No saque en internet el usted no sabe quién soy yo

  • No dar la cara en internet es una de las razones por las que muchas personas se sienten habilitadas para hacer comentarios sin filtro. FOTO: SSTUCK
    No dar la cara en internet es una de las razones por las que muchas personas se sienten habilitadas para hacer comentarios sin filtro. FOTO: SSTUCK
Por Jonathan Montoya GArcía | Publicado el 22 de junio de 2018
Infografía
No saque en internet el usted no sabe quién soy yo
en definitiva

Internet es una herramienta de doble filo para algunas personas, pues la libertad para opinar que promueve puede sacar comportamientos que en la vida fuera de línea no se manifiestan.

Auno de los colombianos que viajó hasta Rusia para disfrutar del Mundial le pareció una buena idea –luego expresó en público su arrepentimiento– grabarse con su teléfono móvil, acompañado de dos mujeres japonesas, a las que les indicó cómo decir palabras obscenas para referirse a sí mismas. No solo hizo el registro con su celular, también lo compartió en su cuenta de instagram, y como diría un francés: voilá, se volvió viral.

Las redes sociales o los espacios para opinar sobre el tema se volvieron un campo de batalla, unos lo defendían, otros lo atacaban, tal cual como sucede con las noticias políticas, el fútbol y la religión, que tantas pasiones despiertan frente a frente y, ahora, en las redes.

Allí cada usuario se convierte en un guerrero que defiende su causa y aunque sus armas no son más que palabras, se presta para la pugnacidad. Las posiciones antagónicas dejan como resultado: amigos eliminados, tuiteros que se dejan de seguir y expulsiones de chat familiares. El lenguaje y la actitud en plataformas y redes no solo une, también separa.

Según el profesor de psicología de la Universidad San Buenaventura, Andrés Felipe Marín, un área reciente de la psicología, la ciberpsicología, se está encargando de estudiar cómo es el comportamiento en los escenarios en línea y uno de los conceptos que se han ido desarrollando es la desinhibición online (en red).

Señala que esa idea explica por qué las personas, en ocasiones, se sienten habilitadas para hacer cosas en línea que no harían en el cara a cara, por ejemplo, insultar a otros. También la red los motiva a cometer acciones positivas, por ejemplo, unirse a una causa en plataformas como Change.org, acto de solidaridad que difícilmente demostrarían en la vida offline (fuera de la red).

El magíster en terapia de familia y de pareja, y cofundador de la organización Forjar Familia, Carlos Cano, precisa que esa actitud de descontrol se da por una despersonalización del trato, en tanto ninguno de los interlocutores está obligado a tener contacto visual o relación personal.

Ese fenómeno es reciente, lo ha impulsado el acceso a internet. “Demostrar actitudes como el respeto, la empatía y la solidaridad se tornan difíciles cuando se está hablando con alguien que no se ha conocido en la realidad”, dice Cano.

¿Y eso qué tiene que ver?

Es así, según él, porque lo único, en muchos casos, que alcanzamos a conocer de los contactos son sus perfiles (con su información y fotografías), y las interacciones se dan en razón de las ideas que se están exponiendo.

Esa es para Cano una diferencia con las conversaciones frente a frente, sobre todo entre familiares y amigos, pues cuando se dan están acompañadas de un imaginario real sobre esa persona, hay experiencias en común.

Lo anterior, indica el experto, permite que se contextualicen los mensajes que se reciben basándose en la imagen construida sobre ese alguien, y no solo en las palabras que este expresa en plataformas y redes sociales, de manera más básica y superficial.

Es muy común ver discusiones de alto calibre en los estados que los usuarios escriben en sus perfiles, en las noticias que los medios publican o que los usuarios comparten.

Cano dice que se dan de esa forma porque no hay un intercambio de ideas como en una tertulia, momentos en los que se establece una empatía o no, en los que se mira a los ojos, en los que hay un mayor conocimiento de quienes deliberan.

En redes sociales, en las páginas de los medios de comunicación, las personas leen una frase y juzgan, “como si eso fuera lo que define a quien dejó esa opinión, una simple declaración. Ese es el riesgo de la interacción en internet”, señala el psicólogo Cano.

Como estar en la calle

Un estudio hecho en Reino Unido, en 2016, por la compañía de investigaciones Demos, halló que cerca de 80.000 individuos, a nivel internacional, recibieron unos 200.000 tuits en los que se les insultaba usando la palabra puta. En la investigación se señalaba que un poco más de la mitad de quienes los escribieron era mujeres.

Adicionalmente, un trabajo de Pew Research (un centro de pensamiento estadounidense sobre comportamientos sociales), hecho en 2017, halló que el 41 % de los encuestados ha experimentado acoso en línea, y el 62 % lo considera un problema importante. Por esa razón, un 27 % decidió no publicar, mientras que un 13 % afirmó que dejó de usar uno de estos servicios tras presenciar cómo otros usuarios eran violentos.

Pero la misoginia (odio a las mujeres) no es el único mal que se evidencia en las redes, también la homofobia, la intolerancia religiosa y política. ¿Actuarían los usuarios que se expresan de formas violentas en la red de la misma manera en sus mundos offline o análogos?

Para el docente de psicología de la San Buenaventura, Andrés Felipe Marín, las personas tienen una identidad variable, “no somos homogéneos. Somos unos en un escenario y en otro distinto nos comportamos diferente”. Y no es que la gente tenga personalidades múltiples, aclara, o pase por estados psicóticos, simplemente no siempre es coherente. Así como alguien no es el mismo cuando está, por ejemplo, en la universidad, que en su hogar, tampoco actúa igual en Instagram que en Twitter.

Más causas

Las actitudes violentas cuando se discute con otros en internet se alimentan del temor que los humanos tienen de exponerse a la interacción directa, ya que en ella se evidencian sus errores, expectativas y miedos, explica Carlos Cano.

Al contrario, la vaga, que surge dejando un comentario en una noticia y cerrando la página de Facebook o tuiteando una opinión incendiaria, mitiga el miedo a interactuar profundamente y llena de valor a quien la deja. De esa manera, se hace imposible la solidaridad, el diálogo y la empatía, comenta el terapeuta, en particular, cuando las opiniones son contrarias a las del otro.

Por qué eres así...

Entre la variedad de comentarios ofensivos que circulan en redes y medios de comunicación en línea hay una característica común. El psicólogo Carlos Cano dice que es frecuente encontrar que en ellos se invalide a los demás, se ataque la ortografía con la que fueron escritos o las formas en la que se estableció la lógica en las frases. “Se pone en duda la inteligencia o virtudes del emisor”.

Algunos usuarios, por tener más títulos educativos o mayor poder adquisitivo, se sienten con autoridad moral para menospreciar las frases de otros e invalidar sus opiniones, pero eso se da más fácil en el mundo en línea que fuera de la pantalla.

“El asunto de confrontación depende del tipo de animal que somos los seres humanos, por eso el conflicto estará siempre presente, en redes sociales o sin ellas”, señala Andrés Felipe Marín. Con eso quiere decir que las relaciones humanas siempre serán conflictivas y que reconocerlo es clave.

Para él es evidente que los choques cambian en el mundo en línea por la reducción de la información que tenemos del otro. Por ejemplo, no hay tono, como en una conversación personal ni tampoco una retroalimentación de gestos faciales.

Ese fenómeno lo explicó el profesor de psicología de la Universidad Estatal de Dakota del Norte, Michael D. Robinson, en su estudio Cuando los individuos agresivos miran el mundo con mayor precisión. El caso de la sensibilidad perceptual a las expresiones faciales sutiles de la ira.

Allí señala que “cuando le dices algo hiriente a alguien, estás viendo expresiones que te indican que dejes de hacerlo. Así que si se ve angustiada cuando le dices algo malo, para la mayoría es una señal para dejar de ser agresivo”.

Cuando son conocidos

Redes sociales como Facebook conectan amigos y familiares. Sin embargo, esas relaciones se ven afectadas en ocasiones por los comportamientos online.

También ocurre en chats familiares de aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp. Para Cano hay una explicación y es que si comparamos el tiempo que interactuamos en pantalla, versus el cara a cara, hay uno que sobresale, y es la interacción facilitada por la tecnología.

Cómo hacer para pensar más allá de la situación online para que no se afecten conexiones cercanas, se pregunta el profesor Marín. La respuesta es identificando que detrás de las posiciones hay una persona, así esa idea suene para él a frase de cajón. “Si la gente reconociera que lo que se hace en redes sociales tiene efectos y por lo tanto es real, quizá no lo haría”.

Adicionalmente, el comportamiento en redes tiene consecuencias y cometerlas en ese contexto no es una forma de justificarlas, eso señalan los psicólogos. Por lo tanto, las soluciones a problemas que surjan en ambientes virtuales deben ser las mismas que en el plano offline, unas en las que se procure rescatar los vínculos que unen y no los que separan (ver Claves).

No ven la diferencia

Para una persona adulta comportarse de una forma en línea y de otra cuando no está frente una pantalla es más común que para un joven. Según el psicólogo, entre los grupos poblacionales son los adolescentes quienes más han naturalizado este tipo de comportamientos en las redes, pues ellos, más que otros, han crecido teniendo un mayor número de interacciones por medio de sus dispositivos que persona a persona.

Para Cano, ese trato cara a cara resulta extraño para los adolescentes. Según él, para los jóvenes es difícil detectar cuáles diálogos fueron por redes sociales y cuáles no, ya que las líneas entre lo real y lo virtual se desdibujan.

Lo cierto es que, adolescentes o no, como menciona Marín, aunque el comportamiento en línea sea diferente al cara a cara, el respeto por la diferencia no tiene plataforma. Olvidar esto puede salir costoso.

Lo que se cuenta en redes digitales lo ven personas que están más allá de un círculo de amigos. Un retuit o un mensaje compartido puede convertir una opinión hecha en un perfil discreto en una tema de discusión en las redes. Así le sucedió a Rosa María Miras, una española que perdió su trabajo en solo cuatro horas por desearle a la política Inés Arrimadas que la violentaran sexualmente.

Arrimadas conoció la opinión de la usuaria en redes y publicó un tuit, en el que señalaba que iba a denunciar a su agresora digital, y consiguió más de 22.000 me gusta. También logró que los usuarios que la defendieron se enteraran de que Inés, que era descrita por quienes la conocían personalmente como “una buena mujer”, trabajaba en una compañía a la que cientos de tuiteros enviaron mensajes pidiendo su despido. Esta los recibió y decidió sacarla. Inés sufrió las consecuencias de ser distinta en sus dos vidas, la offline y la online

Contexto de la Noticia

radiografía dos mundos paralelos

El sociólogo Zygmunt Bauman, creador de la noción de “modernidad líquida” (como describió a la sociedad en la que el cambio es lo único permanente), decía que vivimos en dos mundos diferentes. En el online (virtual), según dijo en una entrevista a El Clarín, se puede evitar lo que nos disgusta, lo diferente: “Basta con bloquear o dejar de seguir a alguien y las sensaciones desagradables desaparecen”. En el offline (la realidad), en cambio, “cuando uno camina por la calle, en Río de Janeiro, en Buenos Aires, en Venecia o en Roma, no se puede evitar encontrarse con la diversidad de las personas. Uno debe negociar la cohabitación con esa gente de otro color, religión o ideas”.

CLAVES QUé hacer si se pasó con un contacto

1
Reflexionar sobre cómo nos comportamos con esa persona de frente y asumir la misma actitud.
2
Buscar espacios en los que se desarrollen conversaciones de temas distintos a los que polaricen la relación.
3
Los conflictos que se generan en línea se deben resolver en el mundo fuera de la pantalla.
4
Cuando los vínculos cercanos son reales conviene volver al plano físico y pensar en cómo nació esa relación.
Jonathan Montoya García

Periodista de la Universidad de Antioquia. Interesado en temas de tecnología y cultura. Disfruto del cine y la música.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

TEXTUALMENTE

El insulto político en la prensa digital del país
Juan Carlos Acevedo
Doctor en Comunicación de la Universidad Nacional de La Plata (Argentina)

“En buena parte de los foros de los lectores examinados en este estudio se advierte una nítida polarización entre algunos de los usuarios más activos, que se injurian mutuamente. El foro del lector se convierte en cuadrilátero; los usuarios, en pugilistas que golpean con agravios y denuestos.

Los injuriantes...

Notas de la sección