<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El ballet lleva más de 400 años entreteniendo en puntas de pie

Este arte se ha mantenido en el tiempo gracias a ser encuentro entre la fantasía y la técnica.

  • Los bailarines del Ballet Metropolitano son profesionales, vienen desde diferentes países y ciudades, y pertenecer a la compañía es su trabajo. FOTOS CORTESÍA - JUAN MARÍN
    Los bailarines del Ballet Metropolitano son profesionales, vienen desde diferentes países y ciudades, y pertenecer a la compañía es su trabajo. FOTOS CORTESÍA - JUAN MARÍN
María Antonia Giraldo R. | Publicado el 12 de mayo de 2022

Probablemente se ha visto alzando sus manos para formar un arco sobre su cabeza e intentar dar un par de vueltas, o, si es un poco más aventurero, tirando una pierna hacia atrás para hacer equilibrio con la otra y levantar los brazos en un arabesco. El ballet es un arte europeo de más de cuatrocientos años que hace parte de la cultura colectiva, tanto así que en Medellín tiene profesionales y aficionados que por estos días mostrarán sus mejores interpretaciones (ver recuadro).

Por ejemplo, la música de El lago de los cisnes (1877) y El Cascanueces (1891), de Chaikovski, es familiar para el público general, a pesar de haber sido estrenada hace más de cien años. “En el siglo XIX, el teatro y sus espectáculos como el ballet, eran Disney, los encargados del entretenimiento popular; y sus historias y composiciones hacían parte de la memoria colectiva”, explica Catalina Piedrahíta, coordinadora de proyectos del Ballet Metropolitano de Medellín.

Un poco de historia

Todo empezó cuando Catalina de Médicis (1519–1589), la reina italiana de Francia, encargó en 1581 el Ballet Cómico de La Reina, una pieza de 9 horas para celebrar unas bodas. La mezcla entre danza, música y narrativa, empezó a evolucionar en lo que hoy conocemos como ballet. Más adelante, cuando Luis XIV decidió fundar en 1713 la Academia de Danza en Francia, el arte comenzó a estructurarse, con las posiciones y los pasos que se convertirían en la formación más clásica en danza en el mundo, y se conserva hoy.

El ballet ha mantenido por tanto tiempo sus lineamientos porque “es un entrenamiento sólido, un bailarín que sea capaz de seguir la estructura técnica del ballet, así prefiera el arte contemporáneo, se mantiene estructurado, entrenado, versátil y sin lesiones”, explica Piedrahíta.

Como dato curioso, en esas primeras épocas del ballet, los bailarines eran principalmente hombres y se estaba lejos del vestuario actual. Se usaban trajes más cercanos a los que se verían en piezas teatrales, pero con la llegada de la Revolución Francesa, empezaron a simplificarse, como todos los aspectos de la vida de los franceses.

El poco presupuesto disponible en la época implicó prendas y decorados más sencillos, además, la disminución de la población masculina, por las guerras, abrió la puerta para la llegada de las mujeres al escenario. De igual forma, la incorporación formal de ellas, empezó a modificar la estructura de la danza y el vestuario, que tomaría su forma actual cuando el epicentro del desarrollo del ballet pasó a Rusia.

La era dorada

Cuando el ballet llegó a la corte de los zares, ya se había desprendido de los temas épicos y monárquicos con los que había nacido, y se había vuelto mucho más popular, cercano a las historias trágicas de la época romántica, como Giselle (1841). La aristocracia rusa lo vio como una forma de equipararse con Europa y apostó por el estímulo de las artes y la construcción de escenarios. Así surgieron teatros, compañías y obras que se volvieron célebres.

El Quijote, Carmen, El corsario y La bayadera, entre otros, surgieron para hacer vibrar al público e inspirar a los bailarines, que todavía quieren interpretarlas.

Aunque es un arte lleno de historia y complejidades técnicas, esto no quiere decir que se necesite saberlo todo para poder apreciarlo. De hecho, está pensado más bien en sorprender y conmover, emociones universales que no necesitan demasiada educación.

Contexto de la Noticia

dos eventos para APRECIAR

2da Temporada 2022

En el Teatro Pablo Tobón Uribe, del 12 de mayo al 7 de julio habrá montajes de ballet de las diferentes compañías dedicadas al arte en la ciudad, cada dos semanas, a las 7:30 de la noche. Taglioni Ballet (12 de mayo), Andrea Wolf Ballet (26 de mayo), Allegro Studio de Danza (9 de junio), Ballet Metropolitano (23 de junio) y Musicreando (7 de julio). La oportunidad para conocer obras clásicas y ver bailarines de diferentes procedencias. Las entradas están disponibles en la taquilla del teatro y tuboleta.com

Ballet en familia

El 15 de mayo a las 11:00 de la mañana en el Teatro Metropolitano podrá verse Ballet en familia, un espectáculo del Ballet Metropolitano para aprender y conocer este mundo y sus grandes clásicos, con variaciones y dúos, acompañados por las joyas musicales. Uno de los invitados especiales es Jairo Pinzón de Acción Impro que va a acompañar el espectáculo, guiando al público entre las diferentes piezas. Las entradas están disponibles en la taquilla del teatro y en latiquetera.com

María Antonia Giraldo Rojas

Periodista cultural del área de Tendencias de EL COLOMBIANO.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección