Si es “dulce” a los mosquitos, le interesa

  • Si es “dulce” a los mosquitos, le interesa
  • Insectos de diferentes regiones de Antioquia en el Laboratorio De Genética Molecular (Genmol) de la UdeA con los que se busca establecer la variación genética de uno de sus receptores de olor. FOTO Julio césar herrera
    Insectos de diferentes regiones de Antioquia en el Laboratorio De Genética Molecular (Genmol) de la UdeA con los que se busca establecer la variación genética de uno de sus receptores de olor. FOTO Julio césar herrera
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 19 de abril de 2019
3.000

especies de mosquitos se conocen en el mundo. La mayoría viven de plantas.

6 %

de las especies de mosquitos, chupan sangre humana. Solo las hembras.

en definitiva

Se ha avanzado mucho en la descripción de cómo es que algunos huéspedes vertebrados (especies o individuos) son mordidos más que otros. Se debe principalmente a su olor o apariencia.

Diminutas hembras de mosquito son seducidas por humanos más que por cualquier otro animal. Los machos, por su parte, pueden vivir sin picar, pero ellas no pondrían huevos sin las proteínas de la sangre. Se les hace más difícil si su víctima u hospedero es peludo; por eso en humanos la tarea es “pan comido”.

Estos minúsculos insectos son arquitectos de mucho sufrimiento: matan a 700.000 personas al año. Son responsables de más muertes humanas que cualquier otro animal en la Tierra, incluidos otros humanos; lo hacen sin intención, aunque suene obvio. “El virus se aprovecha de la necesidad que tiene de alimentarse de sangre”, dice Sebastián Pino, biólogo e investigador del grupo Genmol de la Universidad de Antioquia.

En la sangre los seres humanos tienen un aminoácido específico que resulta altamente atractivo para la Aedes aegypti por su aporte proteínico para madurar los huevos que incuban en su abdomen. Este, de 4 milímetros de largo, es responsable de enfermedades insoportables como el dengue y el chikungunya, así como del brote del zika (ver glosario) y la fiebre amarilla.

Le tocó ser el “dulce”

¿Por qué hay quienes parecen imanes para esos pequeños? Seguro que se ha preguntado por qué siempre se fijan precisamente en usted.

La popular frase es un mito probablemente basado en la preferencia de algunos insectos polinizadores (entre ellos los mosquitos macho) por las flores con néctar dulce.

Pino cuenta que hay estudios que aseguraban haber encontrado indicios de que los mosquitos de la especie Aedes albopictus (los mosquitos tigre) prefieren a las personas de grupo sanguíneo O sobre los grupos A, B o AB. Sin embargo, aclara que no existen evidencias convicentes de que este comportamiento sea universal.

Este investigador en genética evolutiva y de vectores avanza en un trabajo que pronto someterá a publicación en el Journal of Biology en el que ha encontrado una tendencia –que deberá corroborarse ampliando la muestra de mosquitos evaluados– sobre la relación entre la ancestría como otro factor que hace a una persona vulnerable. Entonces, si no es el azúcar en la sangre ni tampoco el grupo sanguíneo, ¿por qué lo prefieren? Hay más razones, no es una sola.

Elija a otro, mosquito

Diferentes especies prefieren unos animales sobre otros, y en el caso de los humanos, también se sienten atraídos por diferentes cosas. Jonathan Day, profesor de entomología médica en la Universidad de Florida en Vero Beach le dijo a Noticias NBC que los estudios de laboratorio sugieren que el 20 % de las personas son altamente atractivas para ellos.

¿Qué es lo que ven y huelen los mosquitos en los humanos? Varias cosas:

La temperatura que emite su cuerpo

Esta puede hacer una diferencia. Dice Iván Darío Vélez, director del grupo de investigación Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales (Pecet), de la Universidad de Antioquia, que “los mosquitos tiene preferencia por la sangre caliente y hay personas que tienen mayor temperaturas que otras”. Ya que no todas tienen la misma temperatura corporal, si la suya es más cálida, esto los hace sentirse irresistiblemente atraídos.

No respire: cada exhalación los atrae

La frecuencia respiratoria normal de un adulto que esté en reposo oscila entre 12 y 16 respiraciones por minuto.

Varias oportunidades para que un mosquito lo detecte como un blanco al oler el dióxido de carbono emitido en su respiración a una distancia de hasta 50 metros. Ellos usan un órgano llamado palpador maxilar para hacer esto. Los investigadores han demostrado que las personas que simplemente exhalan más gas a lo largo del tiempo atraen más que otros.

Ser grande en complexión probablemente lo hará más vulnerable, pero no porque tenga más espacio donde ellos puedan aterrizar, sino porque genera más gas del que les atrae.

Diferentes estudios como el publicado en Annals for tropical medicine and parasitology en 2004 han encontrado que las mujeres embarazadas atraen aproximadamente el doble de picaduras de estos seres que otras, probablemente como resultado del hecho de la desafortunada confluencia de dos factores: exhalan un 21 % más de dióxido de carbono y en promedio están a uno 1,7°C más cálidas que los demás.

El cúmulo de bacterias de su piel

Estas también juegan un papel a la hora de atraer algunas especies. Otra investigación publicada en la revista PlosONE en diciembre de 2011 sugiere que los tipos y volúmenes particulares de bacterias que viven naturalmente en la piel humana afectan su interés. De hecho, hay algunos que se sienten especialmente atraídos por las zonas del cuerpo con mayor flora bacteriana, como los pies.

Su característico olor corporal

Trescientas cincuenta sustancias diferentes pueden emitir los seres humanos por lo que cada uno tiene un aroma particular. Algunas de ellas les llaman la atención a estos pequeños, y otras no. Se ha demostrado, dice Pino, que el ácido láctico, el ácido úrico o el amoníaco presentes en su sudor lo hacen un buffet irresistible para algunas especies.

El ácido láctico se genera por el ejercicio físico, pero la proporción de ácido úrico es un factor genético y otras sustancias que atraen a los mosquitos dependen también de la alimentación.

En 2011 David Kelly, en aquella época investigador del grupo Grupo de comportamiento de insectos y ecología sensorial de la Universidad de Oxford, propuso una hipótesis curiosa. Sugirió que el olor no es fundamental, y lo que realmente le importa al mosquito que lo aguijonea en el tobillo, no son los olores que está desprendiendo, sino que el sabe que allí podrá terminar de comer sin ser aplastado. Debido a esto, es mejor que ataque a animales menos defensivos, en lugar de más defensivos, y por lo tanto están predispuestos a morder presas perezosas o distraídas como los humanos.

Su ancestría también podría influir

De acuerdo con la investigación en la que actualmente trabaja Pino, el biólogo usó la secuenciación para establecer la variación genética en un receptor de olor en 900 mosquitos de diferentes regiones de Antioquia. “Estadísticamente la significancia estuvo más inclinada hacia personas con ancestría africana y amerindia”, contó el especialista. No obstante, advierte que seguirán estudios en los que se aumente la muestra y se disminuyan las condiciones de sesgo.

Así que no se preocupe, no existe una sola condición que explique por qué los mosquitos lo acribillaron a usted, lo eligieron, y en cambio ese que iba al lado se quedó como si nada, sin un solo rojito en la piel, aunque sus pantalones estuvieran más cortos que los suyos

Contexto de la Noticia

Para saber más Algunos hitos históricos en contra

1881

La fiebre amarilla derriba a casi 22.000 trabajadores en el istmo tropical de Panamá, hasta que los franceses finalmente lo abandonan. 10 años antes habían comenzado a cavar un canal entre el Pacífico y el Atlántico.

1900

El doctor del ejército estadounidense Walter Reed dirige el equipo que confirma la teoría (expuesta por primera vez en 1881 por el doctor y científico cubano Carlos Finlay) de que la fiebre amarilla se transmite por mosquitos.

1904

Estados Unidos se hace cargo de la excavación del Canal de Panamá, combate la fiebre amarilla drenando los pantanos, cubriendo el agua estancada con aceite para matar larvas e instalando pantallas.

1939

El químico suizo Paul Müller descubre que el diclorodifeniltricloroetano, o DDT, mata a los insectos. Esto le merece en 1948 el premio Nobel de Fisiología o Medicina, siendo la primera vez que se le entrega a alguien que no es médico.

1962

A. aegypti parece erradicada de la mayor parte del hemisferio occidental pero el DDT es un disruptor endocrino y tiende a bioacumularse: conduce a serios problemas de salud para los humanos y fallas reproductivas en grandes depredadores como las águilas calvas.

1972

Los Estados Unidos prohiben el DDT y, un año después, se introduce un insecticida sintético llamado permetrina. Es eficaz para matar insectos, pero en los años noventa, la resistencia al veneno es común.

1974

Los científicos usan la radiación para reducir la capacidad reproductiva de 57.000 machos y liberarlos en Kenia con la finalidad de erradicar su descendencia pero el esfuerzo es un fracaso

2004

Los investigadores comienzan a estudiar el sistema olfativo de los mosquitos para descubrir qué moléculas de olor los atraen a los humanos. Esa información sería útil para hacer trampas y venenos que huelen tan deliciosos como la carne humana.

2011

En Australia, el profesor de la Universidad de Monash, Scott O’Neill, quien había encontrado una bacteria de insecto que bloquea que A. aegypti pase el dengue a los humanos, confirmó su eficacia en el campo.

2015 - 2019

Uno de los esfuerzos locales para liberar a mosquitos del virus del dengue es liderado por el Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales (Pecet) de la UdeA, encargado de implementar en Colombia el World Mosquito Program (WMP).

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección