<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Medir el aire, otro reto en ciudades pequeñas

  • Así se vio Medellín y el Valle de Aburrá el pasado jueves, por cuenta de la contaminación ambiental. FOTO Manuel saldarriaga
    Así se vio Medellín y el Valle de Aburrá el pasado jueves, por cuenta de la contaminación ambiental. FOTO Manuel saldarriaga
Por RICHARD AGUIRRE FERNÁNDEZ | Publicado el 21 de marzo de 2019
26

sistemas de vigilancia de calidad del aire hay en el país, según el Ideam.

166

estaciones fijas hay en el país para medir el aire, según el Ideam.

en definitiva

Medir la calidad del aire, sin importar si es en una ciudad grande o pequeña, permitirá ajustar las políticas públicas para prevenir y mitigar enfermedades asociadas al aire que se respira.

Con el reporte de mejoría en las estaciones que miden la calidad del aire en Medellín, las autoridades ambientales del Valle del Aburrá declararon ayer la terminación de la fase de alerta ambiental en la que estuvo la ciudad en los últimos tres días.

La decisión implica que se levanta el pico y placa ambiental en horario extendido y se retorna al estado de prevención ambiental, declarado el 18 de febrero y vigente hasta el 30 de marzo, época en la que se prevé mejorarán las condiciones atmosféricas. Así las cosas, desde hoy regresa el pico y placa en el horario habitual de 7:00 a 8:30 a.m. y de 5:30 a 7:00 p.m. para los seis dígitos.

Este es un asunto que preocupa desde hace varios años a Medellín, y más recientemente a Bogotá, que en los últimos días han tenido que declararse en alerta. Sin embargo, esto no solo obedece a que son grandes urbes, en las que se generan altos niveles de contaminación. Estas capitales se comprometieron con mediciones precisas que revelan a ciencia cierta la magnitud del problema.

Este fenómeno, con mediciones diferentes, se vive en ciudades, como Santa Marta (Magdalena) o Cali (Valle), y en los municipios de Ráquira (Boyacá) y Yumbo (Valle del Cauca), según el Quinto informe de calidad del aire del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), analizando las condiciones en 2017.

No obstante, hay que tener en cuenta que, según el Ideam, hay ciudades que no miden la calidad del aire, entre las que se encuentran Cúcuta, Buenaventura, Sincelejo, Riohacha, Tuluá, Tunja, Apartadó y Florencia (ver módulos superiores).

Pero hay otras que, según el informe, cuentan con las herramientas, pero no están estandarizadas con los requisitos. Aquí están Montería, Ibagué, Armenia, Pasto y Soacha (ver módulos inferiores).

¿Por qué sucede?

Miryam Gómez, directora del Grupo de Higiene y Gestión Ambiental (Ghygam) del Politécnico Jaime Isaza Cadavid y delegada científica por Colombia en un proyecto de Naciones Unidas de impacto regional, señaló que la congestión hace que los vehículos se muevan a poca velocidad generando contaminación.

El informe de calidad del aire del Ideam, por su parte, menciona que las diferentes Corporaciones Autónomas Regionales (CAR) y las autoridades ambientales están en la obligación de reportar la información generada por su sistema de vigilancia, pero, entre las dificultades están los altos costos del sistema.

“Los municipios con menos de 200.000 habitantes tienen un panorama complicado, pero no debe ser un asunto que prime, pues medir y revisar la evolución de la contaminación nos permitirá identificar si tenemos que aplicar medidas, antes de que el riesgo nos sobrepase”, dice Carmen Elena Zapata, directora del Laboratorio Calaire (de la U. Nacional), quien destaca que al depender de productos importados, es más costoso.

En otras capitales

Por otra parte, en otras ciudades grandes del país, como Barranquilla, existe una red de medición de calidad. Sobre cómo está el panorama ambiental, el Índice de Calidad del Aire del Sistema de Vigilancia de Calidad del Aire de EPA Barranquilla Verde, destaca que entre el 15, 16 y 17 de marzo pasado se presentaron índices de calidad de aire aceptables del PM10, destacando que “hubo un criterio bueno a lo largo de estos días y no sufrió considerables variaciones”, con promedios de entre 28 y 44 microgramos, lo que permite identificar en verde los indicadores.

En el caso de Cali, aparece como una de las capitales con peor aire, según el Ideam, donde hubo aumentos en las “concentraciones promedio anual que superaron los niveles máximos permisibles establecidos en la normativa nacional”, pero en el registro del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma) dice lo contrario.

Según Claudia Buitrago, directora de la entidad, citada por el diario El País, los ciudadanos respiran “aire limpio”.

Resalta que la norma indica que la contaminación la aportan las fuentes móviles, como los vehículos con un 90 % y el 10 % restante es generado por fuentes fijas, como las empresas. Buitrago resalta que las óptimas condiciones en la ciudad tienen que ver con las características geográficas favorables por la baja altura frente al nivel del mar y constantes vientos que “barren” las emisiones.

Asunto de salud pública

De acuerdo con Augusto Galán, director del Observatorio Así Vamos en Salud, aún no hay una conciencia ciudadana. Lo dice, según él, porque no se tiene en cuenta lo fundamental que es el concepto de salud, porque está ligado a medicamentos, a un hospital o una bata blanca, pero, dice, “eso está asociado a la enfermedad y no a la salud. El medio ambiente y en particular el aire que respiramos es fundamental. Hay que tener claro que no solo se reduce a ciudades grandes, también en las pequeñas, en donde hay industrias o equipamiento antiguo, como cocinar a leña, que puede provocar enfermedades pulmonares”, agrega Galán.

El ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, en diálogo con EL COLOMBIANO, indica que se ha hecho una evaluación del riesgo por la calidad del aire y resaltó el trabajo publicado por el INS, el cual corrobora la importancia de abordarlo.

“Queremos ser parte de las respuestas intersectoriales que requiere este desafío”, indicó el ministro, quien señaló que acompañarán los esfuerzos que sean necesarios para enfrentar el fenómeno.

Además, agrega que “es un asunto grande que debemos abordar desde el Estado”. Aunque no precisa si ya habló del tema con el presidente Iván Duque, deja claro que es un asunto en el que “la preocupación está al máximo nivel”.

Contraste frente al mundo

El más reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), denominado ‘Seguimiento de la salud en los Objetivo de Desarrollo Sostenible’, publicado el pasado viernes, destaca los determinantes sociales que causaron enfermedad en el mundo durante 2018 y plantea que se debe “reducir la cantidad de muertes y enfermedades asociadas a sustancias químicas peligrosas y por la contaminación del aire, agua y suelo”.

Además muestra que Colombia tiene una tasa de muertes de 0,4 casos por cada 100 mil habitantes. En este indicador, la tasa más alta en esta región es la de Haití, que se ubica en 2,6, seguido de Bolivia (2), Guatemala (1,1) Estados Unidos (0,9), Perú (0,9) y Guyana (0,7).

En el caso puntual de Colombia, basta con mirar el informe “Carga de enfermedad ambiental en Colombia”, publicado por el Instituto Nacional de Salud (INS) en enero pasado, el cual muestra que tan solo en 2016 murieron 17.549 personas por casos asociados a la contaminación del aire y del agua.

Este reporte, si se compara con las muertes registradas en los 60 años de conflicto armado, es alto, pues representa el 6,7 % de las 261.619 muertes registradas por el Centro Nacional de Memoria Histórica.

En el mismo sentido, el informe de carga de enfermedad del INS destaca que en el país, pese a que el asunto toma cada vez más relevancia, aún existe una “necesidad de tomar conciencia de la esencia ética y política de las discusiones y desafíos que plantea el estudio del vínculo entre salud y ambiente, más allá de su carácter técnico”.

Para Carlos Castañeda, director del Observatorio Nacional de Salud del INS y coautor del estudio, este “es otro aporte para seguir articulando la Política Integral de Salud Ambiental (Pisa) desde la investigación y la ciencia para la generación de políticas”, sobre todo porque del total de muertes ocasionadas por siete enfermedades de alta ocurrencia en el país –isquémica del corazón, accidente cerebro-vascular, pulmonar obstructiva, infecciones respiratorias agudas, cáncer de pulmón, diarreica aguda (EDA) y renal crónica–, están “asociadas a la mala calidad del agua y del aire y a la contaminación por combustibles”.

Contexto de la Noticia

Estas ciudades no miden su calidad del aire con los estándares requeridos :

1. Armenia: Según el informe de calidad del aire del Ideam, Armenia cuenta con una estación de monitoreo del aire, aunque solo mide el PM10, que es el que más daño hace a la salud y se ubica, según la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRAQ), con un promedio de entre 20 y 30 microgramos del material, siendo el máximo permitido de 50 microgramos. El informe señala que deben implementar dos estaciones más. El secretario de Salud del Quindío, César Augusto Rincón, destacó que “desde la gobernación, junto a la CRAQ, se trabaja para mejorar en aspectos ambientales”. Sobre el informe de muertes asociadas a condiciones ambientales, Rincón destacó que culturalmente “nuestras abuelas cocinaban con carbón o leña y por eso era que, revisando las estadísticas de morbilidad y mortalidad, veíamos que las cifras por enfermedad pulmonar obstructiva por contaminantes como el uso de leña era muy alto”.

2. Ibagué: La Corporación Autónoma Regional del Tolima destaca que cuenta con una red que verifica la calidad del aire que está compuesta por dos monitores y un analizador, “los cuales miden cuánto polvo hay en la atmósfera”. El promedio de la ciudad, según Cortolima, es de 34,6 microgramos de PM10, y los elementos más contaminantes son los vehículos.

El Ideam señala que la ciudad debe incorporar dos estaciones más en aras de tener información más precisa. “La buena calidad de aire se ve reflejada por la escasa presencia de industrias”, agrega Cortolima.

Este diario consultó a Carlos Salazar, director del programa Ibagué Cómo Vamos, sobre la satisfacción de los ibaguereños frente al aire que respiran, pero indicó que no tenían información al respecto, dado que “Cortolima no nos pasó la información” para realizar la medición de satisfacción ciudadana.

3. Montería: Pese a que no tiene todas las capacidades para medir su aire, la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS) destaca que el panorama es positivo, pues la ubicación de la ciudad, en un valle sin grandes montañas y sus árboles, permiten “tener una especie de barrera natural”, la cual actúa contra la contaminación y permite que el aire fluya. Asimismo, señala la CVS que, desde 2015, se creó la mesa por la calidad del aire que ha realizado estudios que le han permitido concluir que “la ciudad cumple con los parámetros exigidos a nivel nacional”, ya que el promedio de PM10 varía entre 30 y 40 microgramos. Según la Corporación, desde noviembre de 2016 se logró la instalación de dos medidores de partículas, ubicados en el casco urbano, pero de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud, el 17 % de las enfermedades respiratorias están atribuidas a estos factores.

4. Pasto: Si bien no cumple con las condiciones estandarizadas para medir su aire y requiere dos estaciones, tiene “uno de los mejores aires del país”, según el Ministerio de Ambiente, con un promedio de 37,9 microgramos de PM10 en el aire. En un informe publicado por esta cartera, en marzo de 2018, destaca que el número de vehículos que circulan, en promedio, es menor a los que se mueven en capitales más grandes, como Medellín o Bogotá. “Circulan aproximadamente 110 vehículos por kilómetro de vías, mientras en Bogotá se tienen 2000 por kilómetro”, señala el Ministerio. Otro punto a favor de Pasto, a juicio de este ministerio, tiene que ver con el plan maestro de movilidad y espacio público, el cual sirve de guía para la gestión del “desarrollo sustentable” en los próximos 14 años. “En cuanto a la industria, se cuenta con un bajo número de fuentes que no se encuentran focalizadas”, destaca el Ministerio.

Claves Estas ciudades no miden su calidad del aire, según el ideam

1

Buenaventura: Si bien este puerto en el Pacífico colombiano, con alrededor de 420.000 habitantes, no cuenta con una red que permita medir la calidad de su aire, este tiene “óptimas condiciones”. La alcaldía señaló que desde 2017 se creó el Comité de Calidad del Aire, el cual funciona a través del Establecimiento Público Ambiental (EPA), que tiene la tarea de controlar e investigar, inicialmente, la quema de carbón vegetal en zonas del municipio, con el objetivo de reducir los índices de contaminación, según indicó José Humberto Anizáres Mosquera, director del EPA.

Por otra parte, el Ministerio de Ambiente, desde mayo del año pasado, indicó que se invertirán alrededor de $40.000 millones para proyectos de recuperación ambiental, incluyendo la creación de una Red de Calidad del Aire, como cumplimiento a uno de los acuerdos alcanzados en el paro cívico de la ciudad, registrado en mayo de 2017.

2
Cúcuta: El Índice de Calidad Ambiental Urbana (ICAU), diferente al del Ideam y publicado por el Ministerio de Ambiente en marzo del año pasado, muestra que Cúcuta es la ciudad cuyo índice (de 6,5) es el más malo en el país, de acuerdo con los indicadores de sostenibilidad ambiental. Para hacerle frente a esta situación, desde el año pasado Norte de Santander creó la Mesa de Calidad del Aire, con la participación de autoridades ambientales e investigadores, para analizar los efectos de la contaminación del aire en la ciudad. Por otra parte, según el informe de calidad de vida de 2018, publicado por Cúcuta Cómo Vamos, el cual investiga el nivel de satisfacción de los ciudadanos con determinantes sociales de su territorio, reveló que el 18 % de los cucuteños se encuentran satisfechos con la calidad del aire que respiran, lo cual representó un aumento de cuatro puntos porcentuales frente a 2017.
3
Tunja: El informe del Ideam dice que la ciudad no contaba con estaciones de medición, no obstante, la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá), indicó que desde mayo del año pasado se instalaron ocho de monitoreo en el departamento, incluyendo una en Tunja, a través de cooperación internacional, que le ha permitido concluir, según Corpoboyacá, que la calidad del aire es de “óptimas condiciones”. La entidad destaca que la estación Pirgua, que es la ubicada en Tunja, “presenta los mayores valores en velocidad del viento llegando hasta 8,8 metros por segundo, lo cual permite una mejor dispersión de los contaminantes a la atmósfera”. Al respecto, el ingeniero Mauricio Rojas, coordinador de Calidad del Aire de la Corporación, indicó que “hemos realizado acciones como campañas de sensibilización ciudadana para controlar y mejorar la contaminación del aire desde la Corporación”.
4
Tuluá: En Tuluá, una ciudad con alrededor de 200.000 habitantes, según el Dane, no cuenta con estaciones de monitoreo del aire, el cual, según la Contraloría seccional, presenta “un deterioro continuo en el municipio y con ello la calidad de vida de sus habitantes” se ve impactada. Asimismo, señala el organismo de control, en un informe de 2016, conocido por este diario, la falta de gestión para mejorar los sistemas de transporte del municipio, “no ha generado el cambio propuesto que logre la disminución de la contaminación atmosférica por fuentes móviles”; no obstante, hay que precisar que el informe de la Contraloría analizó la situación del municipio entre 2012 y 2015, por lo que la Corporación Autónoma del Valle destacó que Tuluá sí cuenta con dispositivos que permiten medir este indicador, en aras de obtener datos que permitan diseñar estrategias para la mitigación del riesgo.
Richard Aguirre Fernández

Periodista de la Universidad del Quindío. De Calarcá.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección