<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Sin miedo a hablar del cáncer en niños

  • Diagnosticar el cáncer a tiempo y afrontar la aparición de la enfermedad sin culpas es clave. FOTO SHUTTERSTOCK
    Diagnosticar el cáncer a tiempo y afrontar la aparición de la enfermedad sin culpas es clave. FOTO SHUTTERSTOCK
Por natalia ospina vélez | Publicado el 07 de noviembre de 2019
10

a 20 años puede reaparecer el cáncer, por eso son claves los controles médicos.

2

primeros años después de finalizado el tratamiento hay mayores posibilidades de recaída de la enfermedad.

3

a 5 años es la edad de aparición, más frecuente, de leucemia. Estar alerta a signos es clave.

Hablar de esta enfermedad, a cualquier edad es un asunto que, de entrada, atemoriza. Sin embargo, cuando el diagnóstico es en niños, aparecen en el entorno familiar otras emociones: culpa, angustia, desesperación; y preguntas sin respuesta: “¿por qué a mi hijo? ¿Por qué a un ser tan indefenso, tan pequeño?”. Javier Enrique Fox, pediatra oncólogo del Hospital Universitario San Vicente Fundación, explica que el cáncer en niños es raro y se presenta un caso por cada 10 mil menores de 19 años.

“La leucemia es el más común, corresponde al 35 % de todos los cánceres en niños, seguido de los tumores del sistema nervioso central, los linfomas y los menos frecuentes como el retinoblastoma, tumores en riñón, hígado, huesos o en cualquier otra parte del cuerpo”.

Frente a este panorama, hay una cosa positiva por destacar y es que los niños con cáncer diagnosticados y tratados a tiempo, tienen posibilidades de curación del 70 %. “El pronóstico depende del diagnóstico precoz, la remisión a tiempo, la educación de los padres respecto a la enfermedad. Es importante que la comunidad tenga claro que el cáncer en niños no es sinónimo de muerte”, enfatiza Fox.

Otro aspecto importante es saber que, además de ser una enfermedad poco frecuente, el cáncer no es fácilmente detectable en los más pequeños, por ello los padres deben estar atentos a cualquier cambio físico o de comportamiento en ellos.

Al mismo tiempo, al tratarse de una patología que no se puede prevenir, Lina María Quiroz Duque, oncóloga pediatra del Hospital Pablo Tobón Uribe, recomienda a los padres antes, durante y después del embarazo llevar una vida lo más saludable posible, “la actividad física, seguir una alimentación lo más natural posible, libre de preservantes, no exponerse a tóxicos, evitar el cigarrillo y la obesidad, son formas de impactar positivamente en sus hijos y disminuir las probabilidades de desarrollar la enfermedad. Sin embargo, es claro que en estos casos los padres no son culpables, el cáncer en niños obedece a situaciones biológicas”, enfatiza la experta.

Contexto de la Noticia

Identifique los síntomas

Según el tipo de cáncer serán las manifestaciones. En el caso de la leucemia, la fiebre por más de 15 días sin causa aparente es un signo de alerta. En cuanto a tumores del sistema nervioso central, la señal principal es la pérdida de funciones adquiridas como caminar, sostener la cabeza o gatear. Otros síntomas que merecen especial atención y pueden hacer sospechar son vómitos, pérdida del apetito o sudoración nocturna. “Los médicos debemos escuchar muy bien a los papás y que ellos estén atentos a síntomas que no responden a las medidas de tratamiento normales”, advierte la médica Lina María Quiroz.

procure un buen diagnóstico

Existen diferentes herramientas diagnósticas, cada una de acuerdo con el tipo de tumor. Entre ellos, el hemoleucograma, es decir, exámenes de sangre para determinar el comportamiento de los glóbulos rojos, la hemoglobina y las plaquetas. En otros casos, se sugiere ecografías; imágenes resonancia magnética o tomografía, entre otros.
“Es clave una buena historia clínica y un examen físico bien hecho. Dependiendo de los síntomas, un médico entrenado sabrá cómo dirigir los exámenes, pues no hay una prueba única que defina un cáncer infantil”, señala Quiroz.

siga el tratamiento

Como en los adultos, la quimioterapia, la cirugía y la radioterapia son las herramientas disponibles para los pequeños. El médico Javier Enrique Fox indica que esta primera opción puede ser vía oral, en la vena o mediante punción lumbar en la columna, en el caso de la leucemia. “Dependiendo del tipo de cáncer y de la condición de cada niño, para algunos la quimioterapia es suficiente; otros requieren radioterapia local. Si recaen, a veces es necesario tratarlos con sus propias células madre o mediante trasplante autólogo, es decir, del paciente o de un donante”, aclara Fox

hábleles de forma adecuada

Los primeros en recibir la confirmación del diagnóstico, por parte del médico, siempre serán los padres. En ese primer acercamiento ellos deben llevarse información certera sobre el tratamiento, posibles complicaciones y cuidados. “Lo importante es aclararles que la presencia de cáncer en sus hijos no es algo que ellos hubieran podido evitar, que hay opciones de curación”, dice Fox. En el caso de los niños, explicarles su situación dependerá de la edad. A los más pequeños se recomienda hablarles de manera cariñosa, apoyados en imágenes. Para los más grandes, explicarles sin ocultarles nada.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección