<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Demoler el edificio Altos del Lago en Rionegro tardará 2,9 segundos

  • El edificio fue evacuado el 15 de febrero de 2017. FOTO ESTEBAN VANEGAS
    El edificio fue evacuado el 15 de febrero de 2017. FOTO ESTEBAN VANEGAS
Por VANESA RESTREPO y DIEGO ZAMBRANO BENAVIDES | Publicado el 03 de mayo de 2019
en definitiva

La demolición del edificio requiere evacuar a 1.500 personas de los alrededores. Tras quedar inhabitado por orden de la Alcaldía de Rionegro, pasaron más de 2 años para conocer su destino.

Los cálculos de Atila Implosiones son precisos: 2,9 segundos tomará demoler el edificio Altos del Lago, en Rionegro. Esto sucederá hoy a las 10:00 a.m. y según manifestaron algunos propietarios, la mayoría de ellos ni siquiera contempla estar cerca para ver cómo se derrumbarán sus hogares.

La demolición estuvo enredada por un recurso judicial interpuesto por parte de los dueños que pedían no descartar la posible repotenciación. La primera fecha fijada por la alcaldía local para el derribamiento fue el 28 de marzo, luego se aplazó para el 9 de abril. Finalmente, tras superar la suspensión del juzgado, llegó el día: 3 de mayo.

Por más de dos años quienes invirtieron sus ahorros allí han vivido entre la tristeza y la angustia. El 15 de febrero de 2017, las 10 familias que ocupaban Altos del Lago fueron evacuadas y la unidad nunca más fue habitada.

Tres propietarios nos contaron cómo llegaron al proyecto de 18 pisos y 116 apartamentos (60 terminados), que se convirtió en el primer edificio con fallas en Rionegro.

Un mes de “tranquilidad”

Jhon Jairo Parra iba a cumplir apenas 30 días de haberse pasado a su apartamento cuando la alcaldía le notificó, a él y a otros 9 vecinos, que tenía dos días para salir de allí.

De septiembre de 2016 a enero de 2017 terminó de arreglarlo, pues se lo habían entregado en obra gris, y luego se mudó con su esposa e hija, cuando solo habían otros dos propietarios en el edificio.

“No imaginaba que de la queja que puso una vecina, con el fin de presionar a la constructora (Soluciones Integrales en Construcciones Civiles S.A.S.) para que terminaran rápido algunas obras, estallaría la problemática y encontrarían fallas estructurales”, reveló.

Parra dice que a diferencia de Bernavento o Space, en Altos del Lago no eran tan evidentes las grietas. De todas formas, antes de desembolsar su plata en el banco, preguntó en Planeación, donde le aseguraron que todo estaba en orden y entonces decidió invertir sus ahorros.

“No sirvió para nada, porque igual terminamos pagando arriendo en otro lado y el crédito hipotecario que igual lo siguen cobrando”, expresó.

Su esperanza es una demanda en contra de la Alcaldía de Rionegro, que presentó junto a otros 19 propietarios, por omisión a la hora de otorgar licencias en este tipo de proyectos.

También espera que el lote sirva, aunque sea mínimamente, para reparar económicamente a los afectados.

“No queremos ver el final”

En uno de los tres apartamentos que compraron Francisco Cardona y su hermana, él pensaba vivir con su esposa; los otros eran para negocio.

Por fortuna, afirmó, pagó las deudas y hoy no tiene créditos bancarios. Sin embargo, las ilusiones se fueron al piso mucho antes que la demolición, al punto que no se aventuraría con otro apartamento ni regalado.

Su hermana fue hospitalizada cuando recibió la noticia de que Altos del Lago tenía fallas estructurales; pero eso sí, señaló Cardona, desde ese mismo momento no gastó más energía y ni siquiera consideró que el edificio pudiera ser repotenciado. “Si está malo no hay nada que hacer”, dijo.

Aunque no planea estar cerca para ver cómo caerá, lo paradójico es que tendrá que ver el lote vacío cuando haya ocurrido la demolición, pues su casa queda a menos de 40 metros del que iba a ser su nuevo hogar.

José Jesús Rendón, quien en 2015 se libró de las deudas con el banco y prefirió pagar préstamos a conocidos, también siente tristeza pues en uno de los dos apartamentos que compró planeaba vivir con su hijo de crianza.

Por cuestión de días, quizás menos de una semana, relató, estuvo a punto de que le entregaran uno, pero la cita se enredó y luego llegó la evacuación.

“Las personas que otorgaron las licencias y los responsables de la construcción defectuosa son personas malas, pero yo guardo la esperanza de no perder todo el capital, me queda la fe y a eso me voy a aferrar”, confesó Rendón .

Contexto de la Noticia

Vanesa Restrepo

Periodista. Amo viajar, leer y hacer preguntas. Me dejo envolver por las historias.

Diego Zambrano Benavides

Periodista de la Universidad de Antioquia interesado en temas políticos y culturales. Mi bandera: escribir siempre y llevar la vida al ritmo de la salsa y el rock.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección