<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Con diseños listos, avanza reconstrucción de San Pío X

  • En el lugar en el que antes estaba la parroquia, la comunidad y los sacerdotes adaptaron una carpa para realizar las misas y los grupos de oración. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
    En el lugar en el que antes estaba la parroquia, la comunidad y los sacerdotes adaptaron una carpa para realizar las misas y los grupos de oración. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
Por DANIELA JIMÉNEZ GONZÁLEZ | Publicado el 27 de mayo de 2019
en definitiva

El año pasado, la iglesia San Pío XIII se desplomó. El techo se hundió y muchos objetos, entre ellos los osarios que ya fueron recuperados, quedaron bajo los escombros. Siguen la reconstrucción.

Hace siete meses que la parroquia San Pío X en Itagüí quedó hecha escombros, cuando el desplome del techo arrastró consigo paredes, ventanas, vigas y puertas. Luis Alberto Alzate, habitante del sector, todavía cree que fue un milagro que nadie muriera, todo gracias a que el sacerdote Pedro Pablo Agudelo escuchó el crujido de la estructura antes de que se viniera abajo.

Aunque hoy no hay muros en el lote de 1.300 metros cuadrados en el que durante 70 años existió la iglesia, lo que sí hay es sillas, carpas y misas todos los días. Como dice el sacerdote Daniel Gómez, la ausencia de un templo no ha impedido que allí continúen los matrimonios, los bautizos y los grupos de oración.

“El lugar que adaptamos lo llamamos ‘la tienda del encuentro’”, dice el párroco, “muchos incluso pensaron que en Semana Santa no íbamos a hacer nada porque no veían muros. Pero sí la tuvimos”, indica.

Sin embargo, el trabajo de reconstruir la iglesia continúa y los sacerdotes de San Pío X acaban de presentar ante la Junta de Arquitectura de la Arquidiócesis de Medellín dos propuestas de diseño que están pendientes de aprobación por parte del arzobispo.

Mientras la Arquidiócesis elige uno de los diseños y da luz verde a la construcción, la comunidad sigue recolectando dinero para financiar los arreglos. No ha sido sencillo, añade Gómez, pero se hacen bazares, rifas y hasta se llenan alcancías.

Aún no hay una cifra exacta de cuánto podría costar la intervención, pero añade Gómez que el costo sería superior a los mil millones de pesos. Si todo sale bien, en agosto estarían comenzando las obras.

“A veces la gente nos dice que no ven que se haga nada, ni que se pongan ladrillos”, concluye el sacerdote, “pero no hay que desesperarse, estamos en la parte de planeación y a la espera de la aprobación de los diseños”.

¿Y los osarios?

Con el colapso del templo se derrumbaron, también, las lápidas y marcas de los casi mil osarios que la parroquia protegía. Algunos también cayeron entre las ruinas. El sacerdote Gómez explica que, para recuperarlos, se hizo un trabajo exhaustivo con Campos de Paz y se adecuó un espacio para resguardarlos mientras se construye la iglesia.

Ningún osario está perdido, dice el párroco, porque las cenizas estaban todas marcadas. Lo que sí tienen son restos óseos sin identificar, bien conservados al interior de sus cofres, pero sin certeza de a quién pertenecen.

“Este es un llamado a las familias para que vengan y sepan que aquí están los osarios, necesitamos que los reconozcan. Las cenizas están marcadas, pero tenemos algunos restos que no estaban señalados y al caerse parte del techo se destruyeron algunas lápidas”, dice Gómez.

La familia de Luis Alberto Alzate era una de las que mantenía su osario en la parroquia. A pesar del impacto, y de los rumores, dice Alzate que con las cenizas que allí guardaban no hubo ningún problema. “El de nosotros no sufrió y sigue ahí, los tienen guardados hasta hacer el templo. Antes me parece mucha gracia que no haya habido ningún inconveniente”.

Óscar Darío Muñoz, secretario Jurídico de Itagüí, recordó que el municipio no puede realizar en San Pío X una inversión directa por tratarse de un bien privado. A pesar de eso, la administración ha acompañado a los sacerdotes y a la comunidad con el trámite de permisos, como la orden de demolición definitiva y la de reubicación de los osarios.

“Hicimos unas reuniones, pero por tratarse de un privado no podemos hacer más que un acompañamiento”, concluyó.

Contexto de la Noticia

ORIGEN UN Desastre anunciado

El miércoles 3 de octubre de 2018 la oficina de Gestión del Riesgo de Itagüí dictaminó que el templo San Pío X debía ser evacuado por el mal estado de la estructura. Desde el 25 de septiembre el párroco Pedro Pablo Agudelo había comenzado a notar grietas en los muros, fisuras que luego siguieron creciendo mientras el sacerdote pasaba los días en reuniones de evaluación con expertos de la alcaldía y la Arquidiócesis de Medellín. El colapso era inminente y, para el 7 de octubre al mediodía, el techo de la Iglesia se desplomó sin dejar ningún herido. “Nuestros antepasados construyeron este templo, nosotros lo reconstruiremos”, fue la consigna que abanderó la causa.

Daniela Jiménez González

Periodista del Área Metro. Me interesa la memoria histórica, los temas culturales y los relatos que sean un punto de encuentro con la ciudad en la que vivo, las personas que la habitan y las historias que reservan.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección