<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los golpes al Ejército que le propinan sus propios soldados

Nuevos hechos ilegales que involucran a militares, se suman a los escándalos de la institución.

  • Los últimos hechos ilegales, presuntamente cometidos por soldados, ocurrieron en Nariño y Risaralda. FOTO Edwin Bustamante
    Los últimos hechos ilegales, presuntamente cometidos por soldados, ocurrieron en Nariño y Risaralda. FOTO Edwin Bustamante
Publicado el 25 de junio de 2020

Aún sin salir del asombro causado el pasado 17 de junio por la muerte de un perrito que un soldado lanzó por los aires en una base en Nariño, ayer el país presenció un nuevo escándalo hecho por militares: un grupo de troperos fue acusado de presuntamente violar a una indígena de 12 años de edad en zona rural del municipo de Pueblo Rico, Risaralda.

En el caso de Nariño ya hay una judicialización contra los presuntos involucrados; en lo ocurrido en Risaralda, la Fiscalía abrió ayer una investigación por este acto, que habría ocurrido el pasado 22 de junio y fue denunciado por la misma comunidad indígena ante la opinión pública.

El ente acusador confirmó que son ocho los militares que estarían involucrados, y que ya obtuvo el tesimonio de la víctima y de otras 25 personas que “pudieron tener conocimiento sobre este hecho”.

Los dos acontecimientos violentos fueron rechazados no solo por el comando general del Ejército sino también por la Presidencia de la República. “A mí me duele que se señale a miembros de la Fuerza Pública de haber cometido una violación de una menor indígena, pero vamos a ir hasta el fondo de las investigaciones y si nos toca estrenar con ellos la cadena perpetua, la vamos a estrenar”, aseveró el presidente Iván Duque.

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez dijo que el Gobierno no dejará sola a la niña. “La Fuerza Pública está para proteger a los ciudadanos, y un acto aberrante de esta naturaleza debe tener agravantes de la responsabilidad”, añadió.

Por su parte, el general Eduardo Enrique Zapateiro, comandante del Ejército, recordó mediante un comunicado que “el respeto y protección de los derechos humanos es una política institucional absoluta, con énfasis en la protección especial de los menores de edad, en la que prevalecen sus derechos”, por esa razón ordenó que se investigue lo sucedido.

Un año de polémicas

Ante el presunto acto de la violación de la menor de edad, el general Luis Mauricio Ospina Gutiérrez, Comandante de la Quinta División, la cual pertenece a la jurisdicción donde ocurrieron los hechos, expresó en rueda de prensa que “el Ejército no tiene este tipo de comportamientos. Nuestros soldados están capacitados y entrenados precisamente para un comportamiento y acercamiento adecuado. Esa tropa fue relevada”.

Este tipo de hechos se suma a escándalos de corrupción, chuzadas ilegales, seguimientos irregulares a periodistas, políticos y otras personas, que han estallado recientemente.

Para Juan Carlos Ortega, analista del conflicto armado, este tipo de acciones violentas que llevan a cuestionar la integridad de una institución como el Ejército, puede presentarse porque a pesar de que a los militares se les brinda un adoctrinamiento de respeto a los derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario, DIH, algunos se centran solo en beneficios personales descuidando el compromiso que juramentaron de brindar protección a las comunidades.

“En los casos de corrupción que se han visto en el país, ¿qué han buscado los altos mandos militares? Lucrarse, llenarse los bolsillos con dineros públicos. ¿Qué buscaban en el caso de los falsos positivos? Mostrar resultados ante la exigencia de sus superiores y, anteponiendo esos intereses, se perdió de vista el honor militar”.

Para Néstor Rosanía, director del Centro de Estudios en Seguridad y Paz, el asunto de los escándalos en el Ejército y la Fuerza Pública, va más allá de simples casos aislados debido a que cuando han ocurrido se han hecho cambios, pero este tipo de problemas se siguen presentando porque la falla es estructural y no hay castigos severos a estas malas acciones.

“No se ven unos castigos ejemplarizantes frente a las actuaciones de varios miembros. No se puede hablar de manzanas podridas, porque en los falsos positivos se dijo que eran unos oficiales, se hizo una purga, pero ya han pasado 10 o 15 años y vemos que se repiten las mismas situaciones. Lo que podemos ver de fondo es que como no hay castigos, finalmente esto se vuelve un tema cíclico, algo que no para”, aseveró el experto.

¿Casos aislados?

Contrario a la posición del analista, el coronel de la reserva activa, José Obdulio Espejo, cree que lo que lo ocurrido, aunque es reprochable, triste y merecedor de un castigo ejemplar, hace parte de casos aislados que no representan a una dinámica institucional, sobre todo cuando una institución como el Ejército trabaja día a día para mejorar sus procesos de incorporación, formación y capacitación.

“A pesar de esto, no dejan de colarse personas que de una u otra forma tienen algún tipo de problema sicológico o emocional, y teniendo en cuenta que esto es producto de la misma situación que vive la sociedad colombiana en temas de violencia, especialmente en la de genero e intrafamiliar, entonces es muy difícil para una institución que tiene más de 300 mil hombres y mujeres que no se tengan manzanas podridas”, afirma el coronel (r).

John Marulanda, consultor internacional en Seguridad y Defensa, asevera que el honor militar es algo más complejo y profundo que lo que está ocurriendo en las filas militares.

“Lo que se está perdiendo son los mecanismos de control de los comandantes que son los que deben responder por los actos de sus hombres. Son actos desafortunados que tienen mucho eco. Lo que debe hacer el mando militar es empeñarse a fondo para ver qué es lo que pasa con el control de los hombres por parte de sus superiores”, concluyó Marulanda.

Contexto de la Noticia

Paréntesis indígenas piden justicia

A propósito de los hechos denunciados relacionados con la menor indígena del resguardo Embera el pasado 22 de junio en el corregimiento de Santa Cecilia del municipio de Pueblo Rico, Risaralda, la Organización Indígena de Colombia, Onic, hizo un llamado a la comunidad internacional para que se “actúe frente al proceder criminal de un Estado que sistemáticamente afecta y ha decidido acabar con los Pueblos Indígenas”. Además, se solicitó a la Procuraduría y Fiscalía que se haga un acompañamiento permanente a este caso, “con el fin de que no se sume a la larga cifra de casos que quedan en la impunidad”.

Ricardo Monsalve Gaviria

Periodista. Magíster en Comunicación de la Defensa y los Conflictos Armados de la Universidad Complutense de Madrid


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección