Tras la huella de Norman Foster

  • El viaducto de Millau, el puente más alto del mundo.
    El viaducto de Millau, el puente más alto del mundo.
  • La renovación del edificio del Reichstag (parlamento alemán) famoso por su cúpula.
    La renovación del edificio del Reichstag (parlamento alemán) famoso por su cúpula.
  • Apple Park, la sede central de la empresa de la manzana.
    Apple Park, la sede central de la empresa de la manzana.
  • La sede del HSBC en Shanghái.
    La sede del HSBC en Shanghái.
  • 30 St Mary Axe, conocido como “el pepinillo”, caracteriza a Londres.
    30 St Mary Axe, conocido como “el pepinillo”, caracteriza a Londres.
  • El Gran Hall en el Museo Británico de Londres.
    El Gran Hall en el Museo Británico de Londres.
Publicado el 17 de enero de 2019

P uede estar dibujando algún boceto sentado en su yate, y luego estar sobre una montaña de nieve haciendo esquí de fondo como se ve en las fotos que comparte en su cuenta oficial de Instagram. Con 84 años, Norman Foster, fundador y presidente de uno de los estudios de arquitectura más famosos del mundo, Foster + Partners, se mantiene activo involucrado en proyectos que cambian entornos, perfilan ciudades y transforman la calidad de vida de las personas.

Egresado de Arquitectura, en la Universidad de Manchester, y con una beca de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, Foster emprendió su camino en la década del 60 cuando creó un pequeño estudio en el salón de estar de su casa, en Londres, junto a su primera esposa Wendy Foster. Durante 20 años compartió su visión con el inventor estadounidense R. Buckminster Fuller, a quien considera su mentor. Durante cinco décadas al frente de Foster +Partners, el enfoque sostenible del diseño ha sido una de las claves con la que ha creado importantes obras.

Además de innumerables distinciones a su trabajo, entre los que se destaca el Premio Pritzker (semejante en repercusión a un Nobel), la Reina Isabel II le entregó el título de Sir (Caballero) y el reconocimiento vitalicio, Lord Foster of Thames Bank.

Es reconocido por su visión futurista, su curiosidad inagotable y la pasión por la excelencia, como se revela Foster en la quinta entrega de la serie periodística Visionarios, que se publica en EL COLOMBIANO este domingo 20 de enero.

Contexto de la Noticia

ANÁLISIS Un arquitecto global

Alejandro Echeverri

Director URBAM, Universidad EAFIT

Loeb Fellow Harvard

“Tiene soluciones para todos los retos, de todos los tamaños, en cualquier lugar del mundo: Londres, Beijing, Panamá, Ruanda... La figura de Norman Foster retrata a un arquitecto global, el mas exitoso del Reino Unido, sin duda. ¿Por que su arquitectura es especial? Vamos a 1971 cuando se encontró por primera vez con quien él define como su mentor, el arquitecto americano Buckminster Fuller. Dice que en él encontró un referente del cual derivó su obsesión por la investigación, por la innovación estructural y constructiva. En su fe inquebrantable en la tecnología y en la eficiencia, en la búsqueda de lograr el máximo espacio con la mayor pureza técnica y el uso mínimo de materiales. Pero las obras de Foster tienen una ambición y un cambio de escala enorme comparadas a las utopías de Fuller. El reto para él ha sido mantener una línea de calidad y una actitud audaz, inmerso en la diversidad y el tamaño de sus encargos.

Dos buenos amigos de Medellín, Juan Vieira y Jorge Uribe, trabajan con él y han llegado a ser partners de su empresa después de un recorrido extraordinario, viaje que he seguido de cerca. Tengo la imagen grabada en mi mente de la primera vez entrando a su impresionante oficina a orillas del Támesis en Londres, en los años 90. Un solo espacio enorme de triple altura, para casi mil personas con mesas lineales todas iguales en dirección al río. Y al fondo, la rivera de la ciudad a través de una ventana de cristal infinita. “Norman sigue dibujando a mano, su libreta de sketches no la ha dejado nunca”. Me llama la atención que siempre mis dos amigos se refieren a él por su nombre de pila, con un tono cercano y de profundo respeto.

Conocí otra faceta de Foster. En 2015, en la Universidad de Harvard dio una conferencia magistral, el auditorio Piper estaba a reventar, en su mayoría por estudiantes ávidos de nuevos conocimientos, pero esta vez su tono y actitud fue para impresionar más que para transmitir. Al final, expuso su proyecto de nuevas estructuras de hábitat para la luna, e inmediatamente después, su supuesta solución a los inmensos problemas de los barrios informales de África e India. Ambos retos de una complejidad increíble, que exigen conocimientos especializados y opuestos. Y los explicó con una superficialidad sorprendente como haciendo una tienda de Apple. Pensando en los estudiantes, y en mis dos amigos, me salí del auditorio antes de terminar la conferencia.

Pero la buena arquitectura tiene un poder único. Tuve la oportunidad de disfrutar varios días, el año pasado, en el Gran Hall del Museo Británico, una cubierta asombrosa de cristal y acero que baña el patio central. Un diseño de Norman Foster concluido en 2000 que llenó de luz y de vida este edificio histórico. Y me acordé nuevamente del valor de sus obras, en la búsqueda de lograr el máximo espacio, con la mayor pureza técnica y el uso mínimo de materiales”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección