Una semana dedicada a la música clásica

  • ILUSTRACIÓN CORTESÍA FILARMED
    ILUSTRACIÓN CORTESÍA FILARMED
Por mónica quintero restrepo | Publicado el 28 de agosto de 2015

La música clásica suena divertida desde este viernes en el Festival Internacional de Música de Medellín, que este año tiene un mensaje: que la música divierte, reúne, enamora.

Son tres componentes. El primero es el espacio para la música sinfónica en los conciertos de gran formato. Hay una novedad para este año, y es que la Orquesta Filarmónica de Medellín se une con la Sinfónica de la Universidad Eafit, con lo que logran un cuerpo orquestal más grande.

El segundo es la música de cámara que, explica Alfonso Arias, gerente de la Filarmed, quisieron incluir porque “no por ser menos espectaculares, son menos valiosos. Para nosotros tienen gran valor, es el máximo refinamiento de la música”.

El tercer componente es el educativo. Hay un interés por la formación de públicos y de músicos, a través de charlas y clases magistrales. La preocupación –continúa Alfonso– es que con estos eventos quede algo en la ciudad, una huella que los invitados dejen en los jóvenes que están estudiando música. También, en crear públicos que garanticen la pervivencia y el interés por la música clásica.

En ese sentido, es importante el lugar donde suceden muchos de los conciertos. Algunos al aire libre, gratuitos.

“Queremos llegarle a públicos –comenta el gerente– a los que no hemos llegado. Personas de bajos recursos, jóvenes, estudiantes, y además personas que sí tienen los recursos, pero que no conocen o se atemorizan por la música clásica. Por eso la imagen que llevamos es amable y cercana: no hay nada de miedoso, de académico. Es para todos”.

Entonces hay conciertos como el de música de películas, que ya han hecho varias veces, pero que esta vez trae composiciones más contemporáneas, como las bandas sonoras de Cars, Toy Story, Avengers y Amelí, y una innovación técnica: un efecto de amplificación especializada, para que se sientan los sonidos graves y fuertes. Para vibrar.

Un festival para todos, en el que Bach baila y Mozart está sentado con dos pepinos en los ojos.

Contexto de la Noticia

Mónica Quintero Restrepo

Es periodista porque le gusta escribir. A veces intenta con la ficción, y hasta con los poemas, y entonces se llama Camila Avril. Le gusta la literatura, el arte y contar historias. Es periodista de Cultura y editora de Tendencias. Un día estudió Hermenéutica Literaria.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección