Esta es la palma más alta del mundo y es colombiana

  • Esta es la palma reportada como la más alta, de 59,2 metros en Tochecito, en un campo despejado. Es una de cera Ceroxylon quindiuense. FOTO BERNAL ET AL
    Esta es la palma reportada como la más alta, de 59,2 metros en Tochecito, en un campo despejado. Es una de cera Ceroxylon quindiuense. FOTO BERNAL ET AL
Por Ramiro Velásquez Gómez | Publicado el 29 de marzo de 2018
en definitiva

Muchas palmeras tienen rasgos llamativos, sea por su altura o algunas partes de gran tamaño. Entre las más altas hay varias que crecen sobre los Andes, como las palmas de cera.

Si existieran unos olímpicos de las plantas, Colombia ya tendría asegurado un oro: el de la especie de palma más alta.

Es que de las 2.600 especies de palma del planeta, solo 19 tienen alturas superiores a los 35 metros y dos se encuentran en Colombia.

Rodrigo Bernal, del Jardín Botánico del Quindío, junto a Blanca Martínez, de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, y María José Sanín, de la Facultad de Ciencias y Biotecnología de la Universidad CES, encontraron un individuo de Ceroxylon quindiuense, la palma de cera del Quindío que es el más alto de la Tierra: mide 59,2 metros.

Se encuentra en la Cordillera Central, en la región de Tochecito en Tolima, donde se halla la mayor población de palmas de esta especie. El artículo sobre estas especies fue publicado en el journal Palms.

Las demás

En general, también esa palma del Quindío es la especie más alta de todas, seguida por la caribeña Roystonea oleracea, que se queda con la medalla de plata, mientras la de bronce es para Pigaffeta elata y Pigaffeta filaris, de Indonesia.

Esta familia de plantas tiene varios récords notables: Raphia regalis tiene las hojas más largas mientras que Lodoicea maldivica da las semillas más grandes.

Las palmas andinas del género Ceroxylon, en particular la del Quindío, siempre se han destacado entre las más altas, aunque hay varias otras que sobresalen por su altura.

En el artículo, Bernal y colegas presentaron una revisión de las especies que han sido mencionadas por ser las más altas. Incluyeron solo las no trepadoras por las restricciones biomecánicas que presentan. Entre las otras algunos ratanes (mimbres) tienen alturas mayores. En 1990, por ejemplo, se reportó uno, Calamus manan, de 185 metros.

Se centraron en las que alcanzan más de 35 metros, considerando las coronas en la medición, no solo el tallo, lo que da una diferencia de 3 a 4 metros. Usaron fotos con una escala humana en la base, tomadas a gran distancia.

Datos

En el artículo documentaron 52 especies, 2 % del total de la familia, de 30 metros o más, pero solo 19 superando los 35.

La altura de muchas se basa en la descripción de la literatura científica, basada en estimativos en campo, por lo que deben ser interpretados con cuidado, pues hay una tendencia a la exageración (recuadro). En otros casos los botánicos hacen mediciones con instrumentos adecuados o se basan en individuos caídos de fácil medición.

La de cera del Quindío, ganadora del oro, tiene varias marcas. En 1858 se reportó una de 61 metros de altura y otra de 60 en 1879.

En el nuevo artículo Bernal y colegas presentan una de 59,2 metros, superando por 2,2 metros a R. oleracea, que crece desde las Antillas Menores hasta el nordeste colombiano. La P. elata y la P. filaris tienen más de 50, según descripciones de 1976 y 2008. Las demás están más atrás, con tres superando los 40 metros y las demás entre 35 y 40.

¿Por qué?

La pregunta que se hacen los investigadores es, ¿por qué hay especies tan altas? Bernal responde que no es sencillo encontrar una explicación pues este es un rasgo poco estudiado en plantas, a diferencia de los animales. El tamaño tiene un papel básico en la estrategia de vida: ¿cuánto invertir en levantar un tallo que resista el estrés mecánico? ¿Cuánto se ganará accediendo a una abundancia de luz?

Un estudio de Göldel en 2016 aportó luces. La altura media del tallo de las palmas es alta en paisajes alterados con dosel abierto, regidos por corrientes secas o calientes de climas glaciares. De las 19 palmas más altas, 17 prosperan en estos ambientes, pero hay excepciones.

La discusión queda abierta. Mientras, las palmas altas siguen meciéndose con el viento.

Contexto de la Noticia

Polémica Algo exagerados estos señores

El ojo puede jugar una mala pasada en materia de calcular la altura de una planta. Sin un método fiable, se cometen errores y eso les ha pasado a varios investigadores. Así, Bernal y colegas cuentan que Hughes, en 1750, desechó anuncios de ‘escritores de maravillas’ que reportaron individuos de R. oleracea en las Antillas Menores de 91,4 metros de altura. En realidad pueden alcanzar unos 57 metros. También exageró, y lo reconoció luego, André (1878) cuando reportó una palma de Ceroxylon quindiuense de entre 60 y 80 metros. Más tarde encontró la palma caída y medía 60 metros.

Otra probable exageración es la del reconocido científico Alexander von Humboldt y colegas (1816) que detallaron un individuo colombiano de Syagrus sancona de 36,6 a 45,8 metros.

Ramiro Velásquez Gómez

Los temas de la ciencia, la astronomía y el medio ambiente con énfasis en cambio climático son mis campos de acción periodística. Con vocación por el mundo de los pequeños felinos y la defensa animal.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección