Si cree que no es creativo, elimine ese pensamiento, así puede serlo

  • Hacer lluvias de ideas es una de las recomendaciones cuando se requiere solucionar un problema, de lo que trata la creatividad. FOTO: Pixabay
    Hacer lluvias de ideas es una de las recomendaciones cuando se requiere solucionar un problema, de lo que trata la creatividad. FOTO: Pixabay
Por Jonathan Montoya García | Publicado el 24 de enero de 2019

¿Qué hizo especial a Leonardo da Vinci? Que fue curioso, y eso lo llevó a hacerse preguntas, a formularse problemas y a encontrarles solución.

La reflexión la hace Ómar Muñoz Sánchez, doctor en estudios avanzados en comunicación, magíster en estrategia y creatividad y director del grupo de investigación-Epilión de la Universidad Pontificia Bolivariana.

La curiosidad es un principio básico de la creatividad, señaló él. Y además de ese rasgo, se necesita actitud, pues ser creativo comienza con sentirse así: si alguien no cree que lo es, definitivamente no lo logrará.

¿Y para qué ser creativo por estos días? La respuesta es contundente: es una de las 10 habilidades más importantes para conseguir cualquier empleo, señala Daniel Ricardo Muñoz, CEO y Co Fundador de DMi Innovación y Desarrollo empresarial. Además, en los próximos tres años será una de las tres primeras.

Ese dato lo confirma el Informe del Futuro del Empleo, realizado por el Foro Económico Mundial en 2018. Este describe que las tres principales destrezas requeridas en la Cuarta Revolución Industrial son la resolución de problemas complejos, el pensamiento crítico y la creatividad.

En las llamadas industrias creativas, como la moda, sobre la cual se habla por estos días en Colombiatex de las Américas, evento que se realiza hasta este jueves en la ciudad, sí que se necesita, ya que según el doctor Muñoz, busca resolver necesidades y solucionar problemas en los consumidores contemplando determinado tipo de materiales o contextos; en eso, entre otras cosas, deben pensar quienes crean en ese sector y eso los hace creativos.

Así como la moda, el cine, la publicidad, la arquitectura, la música, el software, y en general esas industrias creativas en las que los bienes y servicios están fundamentados en la propiedad intelectual, necesitan de personas imaginativas.

Y lo que ha pasado en los últimos años, resalta el magíster en estrategia y creatividad, es que los oficios que se desprenden de ellas se están articulando con otros, como la ingeniería. “Se están abriendo a otros conocimientos, y viceversa, con el fin de enriquecerse y generar innovación”, comenta. “Estamos en un presente en lo que todo se correlaciona, los arquitectos hablan del Internet de las Cosas o de casas inteligentes con controles de acceso biométricos”, cuenta Omar Muñoz.

¿Cuántos ingredientes?

Además de la actitud es fundamental poseer aptitudes específicas en el área a la que alguien se dedique, precisa el doctor Muñoz.

Hay personas a quienes les falta la primera porque desde niños se les dijo ‘usted no es creativo’, “se les limitó en su entorno”, asegura el doctor, y eso, finalmente genera bloqueos e inseguridades cuando se requiere la habilidad. Por esa razón, si alguien piensa que no lo es, debe eliminar esa creencia. “La creatividad no es un don”, asegura Muñoz Sánchez.

Si llega el momento en el que ya cree que es creativo y tiene toda la actitud, se puede empezar a fortalecer la observación, detenerse en los detalles porque estos permiten encontrar conexiones o información que otros no han hallado.

También se necesita pasión en lo que se hace, apunta el doctor, todo esto influye positivamente en la generación de ideas creativas.

Adicionalmente, sirve alguien que indique cómo “ejercitar” esa creatividad; así como en el gimnasio hay un entrenador que fomenta la actividad física, apoyarse en alguien que potencie esta habilidad, por ejemplo con un taller, es un adicional.

En casa o en el trabajo se puede empezar haciendo una lluvia de ideas cuando se necesita responder a algo siendo creativo, tal vez empezando a a aplicar esos consejos se llegue a ser un da Vinci.

Contexto de la Noticia

radiografía Una palabra joven

A Leonardo da Vinci o a cualquier otro genio no les dijeron que eran creativos porque la palabra no existía en esa época, cuenta el doctor en estudios avanzados de comunicación Omar Muñoz.

Lo usó, por primera vez, Joy Paul Guilford cuando dio una conferencia en 1952 titulada con ese sustantivo.

El término tiene, dice Muñoz, diversos significados, podría definirse, en general, como la capacidad de darle solución a un problema con lo que se tiene.

Que el término haya surgido en esa época, explica, no quiere decir que el humano es creativo desde los 50, sino “desde que es consciente y pensante”.

Jonathan Montoya García

Periodista de la Universidad de Antioquia. Interesado en temas de tecnología y cultura. Disfruto del cine y la música.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección