<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La extraña desaparición del niño Neyker en Providencia. ¿Se lo llevaron extorsionistas?

El niño se acostó en la noche del domingo en su cuarto y no amaneció en su cama.

  • A Neyker se le perdió el rastro el domingo en la noche o en la madrugada del lunes. La foto se publica con autorización de sus familiares. FOTO: Cortesía.
    A Neyker se le perdió el rastro el domingo en la noche o en la madrugada del lunes. La foto se publica con autorización de sus familiares. FOTO: Cortesía.
  • Neyker en su cumpleaños 10. FOTO: Cortesía.
    Neyker en su cumpleaños 10. FOTO: Cortesía.
Javier Alexander Macías | Publicado el 15 de junio de 2022

La noche del pasado domingo parecía ser una noche tranquila en la familia Livingston, en la isla Providencia. Tras un día de juegos, el niño Neyker Livingston, de 10 años de edad, se despidió de su abuela Gloria McNish Hugson y se fue a dormir.

Como cada noche, Neyker dejó la luz encendida de su cuarto para conciliar el sueño. De esta forma lograba exorcizar los fantasmas que rondan por su cabeza después de las conversaciones infantiles con sus amigos de la isla. Antes de dormir, su abuela Gloria le dio instrucciones para el día siguiente.

“Como ella tenía que salir al otro día a hacer unas diligencias, le dijo que todo quedaba listo. Le explicó que el jugo quedaba hecho, que quedaba con el celular cargado por si necesitaba hablarle y que quedaba la ropa y la camisa ordenados para ponérselas después del baño”, relató a EL COLOMBIANO su tía Luz Marina Livingston.

Al día siguiente, y con las primeras luces del amanecer, uno de los obreros que trabaja en la reconstrucción de la Isla de Providencia tras el paso devastador del huracán Iota, fue hasta la vivienda de la mujer por los alimentos que ella les prepara. En ese momento ella fue hasta la habitación del pequeño Neyker para despertarlo, pero su niño no estaba en la cama.

Todo estaba intacto

Ante la ausencia de Neyker, su abuela dio aviso a sus familiares. Lo más extraño es que en el cuarto todo estaba intacto, tal cual lo había dejado ordenado en la noche anterior la abuela del niño. Los zapatos y la camisa estaban en la mesa de noche, unos al lado de la otra, y el cuarto estaba en perfecto orden, tal como lo mantenía Neyker.

No había signo de violencia o de que alguien hubiera estado en el sitio y haber revolcado todo en su afán por llevarse al niño. Sin embargo, la familia del niño Neyker cree que alguien se lo llevó por la ventana.

“Cuando la abuela se dio cuenta de que él no estaba, miró la puerta principal y estaba trancada por dentro. En la casa todo estaba en perfecto orden. Creemos que alguien se lo llevó por la ventana, y era alguien que mi sobrino conocía porque él no salía con nadie extraño, no se iba sin permiso. Además, no era capaz de salir por la noche por el temor a la oscuridad y tampoco era capaz de saltar una ventana de dos metros de altura”, dice Luz Marina.

Desde ese instante toda la familia, y la isla entera en solidaridad, se volcó en la búsqueda de Neyker. Lo han buscado en la casa de los amiguitos, pese a que, dice su familia, no era un niño de salir sin permiso. Lo han buscado en los sitios de juego, aunque estos espacios se reducen solo a la cancha y los alrededores, pues Neyker es un aficionado al fútbol.

“Lo único que creemos es que se lo llevaron, y la persona que lo hizo conocía muy bien la casa, porque el cuarto del niño es el del fondo y hasta allá llegó in hacer ruido ni levantar sospechas”.

La única pesquisa

El padre de Neyker es un joven que trabaja picando piedra para venderle a los constructores encargados de la reconstrucción de Providencia. Cuando fue indagado por sus familiares sobre la ausencia del niño, él solo atinó a decir que “hace dos meses recibió una llamada de unos hombres que le pedían dinero a cambio de no afectar a su familia”.

La familia de Neyker presionó al hombre para que les dijera si estaba metido en negocios raros (de narcotráfico), algo que se ha vuelto común en la isla, pues esta ha sido escogida por los carteles de la droga como una ruta para sacar la cocaína al exterior. Pero la respuesta del padre de Neyker fue que “el se rompía el lomo picando piedra y no estaba en nada raro”, y manifestó el asunto de las llamadas extorsivas.

La familia del niño Neyker continúa con su búsqueda. En estas noches y días eternos, en los que lo han buscado en cada rincón posible, los recuerdos del pequeño les da el aliento para no desfallecer. Lo recuerdan como el niño que siempre ocupa el primer lugar en la escuela, amoroso con su abuela y siempre con un balón en la mano. Mientras lo buscan, sus familia pide que a la isla manden un equipo profesional de investigadores, porque allá en Providencia “la Policía no tiene ni para tomar unas huellas”.

$!Neyker en su cumpleaños 10. FOTO: Cortesía.
Neyker en su cumpleaños 10. FOTO: Cortesía.

Si quiere más información:

Javier Alexánder Macías

Amo el periodismo, y más si se hace a pie. Me encantan los perros, y me dejo envolver por una buena historia. Egresado de la Universidad de Antioquia.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección