<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Stacey Kent presenta su sutil y poético canto en Medellín

  • La cantante de 51 años suele trabajar de la mano con su esposo Jim Tomlinson para crear su música. FOTO cortesía Stacey Kent
    La cantante de 51 años suele trabajar de la mano con su esposo Jim Tomlinson para crear su música. FOTO cortesía Stacey Kent
Publicado el 08 de febrero de 2020
2009

fue el año en el que recibió la nominación a Mejor Álbum Jazz Vocal en los Grammy.

Para la vocalista Stacey Kent, el escenario es un espacio de absoluta intimidad, una compartida entre su voz, sus canciones y el público. “Es lo más importante”, señala sobre ese encuentro a oscuras con un grupo de seres que no se conocen, pero a quienes los une el ritmo, la letra de un tema o recuerdos sin nombre que llegan cuando suenan los primeros compases de una canción.

Es su primera vez en Colombia. Kent se presentó en Bogotá el 4 de febrero y al final del concierto cantó Jardin d’Hiver, escrita por Benjamin Biolay y Keren-ann Zeidel, y para ella fue “hermoso escuchar esas voces de todos esos extraños uniéndose, cantando. Lo amamos”.

Dice que, de hecho, eso es lo que más le gusta de su labor: “Que en este loco mundo donde todos apuntamos a las diferencias, se siente como un privilegio trabajar en un campo en el que lo que hacemos es buscar similitudes”. Donde quienes bajo ninguna circunstancia se hubieran encontrado en un día normal, terminaron cantando con ella. Este sábado pasará en Medellín, en el Metropolitano a las 7:30 p.m.

Esperanzas

A Kent, quien parece ir narrando historias en cada canción, le gusta hacer música para celebrar la humanidad, así lo explica. Esa idea la ha enfocado a través del jazz, aunque se ha permitido explorar la música brasileña que le ha gustado tanto desde joven.

Cita al poeta y músico Vinicius de Moraes con frecuencia. “Los seres humanos no pueden hacer otra cosa que tener esperanza” y por eso le gusta ponerle un toque de optimismo a lo que hace. Recuerda esa frase cuando se le pregunta por el balance con sabor agridulce entre dolor y alegría que parece inherente a gran parte de la música que se ha gestado en Brasil y que ella ha incluido en sus discos.

Ha hecho sus versiones de canciones de Tom Jobim, por ejemplo, o ha grabado temas junto a artistas como Marcos Valle. Lo hace en portugués, a veces, sin problema. Así como le fluye el francés y el inglés que brota naturalmente en cada cambio de canción.

Un vínculo con las letras

Su más reciente producción fue I Know I Dream: The Orchestral Sessions (2017), una entrega orquestal que aloja algunas de esas canciones que su esposo Jim Tomlinson ha creado para ella o que incluso le ha escrito el ganador del Nobel de Literatura Kasuo Ishiguro. Con él ha colaborado por más de 10 años en ese oficio de letras. Las de ese último disco, Bullet Train y The Ice Hotel fueron escritas por el autor de origen japonés, así como The Changing Lights.

“Creo que incluso antes de conocernos teníamos una sensibilidad compartida, al igual que un entendimiento compartido”. Ishiguro escuchaba su música y ella era seguidora de sus libros, la idea de escribir canciones que ella pudiera interpretar surgió de manera espontánea. Había química.

“Cuando escribe una canción para mí es como leer uno de sus diálogos. Entiende la naturaleza humana muy bien”. Algunos de esos temas de Ishiguro son sus favoritos y sonarán en el Metropolitano. La literatura y la música se unirán para contar varias historias en un viaje multicultural que sin importar el ritmo o el idioma buscará llevarlo a ser parte de esta historia.

Contexto de la Noticia

radiografía lO QUE VIENE PARA STACEY

La cantante nunca termina de explorar su instrumento, su voz. Trabaja en su tono, en pulir ciertos aspectos de su musculatura. Lo compara como un tenista, que depende y trabaja constantemente con sus músculos, pero a diferencia de un deportista de ese estilo, siente que con los años su rendimiento mejora aún más y su voz continúa madurando. “Soy un instrumento que crece y trabaja”, resume.

Siente que canta mejor de lo que lo hacía hace 10 años y espera que en una década sea aún mejor que ahora. Todavía visita a su profesor de canto todas las semanas y que su voz se transmita de la manera más natural posible pero, eso sí, no quiere estar pensando en la técnica cuando está en el escenario. “Quieres trabajar en ciertas áreas complejas y lo más retador, hasta el punto de no pensar más en eso”.

Valeria Murcia Valdés

Periodista que entiende mejor el mundo gracias a la música, que atrapa cada momento que puede a través de su lente fotográfico y a la que le fascina contar historias usando su voz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección