<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El cuerpo perdido que enreda a Medicina Legal

  • En las instalaciones de Medicina Legal, en Medellín (foto) se perdieron los restos óseos del señor Gildardo Ochoa. FOTO Juan antonio sánchez
    En las instalaciones de Medicina Legal, en Medellín (foto) se perdieron los restos óseos del señor Gildardo Ochoa. FOTO Juan antonio sánchez
javier alexander macías | Publicado el 16 de septiembre de 2019

La angustiosa espera de 20 días que soportó Gustavo en el 2014 para hallar el cadáver de su abuelo Gildardo Ochoa Arenas, desaparecido en junio de ese año, se convirtió en una larga pesadumbre que ajusta 1.825 días aguardando a que Medicina Legal le diga, de una vez por todas, qué pasó con los restos de quien en vida fue como su padre.

Las preguntas por saber ¿dónde está? ¿Qué pasó con su cuerpo? ¿Por qué nos mintieron?, le espantan el sueño y, en medio del insomnio, recuerda sus días de infancia allá en la finca en Santa Bárbara, Antioquia, donde se crió con sus abuelos.

“A mí la plata no me importa, a mí lo que me importa es saber dónde está el cuerpo de mi papito y que Medicina Legal dé un resultado exacto. Que diga: ‘estos fueron los resultados y acá esta el cuerpo’, pero eso no se sabe”, reclama.

La historia se remonta a hace cinco años. Su abuelo, de 83 años de edad, ciego y con lagunas profundas en su memoria, se perdió uno de esos días en que salía a caminar. Nunca regresó.

Ante su ausencia prolongada, amigos y familiares salieron en su búsqueda. Lo hallaron 20 días después al lado de una quebrada. Era parte de su cuerpo, astillado por la intemperie y los animales carroñeros, estaba cubierto con la camisa a cuadros y el pantalón café que usaba en sus largos recorridos por su vereda.

“Medicina Legal recoge los restos, lo llevan a Santa Bárbara y allí le hacen el proceso para establecer que sí es mi papito”, cuenta Gustavo.

Se perdió el cuerpo

La antropóloga Carolina Ruiz fue la profesional designada por Medicina Legal para realizar la revisión de los restos óseos del señor Gildardo.

Con la rigurosidad que le exige su profesión, la doctora Ruiz dio instrucciones a su asistente para sacar el cadáver e iniciar con el proceso de identificación. Explica la antropóloga que lo que quedaba del cadáver había permanecido en la cava del 10 al 14 de julio de 2014, por lo que era pertinente ponerlo a temperatura ambiente para que empezara a secarse y así facilitar su análisis.

Cumpliendo con el protocolo, su asistente dispuso los restos mortales del señor Gildardo en la mesa de disección N.o 10 y estos fueron puestos en una bolsa roja y con la rotulación respectiva para ser examinados, como señala el expediente conocido por EL COLOMBIANO.

“Pero me llamaron de urgencia porque habían llegado 12 cuerpos —seis hombres y seis mujeres— del Chocó, después de unos combates. Entonces procedí a atender este caso y cuando regresé a la mesa, ya el cuerpo no estaba”, recuerda la antropóloga.

Así registró medicina legal la defunción del señor Gildardo (Facsímil 1).
Así registró medicina legal la defunción del señor Gildardo (Facsímil 1).

Con el sentido de la responsabilidad carcomiéndole la conciencia, y su ética personal y profesional cuestionada, Carolina Ruiz empezó a indagar qué había pasado con ese cuerpo que desapareció sin dejar rastro. Preguntó al auxiliar, a sus compañeros de Medicina Legal, a sus jefes sobre el hecho, pero no obtuvo respuesta. Era como si la muerte hubiese venido por lo poco que quedaba de don Gildardo para llevarlo a la eternidad, si es que esta existe.

Sin respuestas claras, y con una acusación disciplinaria y judicial a cuestas, la antropóloga Carolina Ruiz fue despedida de Medicina Legal. Con su reputación cuestionada no consiguió trabajo en cinco años. Su vida, hasta ese entonces tranquila, se convirtió en un infierno del que solo logró salir hace un año por un fallo de la Procuraduría.

Un engaño a la familia

La espera por tener los restos de don Gildardo se hizo larga. Los días se estiraron tanto, que los hijos y demás familiares vieron pasar años sin saber de su padre y abuelo.

Con la angustia cercándoles los pasos, uno de sus hijos empezó a reclamarle a Medicina Legal los restos del señor Gildardo. Ante las respuestas negativas, él mismo envió un derecho de petición en el que reclamaba los documentos y fotografías del levantamiento del cadáver.

Una tarde, de esas tranquilas que solo se viven en los pueblos, Quebin Fabián Mejía Muñoz, director de Medicina Legal, región Noroccidente —con sede en Medellín—, llamó a la puerta. Viajó hasta ese municipio a entregarles las cenizas del señor Gildardo.

“Mi tío les dice: ‘nosotros a ustedes no les dimos la facultad de cremarlo’, y ellos le responden que por equivocación cremaron el cuerpo, pero mis tíos no lo aceptan”, recuerda Gustavo.

Esa entrega de cenizas quedó registrada en el Oficio 287-2014, en el que Mejía Muñoz reconoce que los huesos fueron cremados, pero que “a la fecha no se tenía conocimiento exacto de los mismos (sic)”, además, que dicha explicación fue entregada a una de las hijas en compañía de la personera municipal (ver facsímil 1).

Frente al presunto fraude, Javier Oviedo, presidente del Sindicato de Medicina Legal, expresó que el doctor Quebin Fabián Mejía Muñoz debería haber sido sancionado junto a su esposa, Karen Cristina Arango Alzate, quien firmó un acta de defunción sobre un cuerpo que misteriosamente desapareció de una mesa de disección de Medicina Legal (ver facsímil 2).

Facsímil 2.
Facsímil 2.

En el documento, la doctora Arango Alzate señala en la “opinión pericial” que la causa del deceso sería una muerte natural.

“Fue engañada la familia, fueron sancionados dos funcionarios injustamente y no pasa nada. En ese entonces sin cuerpo, el director regional, que está actualmente en la entidad, le dijo a su esposa que sacará un dictamen, que hiciera un informe de necropsia. Ellos lo hacen, identifican un cuerpo pero no sé cómo lo hacen si no lo había, y llenan un certificado de defunción con el nombre del señor diciendo que la muerte era natural”, dice Javier.

Agrega que a Medellín fue la actual directora de Medicina Legal, Claudia Adriana del Pilar García Fino, quien para la fecha se desempeñaba como subdirectora de Servicios Forenses y viajó a la capital antioqueña en compañía del entonces director Carlos Valdés (renunció a la entidad luego de reconocer errores en la autopsia realizada al excontroller del consorcio Ruta del Sol II, Jorge Enrique Pizano, muerto al consumir cianuro), quien en un video conocido por EL COLOMBIANO, reconoce la pérdida de los restos óseos de Gildardo Ochoa.

Así se perdieron los restos

En el expediente disciplinario que se le abrió a Carolina Ruiz quedó consignado que en uno de los videos de seguridad, del 15 de julio de 2014, se ve salir a un funcionario de Medicina Legal con una bolsa “de la cual se puede colegir contenía un elemento pesado siguiendo las reglas de la sana crítica y vemos cómo ocurre en la mañana en que fue dejada la evidencia en la mesa 10”.

En el mismo documento se reseña que al recinto en el que se encontraba el cuerpo, ingresó uno de los funcionarios de Medicina Legal con un funerario y una camilla vacía y, seis minutos después, salió desconociéndose lo que sucedió en el interior del salón.

“JJGA (iniciales del nombre, quien no autorizó publicarlo), de la oficina de sistemas, testificó que la revisión a los videos sí se hizo por parte de los procesados. Manifiesta que le consta haber visto este ingreso, lo cual les pareció raro según su versión, y que luego no apareció el registro fílmico en la fecha y hora anotadas en la primera observación. Llama la atención que el lapso observado fue entre los días 15 y 18 y luego al mirar este mismo lapso, no aparece el evento señalado por estas tres personas”, registra el documento.

Más allá de la confusión, en un video de la indagatoria en el proceso disciplinario conocido por EL COLOMBIANO, el director seccional de Medicina legal de Medellín, Germán Cadavid, aseveró: “lo que nosotros creemos es que esos restos se perdieron junto con esos deshechos biológicos”.

Ante las dudas por lo sucedido, desde Medicina Legal tienen pocas respuestas. Mediante el oficio 1080-DG-2019, señalaron que el caso fue judicializado por responsabilidad patrimonial contra la entidad, en proceso impetrado por familiares del fallecido a quienes el Instituto pagó la indemnización de perjuicios, en cumplimiento de una decisión que ahora constituye cosa juzgada.

“La Procuraduría Segunda Delegada para la Moralidad Pública, con radicado No. IUSE- 2019 -073570-/IUC-D-2019-1248772, adelanta una averiguación disciplinaria relacionada con esos hechos y esta Dirección General no hará pronunciamiento ante los medios de comunicación mientras el ente de control adelanta las diligencias disciplinarias de su competencia”, respondió la directora Claudia Adriana del Pilar García Fino.

El señor Gildardo Ochoa.
El señor Gildardo Ochoa.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS jep ordenó investigar otro caso

La Justicia Especial para la Paz, JEP, ordenó a Medicina Legal recopilar y enviar a este tribunal toda la información necesaria sobre la pérdida de dos cuerpos exhumados en la comuna 13 en el sector La Escombrera. Igualmente, la JEP le solicitó a la Fiscalía General de la Nación y a la Procuraduría para que investiguen penal y disciplinariamente la pérdida de dos muestras de tejido tomadas de esos cuerpos.

Javier Alexánder Macías

Amo el periodismo, y más si se hace a pie. Me encantan los perros, y me dejo envolver por una buena historia. Egresado de la Universidad de Antioquia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección