<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Hay un lugar que propone una sociedad muy distinta

  • Tiwari estará este miércoles a las 10:20 a.m. en el Congreso Internacional Otromundo: reflexiones nómadas que rompen las barreras de espacio y tiempo, organizado por Colegiatura. FOTO cortesía
    Tiwari estará este miércoles a las 10:20 a.m. en el Congreso Internacional Otromundo: reflexiones nómadas que rompen las barreras de espacio y tiempo, organizado por Colegiatura. FOTO cortesía
Por Jonathan Montoya García | Publicado el 08 de mayo de 2019
en definitiva

Deepti Tiwari es una educadora que lleva viviendo 40 años en la comunidad de Auroville, en India. Allí los jóvenes son educados con un enfoque conocido como Progreso Libre.

Hace 50 años Auroville era un desierto. Allí llegó Mirra Alfassa, conocida como “la madre”, una seguidora de la filosofía del maestro indio Sri Aurobindo, y lo cambió. Hizo de él un lugar “donde todo ser humano de buena voluntad que tuviera una aspiración sincera pudiera vivir libre como ciudadano del mundo, obedeciendo a una sola autoridad, la de la suprema verdad”, escribió en su carta titulada Un sueño.

Lo que hicieron quienes llegaron en ese momento fue abordar un problema, el de la deforestación. Ese fue el primer trabajo para el que se unieron en ese sueño de unidad humana, como lo describieron. Comenzaron con lo físico, aquello que se ve, para luego generar otros cambios, unos más interiores. Así pasó, cuenta Deepti Tiwari, educadora y habitante de esta comunidad desde hace 40 años. Según ella, construyeron un lugar desde cero, ocuparon ese espacio vacío y lo llenaron de energía.

Hoy en día está completamente verde, a eso huele, ese es su color, y el de los atuendos de sus habitantes. Una comunidad que admiran quienes se acercan a ella y que podría generar extrañeza en quien escuche de paso sobre ella.

El diseño original de Auroville es un mandala. Allí viven, según un censo hecho en 2014, 2.400 personas, trabajan 5 horas al día, no hay leyes y su sistema está basado en colaboración y fraternidad.

EL COLOMBIANO habló con Tiwari, quien está de visita en Medellín como parte del congreso Otromundo.

Su comunidad se conoce por no tener religión o una moneda, para muchos sería imposible vivir en una sociedad así, ¿cómo lo logran?

“Haré una diferencia: en el mejor de los casos religión significa la unión del alma con el universo. A menudo, ese término se convierte solo en un marco de rituales, de patrones de personas que se sienten bien con el desorden que hay en sus vidas y luego van a un templo, a un lugar de culto y se arrepienten. ¿Qué pasaría si toda tu vida fuera un arrepentimiento? ¿Sería eso suficiente?

Así que, de alguna manera, Auroville comienza donde la religión termina. Empieza cuando los seres humanos se sinceran y encuentran la verdad en sí mismos, o por lo menos así es en la India. Allí siempre se ha entendido al ser humano como un alma que tiene un cuerpo, una vida y una mente. La mente es un instrumento de acción, no es quién eres. Y entonces espiritualidad significa justamente vivir interna y externamente una vida que te lleve de una forma directa a esa verdad que está en ti mismo.

La razón por la cual Auroville ha sobrevivido es porque la mayoría de los experimentos de este tipo duran mucho tiempo, el lugar ha completado cincuenta años, sigue creciendo y se expande, es un ejemplo de lo que es posible cuando los seres humanos se unen más allá de la religión.

Allí no hay patrones ni exclusividad, ni ídolos. Lo espiritual y lo material, los dos extremos, deben encontrar una armonía juntos, dentro.

Es una búsqueda individual en la fraternidad. Cuando dices que ninguna religión responde a tus preguntas, que quieres algo más, Auroville te da razones para esa existencia.

Sobre la moneda, ese es otro de los interrogantes. Tenemos intercambio con el mundo. No queremos ser controlados por el dinero, que en muchas partes es el señor soberano.

Lo vemos como energía, como fuerza de acción, ¿qué es una acción? Es una energía para aportar algo mejor, puede servir para hacer de la Tierra un hermoso templo de Dios. El dinero en Auroville es servir a un propósito alto. Claro que generamos dinero para administrar las finanzas allí, tenemos un sistema colectivo. La tierra es colectiva. El dinero no es la razón por la que haces las cosas, pero puede ayudar a energizarlas. Así que se invierte su posición”.

Hábleme sobre el enfoque free progress (progreso libre) en el que están enfocados para educar a los jóvenes.

“El progreso libre es un sistema que se crea en cada momento en respuesta a una circunstancia particular, a un propósito específico, a un momento único, a una persona. No está controlado por los hábitos, las convenciones y las ideas preconcebidas. Todos los sistemas de educación se basan en ideas como sacadas de una caja, por ejemplo, el mundo está sufriendo por tener un sistema educativo que fue hecho para la era industrial, pero esta ya finalizó, ahora estamos en la era del conocimiento, no podemos seguir como fábricas creando un solo tipo de persona.

En el progreso libre celebramos la verdadera individualidad, pero somos guiados por un autohallazgo. Digamos el alma, así que es una educación que se guía desde adentro y hacia afuera y no se basa en convenciones o hábitos, o ideas preconcebidas”.

¿Este modelo se replica en otras partes del mundo?

“En la India no tanto, pero creo que en las mejores escuelas lo están haciendo los buenos maestros, revisar lo que necesitan los estudiantes, y responder a eso.

El principal instrumento de aprendizaje es la mente, pero eso que controla la mente es a menudo la vida, por lo que si un niño está triste, si está distraído, si está enojado, esto sería lo único que sucederá; así es que hay que ponerle cuidado a la vida. Tienes que mirar sus circunstancias e introducir eso en las herramientas educativas. El objetivo debe ser desarrollar facultades, sinceridad en su carácter y compromiso intenso, vida y poder, eso sería grandioso”.

Contexto de la Noticia

Jonathan Montoya García

Periodista de la Universidad de Antioquia. Interesado en temas de tecnología y cultura. Disfruto del cine y la música.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

TEXTUALMENTE

Un sueño
Amirra Alfassa
Fundadora de Auroville

“...En este lugar, los niños podrían crecer y desarrollarse integralmente sin perder el contacto de su alma; la formación sería dada, no para pasar exámenes o para obtener certificados sino para el enriquecimiento de las facultades existentes y la creación de otras nuevas. En este lugar, los títulos...

Notas de la sección