Alta mar, una enorme jungla en manos de unos pocos países

  • Naciones Unidas busca regular el uso de los recursos de alta mar y cuidar así de la extinción a diferentes especies. FOTO Jeremy Sutton.
    Naciones Unidas busca regular el uso de los recursos de alta mar y cuidar así de la extinción a diferentes especies. FOTO Jeremy Sutton.
Publicado el 13 de marzo de 2017
87%

de los recursos pesqueros que se obtienen en alta
mar son explotados solamente por 10 países.

en definitiva

Las Naciones Unidas buscan regular el uso de los recursos que se encuentran en alta mar. Aunque existen leyes hay que renovarlas y encontrar soluciones que protejan esos recursos.

Por Ramiro Velásquez Gómez

El 43 por ciento de la superficie del planeta es la alta mar. Representa 60% de los océanos. Una amplia región donde impera la ley de la jungla y en la que menos de una decena de países acapara la pesca y obtiene recursos genéticos.

La alta mar, esa zona más allá de los 320 kilómetros de cualquier costa en la que al menos 40% de las especies marinas comerciales pasa su tiempo y que ha sido objeto de una presión tal que especies de atún, tiburones y otras están al borde de la extinción.

Un estudio de Daniel Pauly en Scientific Reports reveló que cada año se capturan en alta mar alrededor de 10 millones de toneladas, por valor de US $16.000 millones, el 12% de la captura mundial, una sobrepesca de dos tercios de la población de peces.

Una región donde comienzan a explorarse y explotarse recursos mineros con tecnologías en unas pocas manos.

El 43% del planeta en poder de unos pocos. ¿Es justo?

Un tema espinoso al saberse que los recursos de alta mar inciden en los costeros.

Ante la situación, Naciones Unidas busca un acuerdo sobre la alta mar que asegure la salud de los océanos para las futuras generaciones.

Jorge Jiménez, director de la Fundación Marviva (Costa Rica, Panamá y Colombia), que ha contribuido con talleres en el continente americano para interesar y socializar con los gobiernos la importancia de las discusiones para una gobernanza de alta mar, explicó de qué se trata.

¿Qué pasa en la alta mar?

“Durante las últimas décadas ha habido mucha presión sobre los recursos biológicos en alta mar, así como el acceso de los recursos genéticos. El 87% de los recursos pesqueros es capturado por 10 naciones nada más y entre 4 y 5 tienen capacidad de acceder a recursos genéticos de alta mar.

Si es un área internacional no pareciera justo que haya pocas naciones deteriorando esos recursos, tomando los recursos genéticos, mientras las otras no comparten los beneficios de un recurso común”.

¿Hay estudios sobre el impacto generado?

“Hay estudios sobre el recurso pesquero que es el más estudiado; se sabe que 87% lo extraen pocos y tenemos una cantidad grande de ellos sobreexplotados o colapsados, como algunas especies de atún, de tiburón que ya se extinguieron o colapsó la población o no es rentable su extracción. Esto se complementa con el tema de la extracción de los recursos genéticos, donde estamos viendo una generación exponencial de patentes comerciales derivadas de material genético extraído de la alta mar que está siendo acaparado por 3 o 4 países y no parece justo que un recurso que le pertenece a la humanidad sea patentado y comercializado por unos cuantos.

El otro tema de preocupación es el crecimiento exponencial de la exploración y explotación minera; con una capacidad de perforación a más de 2.000 metros de profundidad las petroleras se están extendiendo más allá de las 200 millas, la explotación de minerales en suelos de la alta mar también es una actividad que se da con gran cantidad de impactos. Hay estudios en algunas zonas del Pacífico, en el Pacífico norte y eso llama la atención de que tenemos que establecer algún tipo de regulación y normativa sobre cómo se explotan esos recursos y cómo se evalúa el impacto de las actividades”.

¿En lo genético y explotación minera, sí es muy intensa la actividad? Eso no trasciende mucho.

“Sí. No trascienden mucho, es una información técnica, hay análisis, estudios científicos que muestran las diferentes patentes que se generan y de dónde provienen los recursos. La explotación de litio, de manganeso en los fondos marinos también se está dando”.

¿Cuál es ese impacto?

“Son grandes aspiradoras que van por el fondo succionando el sedimento para extraer los minerales y desechando toneladas y toneladas de sedimentos en la corriente, arrastrado por cientos de kilómetros de distancia, enterrando comunidades que están en los fondos. Sin embargo no tenemos directrices internacionales para evaluar el impacto, hacer que las compañías cumplan con regulaciones y mucho menos monitorear qué se hacen”.

¿Sí hay posibilidad de llegar a un acuerdo?

“Sí, hay grandes bloques que están a favor: Latinoamérica, un bloque europeo importante; a pesar de que gran parte de las compañías mineras y de recursos genéticos son de Europa, la Unión está tomando una posición muy decidida a favor. Tendremos un largo proceso de negociación, hay países no tan interesados en que eso pase, creemos que hay una mayoría a favor”.

¿Por qué es tan costosa la explotación de recursos?

“La tecnología involucrada la tienen tres o cuatro países. Eso hace que acceder a ese tipo de tecnología sea uno de los retos. Y uno de los capítulos del acuerdo es la transferencia tecnológica. Que los que tienen la capacidad de acceder para poder seguir haciéndolo tengan que facilitar tecnología a otros países. Obvio que la investigación y desarrollo de esas tecnologías es muy costoso, no todos los países lo han podido hacer y una vez que se tiene, la explotación en sí es relativamente sencilla, no tiene grandes complicaciones”.

¿Y la tecnología de pesca?

“Ahora en un barco pesquero sofisticado se pueden localizar bancos de peces en cualquier lugar, es dirigir las redes a esa zona. Sí hay una tecnología muy desarrollada dentro del sector pesquero de alta mar, las redes de arrastre son tan grandes que pueden caber 3 o 4 jumbos en ellas, para dar una idea de los motores y de los equipos, y eso se concentra en menos de 10 países que tienen esa capacidad”.

¿Decía que hay la posibilidad de establecer unas zonas que sean reservas en alta mar?

“Hay un esfuerzo que ha venido dándose en paralelo con el proceso de la comisión. Las Naciones Unidas encargó a la Convención de Biodiversidad de establecer un inventario de aquellas áreas de significancia biológica y ecológica en alta mar, y en los últimos 5 años se han desarrollado talleres técnicos en todas las regiones del mundo para establecer cuáles son esas áreas de particular interés. Ya hay un inventario, una lista, hay un depositario en las Naciones Unidas, que va a ser parte de los insumos para una eventual designación de áreas marinas protegidas en alta mar una vez que este acuerdo se alcance”.

Contexto de la Noticia

Antecedentes De La Convencion del Mar y el proceso para la alta mar

La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CDM, o Convemar) es uno de los tratados multilaterales más importantes desde la aprobación de la Carta de Naciones Unidas. Se aprobó en 1982 y entró en vigor en 1994 al ser ratificada por el país 60. Pero pese a sus 320 artículos, 9 anexos y dos acuerdos, no cuenta con mecanismos suficientes para garantizar una gestión coordinada en alta mar.

Por eso esa región, como dice Jorge Jiménez, de Marviva, “sufre la tragedia de los comunes, le pertenece a todos pero nadie se encarga de cuidarlo”. Por eso Naciones Unidas acordó en 2015 tratar el tema. Una comisión trabaja en ello y tendrá cinco reuniones, la tercera este mes. Tras el proceso se llevarán las recomendaciones a la Asamblea en 2018, que decidirá abrir negociaciones, proceso que debe tomar años. En los comités se analiza el acceso a los recursos genéticos, la transferencia de tecnología entre países, la necesidad de estudios de impacto ambiental para las actividades en alta mar y la necesidad de establecer áreas marinas protegidas en algunas regiones.

En un minuto Algunas acciones colombianas

La Comisión Colombiana del Océano tiene algunas actividades en la alta mar. Una de ellas es la investigación en la Antártida, con colaboración internacional, explicó Cristian Díaz, asesor. En las expediciones que se han hecho (la tercera está por terminar), se acumula información para distintos estudios, precisamente por la conexión de recursos biológicos y climáticos entre un sitio y otro.

Melissa Scheel, bióloga y también asesora de la CCO, informó que con Panamá y Ecuador se tiene una alianza para diferentes investigaciones, en asuntos pesqueros y de biodiversidad, mirando la conectividad de las especies a lo largo de ese corredor sobre el Pacífico, con estudios puntuales como, en el caso colombiano, sobre el estado del tiburón martillo, en asocio con la Fundación Malpelo.

Un recurso del que dependen millones de personas

Naciones Unidas prepara para junio la Conferencia sobre los Océanos. Y en uno de los documentos de trabajo recuerda que proveen proteína para 3.000 millones de personas y un modo de vida para 300 millones en pequeñas pesquerías, 90% de ellos artesanales.

Pero los océanos y recursos están amenazados por distintas actividades humanas. La polución y las basuras, 80% de ellas provenientes de las ciudades, comprometen la salud oceánica.

Un cuarto del dióxido de carbono liberado por acción humana es absorbido por los océanos, aumentando su acidez, afectando distintos ecosistemas y especies, como los coralinos.

Desde el comienzo de la Revolución Industrial, los océanos son ahora 27% más ácidos y las predicciones sugieren que a 2050 podría aumentar a 150%. Entonces, más del 60% de la biomasa marina podría ser afectada para bien o para mal por esas emisiones y el cambio climático, fuera de que 90% de los arrecifes coralinos estarán amenazados en 2030 si no se actúa.

El informe de la ONU para las discusiones reveló que prácticas de pesca destructivas, no reportadas y sin regulación aumentan las presiones sobre los ecosistemas y cerca de un tercio de todos los remanentes de todos los peces están por debajo de los niveles de sostenibilidad, cuando en 1974 esa presión afectaba al 10%.

“Esto le importa a toda la humanidad”,
expresó Isabella Lövin, ministra de
Cooperación Internacional de Suecia,
en la cita preparatoria para la Conferencia.

Áreas protegidas e impacto en la biodiversidad

Como las especies no conocen límites, lo que se hace en alta mar incide en las áreas marinas de los países y esa es una de las preocupaciones de diversas organizaciones, como la Alianza para la Alta Mar que agrupa 32, como Greenpeace, IUCN, Oceana, WWF y otras. Los recursos pesqueros disminuyen en las zonas costeras. Una de las acciones requeridas es el establecimiento de nuevas áreas protegidas, pues solo 1% de la alta mar es parte de una.

A finales de febrero, un artículo de Francisco Ramírez y colegas en Science Advances llamó la atención sobre seis áreas que detectaron con alta diversidad marina en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico severamente impactadas por la sobrepesca y el cambio climático.

lugares lejanos, pero se deben proteger

No solo en alta mar hay recursos biológicos y mineros. Hay tesoros que no pueden aspirar a la Lista del Patrimonio Mundial por una razón. Están en alta mar, lejos de cualquier jurisdicción nacional. La Unesco con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza explora aplicarles la Convención para la protección del patrimonio mundial. Estudian cinco: Domo Térmico de Costa Rica (Pacífico), hábitat y lugar de reproducción de numerosas especies amenazadas; Café de los tiburones blancos donde se reúnen en el Atlántico Norte; mar de los Sargazos (Atlántico), ecosistema en torno a una concentración de algas flotantes; Campo hidrotermal de la Ciudad Perdida (Atlántico), a 800 metros de profundidad dominado por monolitos de carbonato de hasta 60 metros de altura, y Atlantis Bank, isla fósil sumergida en el Índico.

Ramiro Velásquez Gómez

Los temas de la ciencia, la astronomía y el medio ambiente con énfasis en cambio climático son mis campos de acción periodística. Con vocación por el mundo de los pequeños felinos y la defensa animal.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección