<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

¿Cómo es el Parque Biblioteca de San Antonio de Prado?

El parque biblioteca de San Antonio de Prado es un espacio para leer y pensar la ruralidad.

  • FOTO ARCHIVO
    FOTO ARCHIVO
Image
07 de junio de 2015
bookmark

Cuando estaban en época de buscar nombres, pensaron en Las Gaviotas, por esas gaviotas que de pronto llenan los árboles cercanos. También se les ocurrió William Ospina, por el escritor, pero se quedaron con alguien más cercano. El parque biblioteca de San Antonio de Prado lleva el nombre de José Horacio Betancur, escultor del corregimiento, el mismo de la escultura El cacique Nutibara que está en el Pueblito Paisa. Idea comunitaria.

Desde la carretera, no desde el parque principal –del parque biblioteca sí se ve un pedacito de la iglesia del centro, en cambio– el José Horacio se incrusta en ese pedazo que fue antes monte y nada más.

Son cuatro casas. En la primera, después de la falda, está el teatro. A este parque tampoco lo han inaugurado oficialmente, porque como al Doce de Octubre, al teatro, que ya tiene las 305 sillas de colores listas para el público, también le falta la tramoya, las luces y el sonido.

Este lugar, de hecho, se ha ido abriendo paso a paso. La primera vez fue el 14 de diciembre de 2011. Entre 2012 y 2013 funcionó el servicio de biblioteca y el centro zonal.

En 2014 iniciaron los programas de aula talleres, exposiciones y sala mediática. Al principio del año pasado llegó la Escuela de Música, la que hace parte de la Red de Escuelas de Músicas de Medellín, y que aunque ya está en su casa –la del frente del teatro– compartió un tiempo con la biblioteca. Los libros y el sonido de los instrumentos de viento en el mismo sitio. Locura que no les molestó.

La música sonríe ahora con su espacio propio, que tiene tres salones para clase colectiva y siete cubículos para estudio individual. La Escuela empezó hace 18 años, cuando inició el programa en la ciudad, explica Óscar Fernando Vargas, el director. Hasta hace año y medio estaban en la sede de la Casa de la Cultura. Era un sótano húmedo, recuerda él, que a veces los recibía con las heces de las palomas, y nunca con las especificaciones adecuadas. Cambio total.

Después del puente, hacia la izquierda está la casa con las aulas para talleres, exposiciones y la sala mediática adultos, que tiene 20 computadores y le da a los usuarios uso libre de internet por 50 minutos. Yaned Andrea Gallego, gestora coordinadora, comenta sobre la preocupación por la formación en tecnología y hasta el uso de herramientas, porque a veces llegan usuarios que apenas saben qué es un mouse.

Estos son espacios que se prestan a las personas para potenciar los procesos que ya estaban en la comunidad. El teatro, precisa ella, es tradición en el corregimiento, también la danza, la música y las artesanías.

La comunidad pensaba en un lugar integral, con los servicios bibliotecarios y, además, espacios para potenciar lo cultural. “La comunidad tenía claro que esto tenía que ser un sitio de encuentro”.

En la última casa, después de la cafetería y la plazoleta donde las mascotas son bienvenidas, y tras bajar las escaleras, está la biblioteca, el área administrativa, la sala mediática infantil y Mi corregimiento, donde hacen actividades para la memoria.

Ese balcón, que va de lado a lado, que tiene mesas para sentarse a leer o a comer, y que es la zona para una de las actividades que más les gusta, Picnic y letras, para la que tienen mantel, menú sugerido de libros y canasta. Una propuesta para leer, cualquier día de la semana o, dos veces al mes, con actividades específicas que le proponen a la gente.

Desde el balcón el escenario es San Antonio de Prado.

Quizá porque es una manera de recordar lo que significa el diseño del parque biblioteca. Los arquitectos de la EDU querían, siguiendo lo conversado en la mesa de trabajo, un ambiente rural – “o una nueva ruralidad, porque ya no tenemos ruralidad pura”, explica ella–, y conservar el ambiente de las casas campesinas, que todavía se ven, sobre todo, en las veredas lejanas. Quería un diseño acorde con el contexto local. Por eso, en el José Horacio, los techos son altos y de madera, y hay ventanales y corredores. Es una finca con la esencia rural, aunque se nota moderna.

La ruralidad, precisamente, es uno de los temas que trabajan. Yaned comenta que todavía en San Antonio hay problemas de distancia y por eso el interés por acercar a otro tipo de público, y descentralizar las actividades. Si hay gente que no puede llegar, el parque biblioteca va hasta donde ellos. La Agenda rural incluye trabajo en los barrios, tulas viajeras y hasta charlas en las fondas tradicionales. Hasta tienen una sala de lectura en la vereda Yarumalito, la más apartada.

La esencia, al fin y al cabo, es conectar conocimiento urbano y rural, los saberes populares y las tradiciones. Encontrarse una tarde a conversar, a leer o, simple, a estar con los demás. .

Infográfico

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*