Doctor, hágame un bebé a la carta

  • El Cripsr es una herramienta simple, pero potente para editar genomas. Permite a los investigadores alterar fácilmente las secuencias de ADN y modificar la función de los genes. FOTO: Ernesto del Aguila III, NHGRI.
    El Cripsr es una herramienta simple, pero potente para editar genomas. Permite a los investigadores alterar fácilmente las secuencias de ADN y modificar la función de los genes. FOTO: Ernesto del Aguila III, NHGRI.
Helena Cortés Gómez | Publicado el 06 de febrero de 2018
Infografía
Doctor, hágame un bebé a la carta

¿Resucitar al mamut lanudo? ¿Editar un embrión humano? ¿Eliminar una especie entera que consideramos dañina? El descubrimiento más importante de los últimos cinco años es para muchos científicos el Crispr/Cas9, una técnica de edición genética con la que se puede cortar un pedazo del genoma para alterar o crear una nueva función.

Gabriel Bedoya, biólogo experto en genética y evolución humana de la Universidad de Antioquia, aseguró que “las técnicas de manipulación del material genético, que han pasado de la ficción a la realidad en medio siglo, hacen parte de la evolución de la especie. Un instrumento como Crispr/Cas9 puede servirle a la humanidad para salvar su especie cuando el medio ambiente sufra cambios tan drásticos que solo sobrevivan los editados”.

(Ver infografía a la izquierda)

Según Bedoya esto no es una entelequia, “es solo que la población humana no ha sido retada de verdad, de forma que tenga que dar una respuesta emergente. Entonces aparecerá la verdadera ética, que es ese principio altruista libre de parentesco, en el que prime la supervivencia de la especie”.

Este tipo de ciencia avanza mucho más rápido que los mecanismos de regulación que la rigen. Así que en los últimos años, varios científicos han asumido la misión de hacer que la mayor cantidad de personas entienda estas tecnologías y sus consecuencias.

Bedoya sostiene: “El sistema humano es tan complejo que las reglas de la ética formal no detienen los avances tecnológicos y lo que siempre aparece es la pregunta: ¿cuál será el destino de este mamífero en el planeta?”.

Crispr con mesura

Eliminar enfermedades como el alzheimer, el síndrome de down o algunos tipos de cáncer; modificar la estatura, el color de los ojos o las capacidades mentales son solo algunos ejemplos del poder que confiere la manipulación del ADN.

Las técnicas para cambiar controladamente los fragmentos del material hereditario existen hace más de 40 años; sin embargo, el desarrollo reciente del método Crispr/Cas9 enciende las alarmas en la comunidad científica. En 2015, antes de que se publicaran los estudios que involucraban el uso de herramientas para la edición genética que modificaran el ADN de embriones humanos, un grupo de prestigiosos biólogos, entre ellos Edward Lanphier y Fyodor Urnov, emitió un comunicado en la revista especializada Nature. En este hacían un llamado a la mesura y resaltaban la necesidad de construir normas que regularan estas técnicas.

El texto titulado No editen la línea germinal humana asegura que “las modificaciones genéticas humanas hereditarias plantean serios riesgos y los beneficios son tenues”.

Al modificar la llamada línea germinal, que comprende espermatozoides y óvulos, los cambios introducidos con Crispr en un individuo se transmitirían de generación en generación.

El dilema ético aparece. ¿Qué tal tener un bebé de diseño? ¿Qué tal si los futuros padres y los científicos decidieran juntos optar por esa vía? ¿Y qué tal si no? ¿Si mucha gente pensara que es una mala idea, pero otros familiares, colegas y amigos tomaran esa decisión?

Quienes estén a favor, en un par de años, podrían contratar a científicos por varios miles de dólares para modificar un completo panel de embriones humanos. Luego podrían usar pruebas genéticas, y predecir que uno de estos embriones sería el mejor de su serie.

Toda esa generación de niños modificados se apreciaría más saludable que la progenitora. Tendría menores costos en atención médica. Sería inmune a una gran cantidad de males, incluso al VIH-Sida y a enfermedades genéticas.

“Aunque para muchos esto suena genial, la mayoría de gente no podría evitar tener esa perturbadora sensación, un presentimiento de que hay algo que no está del todo bien”, aseguró el científico biomédico y escritor sobre células madre y genética Paul Knoepfler en una charla divulgativa.

Knoeplfler también se preguntó sobre cómo los gobiernos comenzarán a interesarse por la modificación genética. Niños así podrían ser más saludables, de esa manera, “si hay una generación que parece tener un menor costo en atención médica, es posible que los gobiernos comiencen a obligar a los ciudadanos a seguir esta vía. Miremos la ley china: un hijo por familia. Se cree que esto impidió el nacimiento de 400 millones de seres humanos. No está lejos que la modificación genética pueda ser algo que el gobierno exija”.

Si el diseño de bebés se hace popular en la era digital de videos virales y redes sociales, “¿qué tal si su diseño se considera una moda, y se vuelven las nuevas personalidades, algo así como los nuevos Kardashian?”, se cuestionó Knoeplfler.

¿Hasta dónde debería llevarse y a qué ritmo? ¿Se deberían modificar embriones humanos para eliminar características perjudiciales y añadir otras beneficiosas? La perspectiva es real y ya preocupa hasta a algunos de los primeros desarrolladores de esta tecnología.

Por esto hace varias semanas, el Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció que $ 65 millones se destinarán a proyectos de edición de genes, incluyendo cómo hacer que Crispr sea más seguro.

Últimas noticias del Crispr

En agosto de 2017, el investigador de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón (EE. UU.), Shoukhrat Mitalipov, y su equipo informaron que habían editado con éxito mutaciones perjudiciales de genes en embriones humanos.

Según un detallado informe publicado en Nature, los científicos señalaron que es posible corregir una mutación en el gen MYBPC3, el responsable de una enfermedad cardíaca hereditaria mortal, la miocardiopatía hipertrófica.

El equipo de Mitalipov introdujo una versión saludable del gen, pero encontraron que los embriones corregidos lo habían rechazado en la versión materna.

Esto es lo último en una serie de primeras ediciones de genes facilitadas por Crispr, que ha permitido a científicos, empresarios –incluso a estudiantes de escuelas– recortar, insertar y eliminar material genético con una precisión y facilidad sin precedentes.

Ya hay polémica y quienes cuestionan si la técnica realmente arregló una mutación genética como se afirma.

El origen de una nueva “raza” de humanos o que los padres puedan elegir las características físicas o mentales de sus hijos son algunas de las ideas que se tejen alrededor de este tema. También nace la esperanza de que estos avances puedan significar el fin de enfermedades que aquejan a gran parte de la población.

No se sabe qué tan lejos o tan cerca estamos de este paso. Ojalá que cuando llegue no sorprenda a los legisladores.

MITOS SOBRE LA MODIFICACIÓN GENÉTICA CON CRISPR

* Elimina el trastorno bipolar. Megan Hochstrasser, quien trabaja en el Instituto de Genómica Innovadora, aseguró al New York Times que cuando se trata de algo causado por una mutación genética se espera que sí, pero este no es el caso. Hay muchos genes asociados a la bipolaridad.

* Convierte un perro pequeño en un Gran Danés al editar sólo un par de genes de manera rápida. El mito está en creer que esto se podría lograr de un solo golpe. Para conseguir algo similar se requeriría tiempo, mapear el genoma completo de cada raza y editar una y otra vez.

* Permite que los padres se aseguren de que su bebé crezca para ser un genio con gran creatividad, tan pronto como los laboratorios de fertilidad sean legales. Quienes intenten vender inteligencia y belleza van a tergiversar la forma en que funcionan los genes.

* Legalización sin límites. Aunque solo ciertos tipos de modificaciones sean legales en un país, otros podrían optar por abordar la cuestión de manera diferente. Una ciudad podría llegar a ser tan permisivo como Ámsterdam en el consumo de marihuana, pero en la edición de genes.

* Dota de alas a un cerdo. Aunque esto suena interesante para muchos, la bióloga Ellen Jorgensen asegura en una charla Ted que “sería genial, pero miles de científicos están usando Crispr para hacer un trabajo más importante, como mejores modelos de enfermedades en animales”.

VERDADES SOBRE LA MODIFICACIÓN CON CRISPR

* Recientemente, usando un gen de coral, un joven de 13 años aprendió a cambiar el color de la bacteria E. coli en un curso de biología sintética enseñado en TheLab, en Los Ángeles, centro para aprender sobre la edición de genes en EE.UU.

* La posibilidad de que este nuevo sistema de procesamiento genético (Crispr), relativamente fácil de aprender, pueda utilizarse para dañar a las personas es una amenaza real. Alguien podría crear una versión de la viruela que sea resistente a las vacunas.

* Ya se creó un hongo que se pone oscuro de forma mucho más lenta. Al eliminar un poco de su ADN, científicos de la Universidad de Pensilvania crearon setas de hongos que no se doran tan fácilmente después de ser cortados en rodajas.

* En Estados Unidos puede conseguirse un kit para que casi cualquier persona pueda insertar un gen de una medusa en la levadura para hacerla brillar. Esto se hace desde hace tiempo, pero era más complicado antes de Crispr.

* Hace un mes científicos anunciaron la reparación de una mutación que causa una enfermedad mortal en un embrión humano. Si se demuestra seguro, los especialistas en fertilidad podrían ofrecer la opción de reparar el ADN de un embrión.

Este artículo fue inicialmente publicado el 17 de septiembre de 2017.

Contexto de la Noticia

Para saber más El Crispr/cas9 según la bióloga Ellen Jorgensen

“Al tratar de editar un genoma, primero se debe dañar el ADN. Este se presenta en forma de rotura de la doble cadena a través de la doble hélice. Luego entra en juego el proceso de reparación para convencer a los procesos que lo hacen de que realicen la edición que queremos, y no una natural. Así funciona. Es un sistema de dos partes. Existe una proteína Cas9 y algo que se llama un ARN guía. Me gusta pensarlo como un misil guiado. Entonces, la Cas9 es como un Pac-Man que quiere masticar ADN, y el ARN guía es la correa que está fuera del genoma hasta que encuentra el punto exacto en el que coinciden. La combinación de ambos se llama Crispr. Es un procedimiento que robamos a un sistema inmune bacteriano muy antiguo”.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección