<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Aunque no lo crea: sufrir de la tiroides no engorda ni adelgaza

Al menos seis de cada cien personas, en su mayoría mujeres, tienen alguna afección en esta glándula. Usted seguro conoce a alguien, le explicamos todo sobre ella.

  • Las afecciones de la tiroides no son 100 % prevenibles. Sin embargo, puede garantizar su correcto funcionamiento con una dieta balanceada y el manejo del estrés. FOTO SSTOCK.
    Las afecciones de la tiroides no son 100 % prevenibles. Sin embargo, puede garantizar su correcto funcionamiento con una dieta balanceada y el manejo del estrés. FOTO SSTOCK.
Laura Franco Salazar | Publicado el 12 de marzo de 2022

Sufrir de la tiroides no engorda ni adelgaza como suele creerse. Apenas de dos a cuatro kilos es la variación que pueden ocasionar enfermedades como el hipertiroidismo (exceso de la hormona tiroidea) y el hipotiroidismo (déficit de la hormona).

Pese a ser una enfermedad común, se estima que al menos seis de cada 100 personas de la población en general podrían tener algún tipo de alteración en la tiroides, señala Carlos Alfonso Builes Barrera, médico endocrinólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, es poco comprendida.

La glándula tiroides es un órgano en forma de mariposa ubicado en el cuello. Es la encargada de “generar la chispa de la vida, eso es lo que la hace tan especial: regula el metabolismo, la energía del organismo”. Es la que mantiene la batería para el funcionamiento del cuerpo, para que pueda vivir, además produce hormonas que viajan por la sangre, por todo el cuerpo, de manera que si hay fallas en la misma, de inmediato se verá reflejado en todo su organismo.

Su alcance, comenta Carlos Esteban Builes, médico endocrinólogo y docente de la misma facultad, llega hasta los huesos posibilitando que estos liberen calcio en la sangre, hasta los tejidos en los que hay grasa ayudando a que pueda ser utilizada como recurso energético y hasta el hígado facilitando la síntesis de las proteínas.

Puede fallar

El hiper e hipotiroidismo no son las afecciones más comunes de esta glándula. Lo son los nódulos, protuberancias sólidas que en la mayoría de casos no generan problemas ni síntomas. Sin embargo, “en ocasiones son la única manifestación del cáncer de tiroides”, señala el médico Carlos Esteban, “muy pocos lo terminan siendo, pero ahí radica la importancia de hacerse revisar de un profesional, sobre todo si detecta alguna protuberancia en su cuello”.

El déficit en la producción de la hormona es la segunda afección más común, señalan los especialistas. Su causa directa es la enfermedad de Hashimoto (o tiroiditis autoinmune), una afección en el sistema inmunológico que ocurre de manera fortuita, y aunque no está comprobado que sea hereditaria, sí hay mayor riesgo de sufrirla si alguien en la familia la padeció. “Podríamos decir que tiroides se escribe con F de Femenino y F de Familia: ocho mujeres por cada hombre sufren de ella y más riesgo si la mamá o una hermana ha tenido problemas”, complementa Carlos Alfonso.

Finalmente, y aunque no terminan siendo las únicas (ver Para saber más), está el hipertiroidismo, la menos común de las afecciones, causado por la enfermedad de Graves (también relacionada con el sistema inmunológico), que puede implicar abultamiento de los ojos. Así pues, cuando un individuo dice que sufre de la tiroides es porque tiene una de estas dos enfermedades.

Entre los síntomas de estas dos fallas están: sensación de cansancio, pereza, frío constante, caída del cabello, piel seca, intestino perezoso y falta de vitalidad (si hay déficit de la hormona, es decir, hipotiroidismo); y lo contrario, sensación de estar acelerado, corazón con palpitaciones rápidas, tembladera, aumento en el número de las deposiciones, episodios de ansiedad e insomnio.

Ante alguno de estos síntomas es importante que consulte con su médico general para que este le formule el examen de sangre pertinente para el diagnóstico.

La prueba detecta la TSH (hormona estimulante de la tiroides). Cuando sale alta se diagnostica hipotiroidismo, cuando sale baja se diagnostica hipertiroidismo. “Es como si la TSH fuera el jefe”, continúa Carlos Alfonso, “si tiene empleados (la tiroides) trabajando mal va a estar encima de ellos (insistiendo, apareciendo en mayor cantidad), si tiene empleados buenos, el jefe puede ‘desaparecer’”.

¿Prevenir o tratar?

El tratamiento dependerá de qué tipo de afección se tenga, explica Carlos Esteban. Un nódulo, por ejemplo, será tratado solo si representa un cáncer (la mayoría no lo son); para el hipotiroidismo se administra la hormona en forma de pastillas. “La dosis varía porque no se trata de blancos o negros, a veces los pacientes se frustran porque el médico les sube y les baja la cantidad, pero debe hacerse así, incluso hay momento en los que se necesitan más hormonas de este tipo, por ejemplo en el embarazo”.

Para el hipertiroidismo, continúa, deben tratarse los síntomas (que son mucho más evidentes) para luego parar la producción de la hormona, bien sea con medicamentos o cirugía (extirpación). Si es lo segundo, deberá administrarse la hormona mediante pastillas, porque el cuerpo no puede funcionar sin ella.

Finalmente, y aunque no son afecciones 100 % prevenibles, el docente Carlos Alfonso recomienda, para mantener correcta su función, tener un equilibrio en la alimentación: incluir frutas, vegetales y verduras en la dieta, además de mantener bajo control el estrés. “Eso ayuda a prevenir alteraciones en la tiroides. Hay que evitar también el exceso de sal yodada, no cambiarla por otros tipos, sino moderar su consumo. Prefiera la alimentación natural: productos que salieron de la tierra, que vienen de un árbol, se pudren o tienen mamá de verdad”

8
mujeres por cada hombre podrían tener alguna alteración en la tiroides.
Laura Franco Salazar

Periodista convencida de la función social de su profesión, de la importancia del apoyo mutuo, la educación y el arte.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección