<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los órganos artificiales ya no son una ficción

  • ilustración sstock
    ilustración sstock
Por Andrés Velásquez | Publicado el 16 de noviembre de 2016

La cruzada por atender y brindarles una mejor calidad de vida a las personas que requieren un órgano, continúa con esfuerzos ingentes para lograr que sean más los donantes que se sumen permitiendo que sus órganos, después de fallecidos, puedan salvar una vida.

Por esto el aprovechamiento de la tecnología y los trabajos de innovación permite que se explore el desarrollo de órganos artificiales para brindarles esta alternativa a las personas que lo requieran.

Los órganos artificiales no son un asunto de ficción. Es una realidad en la que trabajan médicos e investigadores para conseguir los dispositivos más adecuados para ser instalados en el cuerpo humano. Gustavo Adolfo Zuluaga Valencia, internista nefrólogo y jefe de trasplante renal del Hospital Pablo Tobón Uribe, señala que estos se encuentran en una fase de desarrollo y que pronto, luego de que se cumplan las pruebas y requerimientos de los organismos de vigilancia necesarios, podrán ser usados.

“No hay ficción en esto. Los órganos y las estructuras existen. En ellas hay dos tendencias, una donde básicamente se está haciendo un órgano bioartificial y con unas estructuras que permiten limpiar los desechos tóxicos de la sangre, y esto se trabaja entre la Universidad Valderbilt, el MIT, y la Universidad de California, quienes desarrollan el prototipo”, comenta el médico.

Zuluaga Valencia se refiere específicamente al desarrollo de un proyecto de riñón que mejoraría las condiciones de vida de los pacientes que hoy en día deben someterse a diálisis o procesos de cuidado por las fallas de este órgano.

Según lo público la agencia EFE en abril último, “este riñón artificial implantable quirúrgicamente incorpora un microchip de silicio que funciona como un filtro, así como células renales vivas y según William H. Fissell IV, nefrólogo y profesor del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, ‘funcionará bajo el impulso del corazón del paciente, filtrando la corriente sanguínea que lo atraviesa’. Llevará componentes biológicos y tecnológicos y será del tamaño de una lata de refresco pequeña o una taza de café, como para que pueda ser implantado en el cuerpo de un paciente”.

Más de cien mil por año

Estos dispositivos facilitarán el mejoramiento de las condiciones de vida de miles de personas que están a la espera de un donante o el desarrollo de mecanismos o medicamentos que les permitan tener una vida con mejor calidad.

Y es que los organismos de salud en el mundo calculan que cada año se realizan más de cien mil trasplantes en el mundo y que unas 250 mil personas están a la espera de uno. Esto lo que demuestra es que la necesidad de tener nuevos órganos está en la posibilidad de que estos sean desarrollados a partir de elementos tecnológicos.

Explica el nefrólogo del Hospital Pablo Tobón Uribe que también se realiza un trabajo desde la medicina regenerativa, “donde están las células pluripotenciales, llamadas células stem, en esas células de ciertos órganos se hace una matriz, una especie de armazón o armario y por reactores y biodigestores se inyectan estas células que se diferencia de los tejidos. A partir de estas se pueden hacer vejigas, tráqueas o diferentes estructuras que son muy similares a los órganos humanos. Eso ya está hecho, lo que sigue es un proceso médico, que es largo y dispendioso, porque los órganos tienen algo que se llama la ultrestructura, debido a que las células son muy pequeñas y tienen múltiples funciones y se debe perfeccionar para que se puedan generar las partes que realmente se quieren hacer”.

Ya lo que viene es un trabajo investigativo que permita avanzar en la creación de órganos a partir de dispositivos electrónicos y de nanotecnología. Y en esa ruta se trabaja para la creación de riñones, vejigas, intestinos, tráqueas.

El corazón puede ser uno de los más próximos en este desarrollo pues funciona como una bomba sin otros procesos que complejizan su desarrollo. Y los pulmones, que serían de los últimos en los que se podría lograr avances, debido a su compleja estructura. La certeza es que los órganos artificiales dejaron de ser un sueño, ya son reales..

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección