<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Biblioteca de Itagüí mantendrá legado de Echavarría: las letras

  • La Biblioteca Diego Echavarría Misas recibe, en promedio, más de 1.300 visitantes al mes.FOTO JAIME PÉREZ

    La Biblioteca Diego Echavarría Misas recibe, en promedio, más de 1.300 visitantes al mes.

    FOTO JAIME PÉREZ

  • La Biblioteca Diego Echavarría Misas recibe, en promedio, más de 1.300 visitantes al mes. FOTO JAIME PÉREZ
    La Biblioteca Diego Echavarría Misas recibe, en promedio, más de 1.300 visitantes al mes. FOTO JAIME PÉREZ
  • Biblioteca de Itagüí mantendrá legado de Echavarría: las letras
  • Biblioteca de Itagüí mantendrá legado de Echavarría: las letras
JUAN PABLO RAMÍREZ C. | Publicado el 01 de septiembre de 2019

La liquidación de la Fundación Diego Echavarría Misas no marcará el final de la biblioteca. Esta es su historia.

Los más de 45.000 volúmenes que llenan los estantes de la Biblioteca Diego Echavarría Misas, vecina del Parque Obrero de Itagüí, incluyen verdaderas joyas bibliográficas. “Tiene unos tesoros que fueron seleccionados directamente por don Diego, quien siempre tuvo una devoción por los libros y la música clásica”, dice Hugo Alonso Sánchez, docente y asiduo visitante del acervo que fue inaugurado en 1945.

Fue en ese entonces cuando don Diego Echavarría Misas y su esposa, la pedagoga alemana doña Benedikta Zur Nieden, dieron apertura a la que sería la primera biblioteca pública del Valle de Aburrá.

“El señor Echavarría compró un lote, que para la época era una de las tantas fincas que tenía el municipio, y construyó la biblioteca de Itagüí siguiendo un modelo cultural europeo”, precisa Raúl Fernando Montoya, sociólogo y director ejecutivo de la Fundación Diego Echavarría Misas.

Y es que fue en sus travesías por la Europa de inicios del siglo XX que don Diego, como lo nombran hoy miembros y ajenos a la corporación que lleva su nombre, se hizo a unos referentes culturales que buscaría replicar en su oriunda Medellín y territorios cercanos.

Su impronta, que quedó inscrita en la homónima fundación, fue clara: formar a la ciudadanía desde las letras y representaciones artísticas. Hoy, 48 años más tarde de su fatídico asesinato, se sigue cumpliendo a través de la biblioteca que, aunque dejará de pertenecer a la fundación que se encuentra en proceso de liquidación, se mantendrá al servicio del público que por más de siete décadas ha formado.

La primera fase

Fue un domingo, el 13 de mayo de 1945, el día elegido por Echavarría para abrir las puertas de su biblioteca. En esa fecha, EL COLOMBIANO reseñó el acto con estas palabras.

“La próspera y hermosa ciudad de Itagüí tiene, pues, un día de fiesta con motivo de la inauguración de su biblioteca, una de las más completas y bien seleccionadas que existen en el departamento. Afortunado este municipio que ha sido objeto de tan excepcional obsequio por parte de un particular que no desconoce la función social del dinero y que ha dedicado su vida al cultivo de la inteligencia y a la delectación de las bellas artes”.

Por esos días, la biblioteca se convirtió en la principal novedad del que fuera un pueblo que, según reseña el sociólogo Montoya, tenía más industrias que viviendas y no superaba los 10.000 habitantes.

“Diego y Benedikta no solo trajeron los libros, sino que la biblioteca se convirtió en un punto de encuentro para diferentes representaciones culturales: había conciertos, veladas literarias, exposiciones... espacios que no eran habituales para la Itagüí de ese entonces, que era rural y mayoritariamente analfabeta”, dice Montoya.

En ese sentido, Juan Fernando Echavarría, sobrino-nieto de Diego, destaca que uno de los fines con los que su tío-abuelo trajo la biblioteca a ese recodo del Aburrá sur fue contribuir a la educación y el esparcimiento de los habitantes del municipio que nacía en torno a las fincas e industrias.

“Trajo artistas para que les enseñaran a las personas a dibujar, músicos para que pudieran conocer las obras de los clásicos, como Mozart y Beethoven, lo que se convirtió en una forma novedosa de acercarse a la población analfabeta, que para la época bordeaba el 50 % de los habitantes de Colombia”, expone Echavarría.

La Biblioteca Diego Echavarría Misas recibe, en promedio, más de 1.300 visitantes al mes. FOTO JAIME PÉREZ
La Biblioteca Diego Echavarría Misas recibe, en promedio, más de 1.300 visitantes al mes. FOTO JAIME PÉREZ

Financiando la expansión de la colección de la biblioteca desde los recursos familiares, vastos gracias al éxito en los negocios que tuvo Alejandro Echavarría, padre de Diego y fundador de la textilera Coltejer, para inicios de los años 70 el catálogo de la biblioteca de Itagüí alcanzó los 8.000 volúmenes y recibía cada vez más visitantes nuevos.

Sin embargo, en 1971 un inesperado giro truncó la vida del benefactor de los itagüiseños. “En ese año don Diego fue secuestrado, aún no se sabe con certeza por quién. Lo que sí está claro es que sus captores estaban extorsionando a su familia, y desde el principio Diego insistió en que no pagaran ningún rescate por él”, cuenta Montoya.

El 19 de septiembre de 1971 su cuerpo fue encontrado en el maletero de la limosina verde en la que solía desplazarse a su vivienda, el hoy Museo El Castillo, a Itagüí. No obstante, su partida no detuvo el avance de la biblioteca, que encontró en Benedikta a la líder de la expansión que la llevaría a su dimensión actual.

Un cambio de enfoque

Tras hacer el duelo por la pérdida de su marido, Zur Nieden tomó las riendas de la biblioteca para imprimirle su firma de docente y administradora: “Doña Benedikta asume la dirección de la Fundación Diego Echavarría Misas, creada para facilitar la gestión de recursos, y se apoya en la Escuela Interamericana de Bibliotecología para modernizar la biblioteca”, narra el sociólogo Montoya.

Con esta asesoría buscó incorporarle a la iniciativa, que hasta entonces era meramente filantrópica, un enfoque técnico que propendiera por darle orden al catálogo que tras casi cuatro décadas de servicio recibió una adición que lo llevó a superar los 10.000 volúmenes en 1980.

“A mediados de los ochenta había una demanda muy alta. Además, la biblioteca recibió la colección personal de don Diego, por lo que Benedikta hizo una gestión con el municipio para expandir la sede, y así fue como Itagüí le entregó en comodato la mitad del lote en el que está hoy, en la calle 48”, dice Montoya.

En complemento, bajo la dirección de Benedikta Zur Nieden, la biblioteca descentralizó sus servicios con el establecimiento de tres salas de lectura adicionales a la de la sede central, situadas en Las Asturias, el barrio Simón Bolívar y en una sala de la parroquia San Pío XII.

Las letras, el legado de Echavarría para los itagüiseños

Tres décadas de letras

Olga Valderrama llegó, sin quererlo, en 1990 a la sala de lectura de la biblioteca en el Pío XII. “Yo nunca me imaginé que iba a terminar trabajando de bibliotecaria. El cura de la parroquia me ofreció un puesto como secretaria, y de ahí pasé a atender la sala de lectura. A la semana me quería ir para mi casa. No entendía nada, pero seguí ahí y aprendí empíricamente”, cuenta.

La experticia que adquirió en la administración de la sala fue tal que con el cambio de milenio le ofrecieron atender a los visitantes de la sede principal de la biblioteca, en el Parque Obrero, y ella sin dudarlo aceptó esa labor que hasta el sol de hoy desempeña.

Tal es su conocimiento del acervo literario y de sus visitantes que le bastan pocas preguntas para recomendarles a los más nóveles un punto de partida para recorrer el laberíntico universo de historias que alberga la Biblioteca Diego Echavarría Misas.

“Yo les pregunto qué tema están buscando, y si me dicen que les gustan las historias de terror, sé que les puedo recomendar las obras de Agatha Christie, que tiene una muy buena narrativa de suspenso. Si me preguntan por autores colombianos, William Ospina y Gabriel García Márquez son los más habituales. Y también están los usuarios que nos visitan todos los días y saben moverse por sí solos por los estantes de la biblioteca”, contrasta Olga.

Ese es el caso de Rodrigo Vélez Ortiz, de 73 años y oriundo de Itagüí, quien de lunes a sábado ocupa sin falta una de las mesas del segundo piso de la biblioteca, en el que está la mayor parte de los volúmenes de la colección general.

“Yo vengo desde las 9:00 hasta las 3:00 de la tarde. Primero me gusta revisar la prensa local y nacional y, de vez en cuando, si me encuentro un libro que me llame la atención, lo hojeo un rato. El último que vi fue uno de matemáticas, publicado por la revista Life de Estados Unidos, que es uno de los que trajo don Diego Echavarría en el año 1962”, cuenta Rodrigo.

Él, que visitó por primera vez las instalaciones de la biblioteca en los años 50, cuando apenas era un niño de kínder, aún encuentra refugio en la Fundación Diego Echavarría Misas, y espera que la entrada en liquidación de la institución no represente el cierre del que considera su segundo hogar: “La clausura de la biblioteca sería una pérdida gravísima para Itagüí”, concluye.

Las letras, el legado de Echavarría para los itagüiseños

Un paso al costado

Ante las cargas económicas que le representa hoy a la familia Echavarría mantener la que fuera la consentida de don Diego, desde hace dos años comenzó el proceso de liquidación de la fundación y todos sus activos.

“El programa de la biblioteca es uno que tiene más altos costos operativos, mucho personal, y de muy difícil gestión de recursos”, dice Montoya.

Fue eso lo que los llevó a tomar la decisión de legarle la gestión de la Diego Echavarría Misas a la Fundación Universidad de Antioquia.

“Decidimos entregarle la bandera a otra organización con el compromiso de que continúe con la misión que hasta ahora nosotros hemos promovido: involucrarse con el territorio a través de la cultura” concluye el director.

Aunque el proceso ha sido largo y aún no hay una fecha definitiva para el cambio de mando, una cosa está clara: la biblioteca seguirá siendo un lugar de puertas abiertas.

en definitiva

Tras 74 años al servicio de Itagüí, la Fundación Diego Echavarría Misas dejará de existir. Sin embargo, su biblioteca y aportes a la cultura prevalecerán en el municipio del sur metropolitano.

Juan Pablo Ramírez Carrasquilla

Periodista profesional y atleta aficionado. Hago preguntas para entender la ciudad.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Por fin Sabaneta ampliará la 43 A, su gran cuello de botella

  • La obra estará dividida en tres tramos y tardará alrededor de tres años, según el alcalde de Sabaneta. La nueva vía tendrá andenes de dos metros de ancho y una ciclorruta. FOTO Edwin Bustamante
    La obra estará dividida en tres tramos y tardará alrededor de tres años, según el alcalde de Sabaneta. La nueva vía tendrá andenes de dos metros de ancho y una ciclorruta. FOTO Edwin Bustamante
Sabaneta por fin ampliará la 43 A, su cuello de botella
Publicado hace 6 horas

Contexto de la Noticia

Paréntesis el padecimiento ciudadano

Los vecinos de Sabaneta son quienes han llevado del bulto ante el incumplimiento de la ampliación de la 43 A. Marta Galeano, quien vive hace 40 años en Sabaneta, señaló que la congestión en esta vía ha sido progresivo. “Empezó hace 15 años, más o menos, pero cada vez está peor. La alcaldía lleva mucho tiempo prometiendo, entonces poco creemos”, dijo. Rocío Emilse Montoya, presidenta de la Asociación de Juntas de Acción Comunal de Sabaneta, contó que la constante congestión les ha traído problemas de ruido, además de más contaminación, lo que ha desencadenado en problemas de salud.

Miguel Osorio Montoya

Comunicador Social-Periodista de la UPB. Redactor del Área Metro de El Colombiano. Entre los géneros periodísticos me inclino por la crónica.

Sergio Fajardo no se deja sacar de la carrera presidencial

  • El candidato Sergio Fajardo considera que el fallo de la Contraloría, por ahora, no lo saca de la contienda electoral. FOTO Camilo Suárez
    El candidato Sergio Fajardo considera que el fallo de la Contraloría, por ahora, no lo saca de la contienda electoral. FOTO Camilo Suárez

Si las obras se paralizan e Hidroituango no entra en 2022, ¿hay riesgo de racionamiento en el país?

  • Cuando entre a operar con sus ocho unidades y genere 2.400 megavatios, el proyecto hidroeléctrico generará el 17% de la energía del país. Eso es lo que está en vilo. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
    Cuando entre a operar con sus ocho unidades y genere 2.400 megavatios, el proyecto hidroeléctrico generará el 17% de la energía del país. Eso es lo que está en vilo. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

Fallo de la Contraloría pone en jaque a Hidroituango

  • Con corte a junio 30 de 2021, el valor invertido en la construcción del proyecto asciende a $13,1 billones. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
    Con corte a junio 30 de 2021, el valor invertido en la construcción del proyecto asciende a $13,1 billones. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
Publicado hace 6 horas

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES el fallo también abre un frente judicial

Cuando el Consejo de Estado inaplique el control de legalidad, algunos implicados tomarán el camino judicial con una cascada de tutelas y de acciones de nulidad y restablecimiento del derecho. Lo que alegarán es la vulneración del debido proceso, en cuanto al derecho de defensa: a ser oído, a intervenir y a controvertir pruebas, pues consideran que la Contraloría no permitió contestación alguna durante las dos instancias. Este es un proceso largo, de al menos cinco años, aunque con la presentación de la demanda los implicados pueden pedir la suspensión provisional del efecto del fallo.

Prepárese: Corte de agua este fin de semana en Girardota, Copacabana y Bello

  • Los cortes en el servicio de acueducto empezarán el sábado 27 de noviembre e irán hasta la madrugada del lunes 29. FOTO CARLOS VELÁSQUEZ
    Los cortes en el servicio de acueducto empezarán el sábado 27 de noviembre e irán hasta la madrugada del lunes 29. FOTO CARLOS VELÁSQUEZ
Jacobo Betancur Peláez | Publicado hace 6 horas
Jacobo Betancur Peláez

Comunicador social y periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana, especializado en la investigación de temáticas locales. También cubro temas relacionados con salud, historia y ciencia.

¿Símbolos de la memoria están condenados al olvido?

  • ¿Símbolos de la memoria están condenados al olvido?
  • 1. Fuente de la vida, escultura instalada en honor a las víctimas de los 12 apóstoles en Yarumal. 2. Monumento en memoria de los niños masacrados por el F2 en 1992. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
    1. Fuente de la vida, escultura instalada en honor a las víctimas de los 12 apóstoles en Yarumal. 2. Monumento en memoria de los niños masacrados por el F2 en 1992. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
Publicado hace 6 horas

El busto que desde hace 11 años honraba en el parque de Ituango la memoria de Jesús María Valle, cuya defensa de los derechos humanos le costó la vida en 1998, fue desmontado hace dos semanas ante el desconcierto de pobladores y la promesa del alcalde Mauricio Mira de construir un nuevo monumento que sí represente la memoria del abogado pues, según dijo, el actual parecía más una ridiculización que un homenaje.

En medio de la indignación por el hecho, líderes sociales y activistas señalaron que el busto de Valle no era el único símbolo de memoria en problemas. En Yarumal, la escultura “Fuente de la vida” en honor a las víctimas del grupo paramilitar “los 12 apóstoles” que actuó en connivencia con fuerzas del Estado, ha sido vandalizado y convertido...

ESTE CONTENIDO ES EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES
Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.

“Las instancias para los condenados con el fallo se agotaron”: vicecontralor Julián Mauricio Ruiz

  • Julián Mauricio Ruiz, vicecontralor de la República. FOTO CORTESÍA
    Julián Mauricio Ruiz, vicecontralor de la República. FOTO CORTESÍA

Joven universitario que desapareció en Envigado ya está con su familia

  • Federico Hoyos es un estudiante universitario de Envigado. FOTO: CORTESÍA FISCALÍA.
    Federico Hoyos es un estudiante universitario de Envigado. FOTO: CORTESÍA FISCALÍA.
Jacobo Betancur | Publicado el 26 de noviembre de 2021
Jacobo Betancur Peláez

Comunicador social y periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana, especializado en la investigación de temáticas locales. También cubro temas relacionados con salud, historia y ciencia.

“Decisión pone en riesgo continuidad de las obras”: CCCI sobre fallo de Contraloría

  • Actualmente el proyecto Hidroituango completa cerca de un 86% de su construcción. FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ.
    Actualmente el proyecto Hidroituango completa cerca de un 86% de su construcción. FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ.
Jacobo Betancur Peláez | Publicado el 26 de noviembre de 2021
Jacobo Betancur Peláez

Comunicador social y periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana, especializado en la investigación de temáticas locales. También cubro temas relacionados con salud, historia y ciencia.

Prórroga contractual de Hidroituango quedó en cuerda floja tras fallo de Contraloría

  • Con corte a junio 30 de 2021, el valor invertido en la construcción del proyecto asciende a $13,1 billones. FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ.
    Con corte a junio 30 de 2021, el valor invertido en la construcción del proyecto asciende a $13,1 billones. FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ.

Menor de edad falleció en accidente con camión en Barbosa

  • En la zona industrial de Belén no hubo heridos, pero sí graves destrozos. FOTO: CORTESÍA DENUNCIAS ANTIOQUIA
    En la zona industrial de Belén no hubo heridos, pero sí graves destrozos. FOTO: CORTESÍA DENUNCIAS ANTIOQUIA
El Colombiano | Publicado el 26 de noviembre de 2021
Notas de la sección