<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Huellas que ayudan a la reconciliación

  • 120 Víctimas del conflicto armado, entre ellas civiles y excombatientes, han participado en los talleres con técnicas novedosas para el perdón y la reconciliación. FOTO Fundación Prolongar.
    120 Víctimas del conflicto armado, entre ellas civiles y excombatientes, han participado en los talleres con técnicas novedosas para el perdón y la reconciliación. FOTO Fundación Prolongar.
Por ricardo monsalve gaviria | Publicado el 13 de agosto de 2019
120

personas han participado en los talleres realizados en Caquetá y Antioquia.

en definitiva

Una fundación que trabaja con víctimas del conflicto armado aplicó con un grupo de personas sobrevivientes una metodología de reconciliación basada en una técnica japonesa de reparación.

Kintsugi es una técnica japonesa que se utiliza para reparar las fracturas en una cerámica y que, además, resalta esos arreglos como parte de su filosofía con el fin de enmarcar y elevar la historia y la belleza del objeto.

Pues bien, esa técnica, que por lo general solo se utiliza en porcelanas, es aplicada en Colombia para la reparación y reconciliación de las víctimas del conflicto armado, en especial de aquellas que sufrieron algún trauma físico.

La Fundación Prolongar, con ayuda de Usaid (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), adelanta este proyecto. Ya tuvo una primera experiencia con víctimas en Florencia, Caquetá, y hace varias semanas adelanta trabajos en Antioquia, donde se han reunido varios grupos de trabajo compuestos por víctimas civiles, policías o militares y excombatientes de grupos armados ilegales en proceso de reincorporación. El programa fue denominado “Encuentros Improbables”.

“En la primera etapa que fue de autoreconciliación, cada uno de los sobrevivientes reparó un objeto quebrado. En ese ejercicio, se curó asimismo en el sentido de que reflexionó cuáles son sus heridas y fracturas, pero también esos pegamentos que le han permitido a esa persona volver a reconstruirse”, explica María Elisa Pinto, directora ejecutiva fundación Prolongar.

Esta persona añade que en la siguiente parte, ya cuando se está de frente con las otras personas, se reflexiona sobre las fracturas que se tiene como sociedad y cuáles pueden ser los pegamentos para volver a unir esas piezas separadas.

“Hicimos grupos de cinco y seis personas entre los que se encontraban los excombatientes y civiles. Entre todos reconstruyeron un plato quebrado y se reflexionó lo que se puso para esa reparación. Todo esto ha sido una metáfora muy valiosa”, agregó María Elisa.

La experiencia

El 26 de julio de 2002, una bala disparada desde un fusil le partió en dos la vida de Gloria Urrego, una de las cientos de víctimas que dejó la guerra entre las milicias de la guerrilla y la Fuerza Pública en la Comuna 13 de Medellín.

El proyectil atravesó el estómago de Gloria y dañó su médula, desde entonces su cuerpo, de la cintura para abajo, está totalmente paralizado.

Confiesa que ha participado en muchos procesos en los que ha tenido un apoyo físico y sicológico para superar su tragedia. Dice que había perdonado, que se sentía más fuerte, pero que la reconciliación era algo que no tenía contemplado hasta este momento.

“Esto fue algo muy gratificante y nos ayudó a sanar por dentro, sacar ese rencor y resentimiento que teníamos del conflicto armado. Primero me reconcilie conmigo y después con las otras personas”, dice Gloria.

Sobre la experiencia con la cerámica quebrada esta víctima asegura que sintió “como si hubiera sido yo, porque yo quedé en pedazos y no pensé que me pudiera reconstruir. Cuando pegaba pieza por pieza vi reflejado como ha sido mi recuperación y me di cuenta que se puede apostar a un perdón y reconciliación”.

¿Realmente sirve?

En diálogo con EL COLOMBIANO, Andrés Casas, científico comportamental de la Universidad de Pennsylvania y quien se encuentra evaluando los resultados del proyecto “Encuentros Improbables”, concluyó que este tipo de espacios, a parte de ser de vital importancia, deben ser medidos por su impacto.

“En el país desde hace décadas la intuición ha guiado el gasto de billones de dólares y no hay mucha evidencia empírica del impacto de este tipo de iniciativas en la construcción de paz o en la reconciliación, sobre todo en la vida cotidiana de las personas que viven estos proyectos. Tradicionalmente se miden con indicadores de gestión, pero no de cambio comportamental”, asegura.

Andrés argumenta que en los talleres con las víctimas se encontraron “avances positivos” con varios significados. “Por ejemplo, se han reducido los niveles de posible estrés relacionados con quedarse pensando en episodios de la vida que generan preocupación para algunos grupos, menos preocupación por el futuro y menos molestia por cosas que pasan inesperadamente”.

Culmina el experto afirmando que “a partir de estos pilotos en grupos pequeños, se pueden diseñar estrategias de impacto masivo con mayor intensidad en ciudades que es donde la gente menos conoce la guerra pero más se opone a la paz y a la reconciliación”.

Contexto de la Noticia

En un minuto Andrés Casas U. de Pennsylvania

¿El resultado puede ser el mismo para las personas que participan sean excombatientes o civiles?

“No es igual, pero es positivo para todos los grupos. Por ejemplo 9 de cada 10 da cuenta de

haber empleado alguna técnica cuando tiene tensión o frustración en las relaciones con otros. Los miembros de la Fuerza Pública y sus acompañantes reflejan los más altos niveles de

actitudes de reconocimiento al otro. El grupo de personas en proceso de reincorporación

también se nota más abierto al reconocimiento de los otros. Sin embargo, los civiles reflejan

mayor resistencia”.

Ricardo Monsalve Gaviria

Periodista. Magíster en Comunicación de la Defensa y los Conflictos Armados de la Universidad Complutense de Madrid

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección