<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La historia de los bombardeos contra el Clan del Golfo ajustó 30 muertos

Van cuatro ataques en Ituango y el norte del Chocó. Antes de los operativos hubo tres años de debate.

  • Además de las 10 bajas producidas en el último bombardeo en la zona rural de Ituango, Antioquia, se decomisaron 10 fusiles, un lanzagranadas, municiones y material de intendencia. FOTO cortesía
    Además de las 10 bajas producidas en el último bombardeo en la zona rural de Ituango, Antioquia, se decomisaron 10 fusiles, un lanzagranadas, municiones y material de intendencia. FOTO cortesía
Por: Nelson Matta Colorado | Publicado el 10 de febrero de 2022
15
años de existencia tiene el grupo ilegal Clan del Golfo o Autodefensas Gaitanistas.

Para bombardear el campamento del Clan del Golfo en Ituango, no solo se requirió concretar información sensible de inteligencia y absoluta precisión en el ataque; también tuvieron que pasar tres años de debates sobre si en Colombia era apropiado combatir al crimen organizado con esta clase de arsenal destructivo.

El más reciente episodio ocurrió el pasado 1 de febrero en la vereda El Socorro del citado municipio antioqueño, tal cual informó EL COLOMBIANO. La Fuerza Aérea descargó bombas en una ladera del Nudo de Paramillo, destruyendo el campamento y matando a 10 presuntos delincuentes.

Aunque aún se trabaja en la identidad de los muertos, las autoridades suponen que eran integrantes de los frentes Rubén Ávila y Julio César Vargas, enviados a la frontera de Antioquia con Córdoba por parte de “Gonzalito”, miembro del estado mayor del cartel narcotraficante.

Su misión era, al parecer, retomar algunas áreas que han perdido sus enemigos de “los Caparros” y apoderarse de corredores de movilidad para el narcotráfico que usan el Eln y las disidencias de las Farc, según datos de Inteligencia.

¿Estatus político?

La historia detrás de los bombardeos al Clan comenzó con una intensa polémica el 3 de noviembre de 2015. En la madrugada, los bombarderos de la FAC redujeron a cenizas un área campamentaria en la selva de Unguía, Chocó, cerca al sector El Peye, aniquilando a 12 supuestos delincuentes.

Desde el punto de vista operacional, este tipo de ataque parecía ser la opción más lógica: había campos minados, por lo que una incursión por tierra era muy riesgosa; además, los difíciles factores climáticos y topográficos, sumados al armamento pesado de los rivales (que podía derribar aeronaves), hacía que un desembarco de tropas por helicóptero fuera imposible.

Después de la explosión de las bombas, estallaron las críticas contra la Fuerza Pública. En ese entonces, los lineamientos para combatir al Clan se basaban en los Convenios de Ginebra sobre DIH (1949) y la Convención de la ONU contra la Delincuencia Organizada Transnacional del 2000 (Convención de Palermo), con las respectivas normas que los incorporaron a la jurisprudencia nacional.

Con base en esos documentos, el Estado colombiano clasificó a las grandes organizaciones ilegales de dos maneras: “actores armados del conflicto interno”, como las Farc, Eln y Auc, a los cuales se combatía militarmente y con apego al DIH; y “bandas criminales” (bacrim), como el Clan del Golfo, “los Rastrojos”, “los Paisas” y “Renacer”, que se atacaban policialmente y, en consecuencia, no había autorización explícita para bombardearlas.

La cuestión que rondó a la opinión pública fue si al bombardear al Clan se le estaba dando estatus de “actor del conflicto”, un reconocimiento que el cartel siempre había buscado y autoproclamaba en sus comunicados.

También se rumoró que el bombardeo fue un “mandado” desde La Habana, donde se realizaban las conversaciones de paz entre el Gobierno y las Farc, pues esta guerrilla exigía acciones contundentes contra las facciones neoparamilitares.

El entonces director de la Policía, general Rodolfo Palomino, trató de enmendar la situación declarando que en el campamento destruido había miembros del Eln que trabajaban en compinchería con el Clan. Una mentira que pocos creyeron, porque en aquellos días, igual que ahora, esos grupos estaban inmersos en una violenta confrontación.

Aun así, con los tentáculos del Clan expandiéndose por la nación, había que encontrar una manera de sustentar normativamente estas operaciones, y los fiscales y asesores jurídicos del Ministerio de Defensa se concentraron en ello.

Letras explícitas

Las disertaciones políticas y jurídicas sobre el caso de Unguía produjeron un primer avance con la Directiva de Fiscalía 003 de diciembre de 2015, “por medio de la cual se establecen pautas para la persecución penal de crímenes de guerra”.

Allí se estableció que “la imputación de un delito de guerra no genera un cambio en el estatus de las partes” y se determinaron los elementos para definir qué es un grupo armado organizado: que tenga una estructura de comando; habilidad para ejecutar operaciones militares organizadas; un cierto nivel logístico y disciplinario; y habilidad para que un solo vocero hable por el grupo”.

El 22 de abril de 2016 el Mindefensa expidió la Directiva Permanente 015, en la que expuso “los lineamientos para caracterizar y enfrentar a los Grupos Armados Organizados (GAO)”.

En este documento se actualizó la estrategia de lucha contra las bacrim (2011), considerando que había grupos que excedían el nivel de hostilidades y, en consecuencia, se debían combatir militarmente. Y especificó que “la aplicación de la presente directiva no les concede estatus político”.

También definió a los GAO como los grupos que están “bajo la dirección de un mando responsable, y ejerzan sobre una parte del territorio un control tal que les permita realizar operaciones militares sostenidas y concertadas”.

Este marco jurídico autorizó a las Fuerzas Militares, cuando fuere necesario, para emplear a fondo “todas sus capacidades”, lo cual incluye operaciones Beta (bombardeos aéreos).

La Directiva Permanente 016 de 2016 del Mindefensa creó el Centro Integrado de Inteligencia contra los Grupos Delictivos Organizados y Grupos Armados Organizados (CI2-GDO/GAO), con oficiales de todas las FF.MM. y la Policía. Tiene como tarea, entre otras, inventariar a los GAO.

Los primeros de la lista fueron el Clan del Golfo, el Eln, las disidencias de las Farc, “los Puntilleros” y “los Pelusos”; luego añadieron a “los Caparros”.

La Ley 1908 del 2018 definió los criterios para la judicialización de los GAO, así como los requisitos necesarios para aquellos grupos que deseen someterse a la justicia; no obstante, hasta ahora ninguna organización de este tipo se ha sometido de forma colectiva.

Treintena de muertos

Con esta batería de leyes, se creyó que las bombas lloverían a granel; sin embargo, a la fecha solo se han ejecutado cuatro operaciones Beta contra el Clan, incluyendo las reseñadas de Unguía (2015) e Ituango (2022).

El segundo ataque ocurrió el 1 de agosto de 2020 contra otro campamento en Acandí, Chocó, en el que murieron cinco presuntos integrantes.

A los nueve días (10 de agosto) se produjo otro en la vereda Santo Tomás, de Ituango, que dejó tres muertos.

En total, las bombas le han quitado la vida a 30 miembros del GAO. No se descarta que sean más, porque a veces las explosiones reducen a cenizas los cuerpos, quedan sepultados entre toneladas de tierra removida o son extraídos del área de impacto por sus compinches, indicaron fuentes judiciales.

Aunque esta capacidad letal no ha frenado las acciones del Clan, sus combatientes tienen claro que una base en el monte podría desaparecer en un abrir y cerrar de ojos

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección