<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La historia de la foto de García Márquez con Indira, la que sería su hija

La noticia de la paternidad oculta de García Márquez es una de las más importantes del año.

  • Esta es la foto que, apenas se conoció la noticia, llegó a la redacción de EL COLOMBIANO. La fuente hizo parte del grupo de amigos del Nobel.
    Esta es la foto que, apenas se conoció la noticia, llegó a la redacción de EL COLOMBIANO. La fuente hizo parte del grupo de amigos del Nobel.
EL COLOMBIANO | Publicado el 17 de enero de 2022

Apenas estalló la noticia de la paternidad oculta de Gabriel García Márquez llegó a EL COLOMBIANO una fotografía: el Nobel colombiano –sonrisa grande, cabellos con los primeros rastros de la edad madura– sostiene a un bebé.

La imagen traía un dato tremendo: se trata de Indira en brazos de su padre. La filtración fue tomada en cuenta porque quien la pasó hizo parte del círculo de amigos de la familia García Barcha y, además, porque según la información ofrecida por Gustado Tatis Guerra y luego confirmada por EL COLOMBIANO con Guillermo Ángulo –el amigo de Gabo desde los años de París–, la edad de Indira –30, 32 años– haría que García Márquez al momento de ser padre por tercera vez rozara los sesenta años.

En varias entrevistas Gabriel García Márquez afirmó que la vida de las personas está compartimentada en tres escenarios: lo público, lo privado, lo secreto. Al primero tienen acceso los ojos y la curiosidad de todos. Por su parte, el segundo está reservado para los más cercanos –familiares y amigos–: allí las máscaras son mínimas, pequeñas. Y por último, en el escenario secreto ni dios tiene cabida.

Con la publicación de la columna “Una hija, el secreto mejor guardado de Gabriel García Márquez”, de Gustavo Tatis Guerra, la existencia oculta del autor de Cien años de soledad saltó a los titulares de la prensa de habla hispana. En un santiamén el nombre de Indira Cato alcanzó la popularidad máxima de consultas en el buscador de Google.

Los amigos del Nobel tratan el tema de Indira Cato con el cuidado de la policía antiexplosivos. El biógrafo Dasso Saldivar se excusó de hablar del asunto al indicar que ahora la palabra la tienen Cato y los García Barcha. Al parecer, las indicaciones hasta el momento de los tres han sido no dar más detalles a la prensa ni pasar sus contactos a los reporteros.

Ella decidió conservar el apellido materno. No obstante, recibió la ayuda económica de su padre: una casa y un vehículo. Mientras se conocen más detalles de la historia de boca de los protagonistas lo más aconsejado es pisar con cuidado en el resbaladizo terreno de la intimidad del escritor más importante de la historia colombiana y de sus allegados.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección