludable, derechos humanos, seguridad alimentaria, sana alimentación, ahorro de agua y energía, preservación de biodiversidad, aportes a la primera infancia, nutrición infantil, lactancia, hábitos de vida responsables y conservación del medio ambiente. (Ver recuadros).

Ahí radica la importancia de hacer de manera consciente una inversión que supera las obligaciones legales y del mismo negocio: “cuando los programas sociales empresariales están alineados con su propia estrategia corporativa y tienen un retorno directo en la cadena de valor, generan beneficio a la comunidad, a la sociedad y a la misma empresa”, señaló Juliana Arango Uribe, subdirectora de la firma Portafolio Verde.

Un ejemplo es cómo los servicios financieros contribuyen al desarrollo social. Por eso es necesario impulsar la inclusión y formación, mostrando alternativas de inversión, de protección, que contribuyen a la movilidad social, impactando la competitividad de las empresas.

Pero no solo basta la ejecución de programas sociales, sino saberlos comunicar correctamente y de manera transparente, que termina siendo favorable también en términos de reputación empresarial, como recalcó Arango.

Dejó de ser un gasto

Las ejecutorias por la sostenibilidad que hacen las empresas mencionadas y muchas más, parten de apropiar un cambio cultural y económico, enfocado en el concepto de generación de valor compartido. Esta tendencia señala que las inversiones sociales y medioambientales dejaron de ser un gasto para volverse estratégicas, porque retornan valor a las compañías.

Esta tendencia surge de agendas globales como la que impulsa las Naciones Unidas por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como superar la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia y hacer frente al cambio climático con impacto social, resaltó Juana Pérez, directora de Socya, fundación de origen empresarial que trabaja por un país más sostenible, inclusivo y equitativo desde lo social y ambiental.

En ese contexto, las empresas que quieran ser competitivas, ya no pueden ser esquivas o ajenas a incorporar en sus planes compromisos claros y concretos.

“La ventaja para las empresas es que estas acciones les entregan un retorno, haciendo parte de sus procesos productivos y siendo coherentes con el mercado. Es la manera de pasar de la filantropía a generar valor compartido”, agregó Pérez.

Por eso ya es frecuente ver en el mercado cambios en clave de sostenibilidad en temas que van desde el mismo diseño de productos, pasando por el uso de materiales reciclados, hasta la vinculación laboral de población vulnerable.

Temas diversos

Ahora es más común que las empresas invierten en temas cada vez más diversos en campos de la educación, el deporte y la cultura.

Es el caso del banco Bbva Colombia, que cuenta con una escuela de emprendimiento, que forman niños en edad escolar en el manejo adecuado del dinero, favoreciendo su proyecto de vida y motivándolos a crear su propio proyecto productivo.

“Cuando llegan al grado once ya tienen una idea productiva que está en marcha. Tenemos unas 3.000 ideas rodando en el país”, comentó Mauricio Flórez, director de responsabilidad Corporativa de Bbva Colombia, cuyo presupuesto “social” para este año es de 7.200 millones de pesos.

Con todo, estas iniciativas privadas responden a una teoría más que probada: cuando las empresas tienen una buena percepción en la comunidad y en las demás empresas, terminan perdurando más en el tiempo .

Contexto de la Noticia

Grupo Sura se preocupa por la cultura

La Fundación Sura tuvo una inversión de 17.650 millones de pesos en 2015 para sus programas de desarrollo social. Para este año tiene la meta de elevar el monto hasta los 20.000 millones de pesos, la mayor parte destinada a Colombia.

De hecho, ya hace presencia con proyectos en 20 departamentos del país y contribuyen con la educación de calidad y la promoción de cultura, sus dos pilares de trabajo.

La idea para este año es que la Fundación llegue a los 10 países donde el Grupo Sura tiene presencia, aunque por ahora están en República Dominicana y El Salvador.

“Ya se explora la posibilidad de expansión internacional, en un año en que la Fundación celebra 45 años de articular proyectos de impacto social”, comentó a este diario Luz Marina Velásquez, directora de la Fundación Sura, con el fin de llevar el impacto de iniciativas enfocadas en el desarrollo sostenible, que termina siendo estratégico para el conglomerado financiero.

Félix y Susana, por ejemplo, es el programa bandera en educación con que se buscan calidad y sana convivencia en la etapa escolar. Otro frente de trabajo es la promoción cultural: apoyo a museos, bibliotecas y formación de niños en situación de vulnerabilidad, específicamente en música y arte. En general, trabajan de manera cercana con 92 instituciones sin ánimo de lucro como Excelencia por la Justicia, Transparencia por Colombia, Empresarios por la Educación y Dividendo por Colombia. “La consigna es ir más allá de la entrega de recursos, proponiendo alternativas de desarrollo desde la formación integral. Por ahora beneficiamos a 95.000 personas”, puntualizó Velásquez.

Grupo Éxito se la juega por la nutrición

La Fundación Éxito tiene muy bien definido su campo de acción social en cinco ejes en torno a la nutrición: niños, madres, incidencia en política pública, sensibilización ante la desnutrición infantil y generación de recursos mediante alianzas.

En ese sentido, espera invertir 18.800 millones de pesos en dicho frentes, de los cuales 7.550 millones son aportes de sus clientes, mediante Goticas. En el primer eje acompañan 19.490 niños en programas de nutrición y otros 28.962 niños con atención integral. De este total, 6.457 están en los mil primeros días de vida, etapa clave para el desarrollo cognitivo. “Nuestra gran mega de Gen Cero es que ningún niño padezca desnutrición crónica en Colombia al 2030”, comentó Germán Jaramillo, director de la Fundación Éxito.

La estrategia está focalizada en regiones con casos críticos de desnutrición en Lloró y Quibdó (Chocó), en alianza con la Fundación Génesis y Aldeas Infantiles. También están en Córdoba, Magdalena y Nariño con programas que combinan salud y formación nutricional para padres de familia en crianza.

“La mejor forma de contribuir con el país es enfrentando la desigualdad”, agregó Jaramillo. Por eso en política pública lograron que diferentes alcaldes y gobernadores del país se comprometieran con erradicar la desnutrición infantil desde los planes de desarrollo. También fomentan la lactancia materna, para lo que cuentan con aliados como PriceSmart (aportó 100.000 dólares), Mitsubishi y Brinsa (Refisal), entre otras compañías. Cuentan con un banco de alimentos que, solo este año, recolecta 1.100 toneladas de alimentos en zonas rurales del país.

Grupo Nutresa trasciende las fronteras

La sostenibilidad es pilar para el Grupo Nutresa en su estructura de negocio. Por eso forma capacidades que aportan al desarrollo social, mediante la matriz de materialidad: “fuimos y conversamos con nuestros públicos de interés en Colombia, México, Estados Unidos, Costa Rica y Chile, con quienes definimos 23 asuntos. Se destacaron temas como gobierno corporativo, actuación integral con inversionistas, consumidores, vida saludable y mercadeo responsable, entre otros”, explicó Claudia Rivera Marín, directora de Sostenibilidad del Grupo Nutresa.

El abastecimiento responsable también hace parte de la agenda y por eso trabajan con proveedores en derechos humanos, gestión ambiental, seguridad alimentaria y adaptación al cambio climatico. Los pilares ambientales se orientan a la disponibilidad y acceso al agua, así como al uso racional de energía.

Solo en 2015 la inversión en distintas comunidades ascendió a 46.651 millones de pesos, con un radio de acción desde Estados Unidos hasta Chile. Para 2016 se espera un monto de inversión similar, pese al efecto adverso de la devaluación de las monedas latinoamericanas.

En cuidado de la naturaleza, la inversión fue de 15.100 millones de pesos el año pasado, en reducción del consumo de agua y de energía, así como la búsqueda de alternativas energéticas. “Teníamos la meta en la organización de reducir un 30% el consumo de agua al 2020. En comunidades queremos tener 1.000 proyectos de desarrollo de capacidades para ese mismo año. Nos alejamos de la filantropía para desarrollar capacidades de autogestión. Esa es la diferencia”, recalcó Rivera.

Grupo Argos cuida al oso de anteojos

Para este año, Grupo Argos espera mantener una inversión similar a la de 2015, de cerca de 110.000 millones de pesos, en programas de sostenibilidad, entre los que se incluyen iniciativas sociales y ambientales, señaló Camilo Abello, vicepresidente de Asuntos Corporativos del la holding paisa.

La Fundación del Grupo Argos se creó bajo tres pilares: protección del recurso hídrico, conservación de la biodiversidad e inclusión social.

Por eso la dimensión social del conglomerado tiene un enfoque clave en la preservación de la biodiversidad, con una meta de largo plazo: aportar a la reducción de gases de efecto invernadero.

Con esa idea se empezó en Colombia, pero la misma filosofía ya se aplica para el resto de países a donde tiene presencia con sus filiales.

Por ejemplo, el trabajo que se realiza en Panamá vela por preservar los bosques.

En esa línea de conservación de la naturaleza, el proyecto bandera de la Fundación es la conservación del oso andino o de anteojos que, si bien es una de las especies de fauna más representativas e importantes de los ecosistemas en Colombia, también es una más amenazada.

La iniciativa se desarrolla como una alianza público-privada con Parques Nacionales Naturales de Colombia y la organización Wildlife Conservation Society (WCS Colombia).

El proyecto está pensado para los próximos cinco años con una inversión aproximada de 5.000 millones de pesos.

A esta iniciativa también se han unido empresas del grupo como Cementos Argos, Celsia, Epsa y la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC).

Las apuestas sociales de Postobón

Con un impacto directo en más de 43.000 colombianos, bajo el modelo de sostenibilidad llamado “Uno más Todos”, Postobón se enfoca en la gestión de proyectos relacionados con la convivencia (ser buenos vecinos), la promoción de hábitos de vida responsables, conservación del medio ambiente y consolidar una cadena de valor sostenible e inclusiva que fomenta el recurso humano.

“Nuestro modelo de sostenibilidad nos anima a seguir comprometidos con el país. Vamos más allá de nuestro portafolio de bebidas, aportando al desarrollo de nuestra sociedad y al cuidado del medio ambiente”, aseguró recientemente Miguel Fernando Escobar, presidente de la compañía.

La inversión de 7.830 millones de pesos en 2015 provinieron de los ingresos de Agua Oasis. Uno de los proyectos desarrollados es Mi Bici Postobón, enfocado en hacer de la bicicleta un motor de transformación social rural, con impacto positivo en el desempeño académico de los beneficiarios. Este programa distribuyó en el último año bicicletas a 1.600 estudiantes en zonas rurales de Antioquia, Bolívar, Meta, Atlántico, Guajira y Santander. La inversión fue de 1.341 millones de pesos.

De igual forma, la empresa desarrolló el programa Mi Pupitre Postobón, que dota a escuelas con mobiliario hecho de material reciclado de tetra pak, de la mano de aliados como el Ministerio de Educación. De esa manera, 29 instituciones educativas en Bolívar, Antioquia, Atlántico, Cesar, Santander, Guajira y Valle del Cauca recibieron 6.410 piezas de mobiliario escolar, mejorando así las condiciones educativas de más de 20.000 estudiantes.

Juan Felipe Sierra Suárez

Periodista de Economía y Negocios. Amante de la vida, con una familia que inspira a esforzarse todos los días a hacer mejor las cosas, una de ellas el periodismo. Egresado de la UPB.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección