<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Las entrañas del acto legislativo que blindará acuerdos

En el oficialismo destacan que quedó supeditado a la refrendación. Para los críticos hay inconstitucionalidad.

  • ilustración Esteban parís
    ilustración Esteban parís

Aparte de la Corte Constitucional, con la aprobación en plenaria de la Cámara, el pasado miércoles del Acto Legislativo para la paz, nada ni nadie podrían evitar que el acuerdo final entre Gobierno y Farc sea una realidad, previa refrendación popular en las urnas.

Las observaciones hechas por el único partido crítico del proceso con las Farc, el Centro Democrático, sobre que esta ley modifica de manera irregular la Constitución y atenta contra las instituciones y la democracia, fueron palabras al viento en medio de una férrea coalición de Gobierno entorno a los diálogos de La Habana. (Ver el análisis al respecto, a la derecha de este texto).

“Esto no es un proceso de paz, es un proceso de negociación entre las Farc y Juan Manuel Santos (...) El Congreso se está dejando llevar por los cantos de sirena de la paz y se va a convertir en un simple tramitador de las leyes que las Farc quieren”, expresó en el debate el representante Edward Rodríguez (Centro Democrático).

Según Francisco Barbosa, docente de Derecho Constitucional de la Universidad Externado de Colombia, el Acto Legislativo lo que hace es cerrar toda la discusión jurídica interna referente a la idea de que primero se crean unos mecanismos y facultades para que el Presidente pueda reglamentar una serie de asuntos sobre la paz de forma rápida (Ver cada punto del Acto Legislativo a la izquierda).

De otro lado, el procurador general, Alejandro Ordóñez, en una carta de cuatro cuartillas enviada a los representantes a la Cámara, quienes le dieron luz verde al procedimiento, arremetió contra el proceso por considerar que hubo vicios de trámite, en tanto que entrega facultades excepcionales al jefe de Estado con motivo del proceso de paz.

“Timochenko y el presidente Santos podrán redactar la Constitución que quieran, al incluir en el bloque de constitucionalidad en sentido estricto el Acuerdo Final, que aún no existe (...) limita indefinidamente la iniciativa legislativa de los partidos, los parlamentarios, los futuros gobiernos”, indicó Ordóñez.

En la otra orilla, el senador Roy Barreras (La U), festejó la aprobación del Acto Legislativo y le pidió a la Corte Constitucional celeridad para que declare exequible esta iniciativa, esto ante las vacaciones del magistrado ponente.

“Se trata de dejar el fusil que ha sido hasta ahora para los combatientes su seguridad; se trata de tirarlo y cambiarlo por un documento, por una norma que le da estabilidad a los acuerdos de paz y permite cambios trascendentales en el país”, dijo Barreras en entrevista radial.

El riesgo real en la Corte

Barbosa, también doctor en Derecho Público de la Universidad de Nantes (Francia), afirmó que, con la decisión de la Corte Constitucional esta semana, cuando tumbó el Consejo de Gobierno Judicial y revivió el cuestionado Consejo Superior de la Judicatura, cualquier cosa podría pasar.

“En la revisión que le hará la Corte hay todo tipo de riesgos, máximo con una Corte Constitucional como la que tenemos, que se convirtió en la Constitución. La decisión sobre la reforma al equilibrio de poderes plantea serias dudas sobre qué podría decir sobre temas controversiales como la consecutividad, el bloque de constitucionalidad y la categorización de acuerdo especial”.

Barbosa agregó que, en ese orden de ideas, la Corte podría terminar diciendo que se está remplazando la Constitución por incluir la Jurisdicción de Paz y podría tumbar de un plumazo el Acto Legislativo: “Una decisión equivocada de la Corte en este sentido lo que estaría invocando es la convocatoria a una asamblea nacional constituyente para efectos de tocar estos temas”.

Por su parte Andrés Felipe Bernal, docente de Ciencia Política de la Universidad Sergio Arboleda, afirmó que el Gobierno aun no puede cantar victoria: “El texto aprobado debe pasar a conciliación de Senado y Cámara y posteriormente surtir su respectivo control ante la Corte. Lo que sí es cierto, es que este representa un importante paso para el proceso de paz, y lo que se viene pactando cada vez tiene menos reversa”, puntualizó Bernal.

Demandarán el Acto

El movimiento ciudadano NO+Santos, que inicia recolección de firmas mañana contra el acuerdo de La Habana, dijo que elevará una demanda de inconstitucionalidad contra el Acto Legislativo para la Paz, ante organizaciones internacionales, por “los atropellos y poderes exorbitantes que se está arrogando el Gobierno”.

Al respecto Barbosa dijo que no existen mecanismos internacionales que la acojan, entre otras cosas porque la Comisión Interamericana no admite ninguna discusión que implique convertirla en una instancia más de decisión en el país; además, porque se trata de un acto soberano.

“La Corte Penal Internacional tampoco podría actuar porque no hay responsabilidad por ningún delito. Lo único que se puede hacer es un escándalo y tratar de buscar algún organismo que los acompañe”, precisó.

5
meses tardaría la Corte para hacer control constitucional.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD