<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Violaciones y robos, los mayores flagelos de los migrantes

Venezolanos, cubanos y haitianos denunciaron a EL COLOMBIANO las agresiones que padecen al llegar a Panamá.

  • El camino es tan difícil que muchas veces deben dejar en el camino sus pertenencias. Algunos llegan solo con la ropa que tienen puesta. FOTOs manuel saldarriaga.
    El camino es tan difícil que muchas veces deben dejar en el camino sus pertenencias. Algunos llegan solo con la ropa que tienen puesta.
    FOTOs manuel saldarriaga.
  • Los migrantes cargan agua y otras provisiones para soportar el paso de seis días por el Tapón del Darién. Sufren de desidratación y algunas heridas causadas al caminar.
    Los migrantes cargan agua y otras provisiones para soportar el paso de seis días por el Tapón del Darién. Sufren de desidratación y algunas heridas causadas al caminar.
  • La Loma es la primera subida que se encuentran los migrantes en el camino a la frontera con Panamá. Este lodazal es una de las trochas más duras para los migrantes.
    La Loma es la primera subida que se encuentran los migrantes en el camino a la frontera con Panamá. Este lodazal es una de las trochas más duras para los migrantes.
  • El cruce por el Tapón del Darién genera lesiones a los migrantes por tanto caminar. Las jornadas diarias pueden ser entre 10 y 11 horas de caminatas con descansos cortos.
    El cruce por el Tapón del Darién genera lesiones a los migrantes por tanto caminar. Las jornadas diarias pueden ser entre 10 y 11 horas de caminatas con descansos cortos.
  • Al llegar a la frontera colombo-panameña, los migrantes tratan de ocultar entre sus pertenencias el dinero que llevan para sobrevivir hasta lograr su paso a Estados Unidos.
    Al llegar a la frontera colombo-panameña, los migrantes tratan de ocultar entre sus pertenencias el dinero que llevan para sobrevivir hasta lograr su paso a Estados Unidos.
Por javier alexander macías | Publicado el 01 de noviembre de 2021

Al llegar a Metetí, el primer pueblo de Panamá en el que hay un campamento para refugiados, el cubano José González no salía del asombro y tuvo que tragarse los reclamos atorados en la garganta desde que pisó territorio panameño, luego de cruzar por seis días la espesa selva del Tapón del Darién.

Al frente suyo, uno de los integrantes de la Guardia de Panamá les daba las instrucciones para ingresar al campamento, pero José, que se ufana de nunca olvidar un rostro, identificó al militar y lo señaló para sí mismo como el que le quitó su dinero y otras pertenencias cuando ingresaba a Panamá después de cruzar la frontera con Colombia.

“La cosa estuvo muy dura. Mataron a dos cubanos y a un haitiano de otro grupo, y violaron a dos venezolanas. La Policía...


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección